EmbarazoEstéticaNoticiasNutrición y dietéticaVida sana y consejos

Alimentación evolutiva ¿Por qué sientan mejor unas cosas que otras?

¿Por qué unos días hacemos bien la digestión y al día siguiente nos sentimos tan pesados?

Son muchos los factores que entran en juego (estrés, nervios, alimentos en mal estado…) pero nos vamos a centrar en la parte más orgánica, en la capacidad digestiva en base a los alimentos que comemos.

Durante la evolución del ser humano nos hemos ido alimentando de diferentes formas en base a lo que nos rodeaba, las herramientas que teníamos  (por ejemplo para cocinar) y las características del medio (entre otras cosas el clima)

Hoy en día podemos elegir lo que queremos comer, cómo cocinarlo y de que parte del mundo lo queremos traer… esto nos abre muchas posibilidades, genera ventajas y desventajas…

 

 

Nuestro cuerpo se ha adaptado durante miles de años a los alimentos que consumía de ahí la Alimentación evolutiva.

Un claro ejemplo son las enzimas: el cuerpo genera enzimas (sustancias que nos ayudan a digerir los alimentos) en cantidad y calidad suficientes, base a lo que comemos y genera una memoria para poder digerir mejor estos alimentos, por lo tanto cuantos más años hemos tomado un alimento, mejor preparado está nuestro organismo para digerirlo.

Vamos a hacer un pequeño esquema en base a la alimentación que ha seguido el ser humano y los años que ha dedicado a digerir cada grupo de alimentos.

Vamos a diferenciar 3 grandes grupos dentro de la Alimentación evolutiva:

Cazadores y recolectores durante aproximadamente 1-2 millones de años, (un 99% del tiempo que llevamos sobre la tierra) los alimentos que consumíamos durante este periodo se basaban en carne y pescado que cazábamos, frutas, verduras y frutos secos que recolectábamos y huevos que recogíamos de las aves.

Agricultores ganaderos, durante aproximadamente 8.000-10.000 años, (un 0,9% del tiempo que llevamos sobre la tierra) durante este periodo se introdujeron los cereales cultivados y leche y derivados.

Trabajadores, desde la revolución industrial durante aproximadamente 100-200 años (un 0,0001% del tiempo que llevamos sobre la tierra)  los avances tecnológicos y el poco tiempo para cocinar, hacen que tomemos más alimentos procesados y refinados. Menor calidad nutritiva.

Como conclusión diremos que en general, y quitando particularidades, sientan mejor: las verduras, el pescado, la carne, la fruta, los frutos secos, los huevos frente a los cereales y los lácteos y mucho menos frente a los alimentos procesados industrialmente (refinados) o alimentos con sustancias químicas tipo conservantes, colorantes, espesantes, grasas hidrogenadas….

Piensa en este ejemplo: un plato de verdura cocida y un pescadito frente a un plato de pasta ¿con cual te sientes más ligero a pasar de tener las mismas calorías?

Esto no quiere decir que haya que suprimirlos por completo de nuestra alimentación, porque entre otras cosas, sería complicado en la sociedad en la que vivimos, pero si consumirlos en pequeñas cantidades. Por Eso te invitamos a conocer nuestro servicio de dietética y nutrición, y empezar a comer bien y entender ¿el por qué? de una vez por todas.

 

Etiquetas: , , , , , ,

Posts relacionados

Menú