FisioterapiaNoticias

¿Qué es la ciática y cómo puedo diagnosticarla y tratarla?

La ciática es una lesión muy frecuente y que por norma general los pacientes vienen con mucho dolor y asustados por tener esta patología. Es muy frecuente que el paciente te diga que tiene mucho dolor y que no quiere un tratamiento muy intenso por miedo a tener más dolor. Además este término mucha gente lo relaciona con cualquier tipo de lesión lumbar y eso no es correcto. Una ciática es una lesión que se produce por el pinzamiento del nervio ciático a nivel vertebral produciendo una sintomatología muy concreta.

¿Dónde se produce la lesión?

Lo primero que debemos conocer es donde se produce la lesión. Para ello lo primero que debemos hacer es situarnos en la zona donde se produce esta patología. Sabemos que la columna vertebral está dividida en 5:

  • Cervicales
  • Dorsales
  • Lumbares
  • Sacro
  • Coxis

Esta lesión se encuentra a nivel lumbar y sacro. Donde las lumbares están compuestas por 5 vertebras, donde las últimas dos vértebras lumbares y primeras tres sacras es el que abarca el nervio ciático que recorrerá toda la pierna hacia abajo dividiéndose en otros nervios.

Las vértebras componen la columna que son unos huesos superpuestos alineados unos encima de otros separados por un disco vertebral. Este tejido óseo varía en tamaño y forma según en la zona que nos encontremos, por ejemplo a nivel lumbar son mucho más voluminosas y grandes respecto a las cervicales. Esto supone un cambio de función, las vértebras cervicales son más móviles respecto a las lumbares. Las cervicales hacen rotación, lateroflexión, flexión y extensión mientras que las lumbares solo flexión y extensión principalmente y un poco de lateroflexión, la rotación es inapreciable. Todas las vértebras en cambio sí que tienen la misma función, sostienen del peso del cuerpo y protegen la medula espinal. En cuanto el disco, está compuesto por un anillo fibroso y un núcleo pulposo. El disco actúa como una pastilla de jabón, con lo que consigue favorecer el movimiento de una vértebra sobre otra.

Los nervios

Por otro lado debemos saber y conocer qué es un nervio. Es un cordón hecho de fibras recubierto en un vaina que pone en relación directa el cerebro y médula espinal con todas las partes del cuerpo cuya función es transmitir impulsos sensoriales y motores. También debemos saber que no todos los nervios son sensoriales y motores, algunos solo cumplen un de las dos funciones y otros las dos, como es el caso del ciático, que tiene ambas funciones. En relación al nervio ciático, nace en las tres últimas lumbares y dos primeras sacras dando irrigación nerviosa a toda la pierna y pie. El ciático se va subdividiendo a medida que baja para poder abarcar toda la extremidad inferior, pasando así por lumbares, cadera, rodilla y pie. Siendo asa el nervio principal en cuanto a la actividad motora y sensorial de todo el miembro inferior.

La ciática como cualquier otra patología tiene diversos factores de riesgo que nos predisponen para poder sufrir este tipo de lesión, entre ellos destaca:

  • Edad
  • Obesidad
  • Profesión
  • Sedentarismo
  • Enfermedades como la diabetes

La edad es el principal ya que el cuerpo a medida que envejece sufre cambios anatómico-estructurales sobre todo en la región de la columna. Debido a ello, suelen aparecer hernias discales, espolones óseos (posibles mecanismos lesionales de ciática) o artrosis en la columna.

En cuanto a la obesidad podemos decir que supone un aumento de la carga que debe soportar la columna, lo que puede provocar daños y cambios a nivel vertebral.

La profesión no es una causa directa si no una indirecta ya que favorece el sedentarismo y puede agravar la sintomatología debido a los largo periodos de tiempo que pasamos sentados, incluso pudiendo llegar a provocar debilidad muscular.

El sedentarismo tiene un gran impacto en nuestro estilo de vida, ya que nos hace ser más propensos a la dejadez y a la baja actividad física.  .

La diabetes es una enfermedad que afecta a como emplea la glucosa nuestro cuerpo y esto puede incidir directamente en la calidad neural del individuo.

Causas de la ciática

En relación a las causas de esta patología (ciática) podemos encontrar diferentes orígenes que veremos a continuación.

  • Hernia discal
  • Estenosis del canal
  • Espondilolistesis ístmica
  • Artrosis/degeneración discal
  • Tumores, infección
  • Fracturas
  • embarazo

La causa más típica, común y que se relaciona directamente con una ciática es la aparición de una hernia discal. Una hernia discal se produce cuando el núcleo pulposo (centro del disco vertebral) rompe el anillo fibroso (contorno del disco, duro, rígido que rodea al núcleo). Cuando esto se produce, el núcleo sale y abarca un espacio que no le corresponde y es ahí cuando lo denominamos hernia. Una vez aparece la hernia, puede pasar 3 cosas:

  1. Pinzamiento neural por la hernia
  2. Que exista hernia, haya dolor pero ningún pinzamiento nervioso
  3. Que no haya dolor ni tenga relación alguna con la posible lesión que pueda existir en esa región.

Con este punto 3, queremos hacer alusión sobre todo porque hay una alta creencia sobre que cada vez que hay hernia significa dolor y lesión y no es así. Se pueden tener hernias asintomáticas y que estén ajenas por completo al dolor y lesión.

Las hernias más comunes son las lumbares ya que son las que más carga soportan por tanto más presión para el disco. Además esa zona sufre mucho con la flexión + rotación de ahí que cuando bajamos a coger algo al suelo y giramos estamos estresando mucho ese disco además de la musculatura.

La estenosis del canal es una patología que se relación mucho con gente de 60 años o más donde el canal medular se estrecha, en este caso sería a nivel lumbar donde podría comprimir al ciático en su origen.

La espondilolistesis ístmica

La espondilolistesis ístmica es una pequeña fractura por sobrecarga/hiperpresión que provoca que se monten dos vértebras, es decir que una se deslice por delante de la otra, reduciendo por completo el espacio entre ambas.  De esta manera, el nervio queda en medio y dependiendo de cuanto se haya desplazado y cerrado el espacio puede provocar o no el pinzamiento y por tanto ciática.

Degeneración discal forma parte del envejecimiento, en esta posibilidad no existe un pinzamiento/atrapamiento del nervio si no un roce continúo que puede irritar la raíz nerviosa. Esto se debe a esa erosión del disco que va soltando pequeños trocitos como arenilla muy muy pequeños que pueden caer en la raíz nerviosa debido al movimiento del disco que a su vez produce ese roce con esos restos provocando esa irritación/inflamación.

Las fracturas de cadera pueden llegar a provocar cambios a nivel lumbar bajo o incluso por la misma fractura pinzar el nervio. Otra opción es que exista una lesión en la articulación sacroiliaca e irrite el ciático a su paso (pasa por encima de la articulación). Ambas opciones son poco probables.

Prevalencia e incidencia de la ciática

No hay estudios sobre la prevalencia de la ciática, los que sí se sabe es que entre un 5 – 10% de los pacientes con lumbalgia tienen ciática. A simple vista no parece mucho pero son muchos pacientes y más teniendo en cuenta que el dolor lumbar en Europa tiene una prevalencia acumulada entre el 75 y el 85%.

En cuanto a la incidencia no hay diferencia por sexo ya que afecta a los dos por igual y la incidencia es mayor entre los 20 y los 45 años.

Diagnóstico

Para diagnosticar la ciática el médico nos mandara pruebas radiológicas en busca de ese pinzamiento/atrapamiento/irritación. Por ello, nos suelen realizar rayos X y resonancia y en algún caso puntual una electromiografía. Además de ellos existen otros test para ver si se tiene ciática y que nos sirve a la vez de autodiagnóstico como los que enumeramos a continuación:

  • Debilidad para realizar flexión de rodilla
  • Dificultad para caminar de puntillas y realizar movimientos laterales del pie
  • Dificultad para agacharse
  • Reflejos anormales, débiles o inexistentes (valorado con pequeños golpes para ver si hay respuesta, sobre todo en el rotuliano)
  • Pérdida de la sensibilidad
  • Dolor al levantar la pierna estirada mientras está en la mesa de exploración, prueba de Lasegue y Bragard.

Síntomas

La ciática tiene una sintomatología muy concreta y algunos signos si no aparecen es que no existe como tal, es que hay otra lesión.

  • Dolor constante en la zona glútea en un sola pierna (rara vez puede presentarse en ambas piernas).
  • Quemazón o hormigueo que bajan por la pierna hasta el pie (síntoma muy característico).
  • Debilidad, adormecimiento para mover la pierna y/o el pie.
  • Dolor punzante, calambre, dolor eléctrico que pueda hacer difícil ponerse de pie o caminar.
  • El dolor de la parte inferior de la espalda, aunque es de menor grado comparado con el dolor de la pierna.
  • Dolor que se alivia cuando el paciente se tumba o camina.
  • Según la parte del nervio ciático afectada, puede producir dolor en el pie y/o los dedos del pie.

El dolor de la ciática puede variar en relación su frecuencia y ya que puede ser desde infrecuente e irritante hasta constante y debilitador. Pero los síntomas aparecen en relación al lugar afectado y cuanta gravedad e incidencia existe en el foco de la lesión.

El nervio ciático

Por tanto la ciática es una lesión lumbar que viene derivada de un pinzamiento/atrapamiento/inflamación del nervio ciático que abarca las tres últimas vértebras lumbares y dos primeras sacras. Donde la hernia discal junto con la estenosis del canal son las dos principales causas de la patología.

La diagnosticamos a través de los síntomas y los test de Bragard y Lasegue donde podemos pedir a un familiar o amigo que nos lo haga ya que es muy fácil (levantar la pierna de manera pasiva y ver si se reproducen los síntomas y a partir de un determinado rango de amplitud ver si hay dolor que en tal caso es positivo y si no hay síntomas es negativo). Aunque para confirmar el diagnóstico siempre hará falta la resonancia y los rayos x.

Diferencia entre ciática y falsa ciática

Llegados a este punto, muchos diréis que hay otra causa más y muy típica que es el síndrome del piramidal y es cierto. Pero este atrapamiento es denominado como falsa ciática. Esto se debe a que el piramidal es un músculo muy pequeño de la cadera por donde pasa el ciático y una lesión del músculo o irritación a nivel glúteo puede provocar un pinzamiento del propio nervio. De ahí que pasar mucho tiempo sentado es malo ya que comprimimos la zona glútea contra la silla y durante tiempos muy prolongados y si además ponemos la pierna debajo del glúteo o llevamos la cartera en el bolsillo de atrás el problema se agrava mucho más. La sintomatología es muy similar a la ciática pero hay diferencias:

  • El dolor solo baja hasta la rodilla y no hasta el pie.
  • El dolor es menos intenso.
  • No hay calambre que recorre toda la pierda aunque si simula el hormigueo, pesadez, adormecimiento.

Tratamiento

 

En cuanto al tratamiento siempre debemos optar por el conservador, pero si no funciona se suele pasar por el quirófano en el caso de hernia o estenosis del canal. Antes de pasar por ahí, hay que estar muy seguros de que esa es la razón de la ciática. También existen casos donde la cirugía es la única opción que son en aquellos casos donde los síntomas están muy agravados o aparecen otros más graves (incontinencia, fiebre, ardor al orinar) además de que pueda existir mucha limitación funcional del individuo por tanto se opera de urgencia.

Lo primero, reducir el dolor

El tratamiento conservador de fisioterapia que recomendamos desde Fisiolution pasa por reducir el dolor principalmente y mejorar las capacidades del paciente, pero lo que no podrá hacer es quitar una estenosis de canal o hernia, una vez eso se ha producido no hay marcha atrás. Por tanto con una reducción del dolor, seguido de una mejora de movilidad y tono muscular en la zona muchas veces es suficiente. La fisioterapia realizara:

  • Técnica de masaje para relajar toda la musculatura y favorecer una recuperación de los tejidos afectados.
  • Electroterapia como el Tens para el dolor o la onda corta, microonda para la inflamación y para ambas cosas podremos emplear la diatermia.
  • Podemos hacer punción seca en la musculatura pelvitrocanterea y lumbar para liberar las articulaciones.
  • Trabajar la movilidad de cadera y lumbar con técnicas de movilización o con osteopatía.
  • Neurodinamia del ciático para estirar y estimular el propio nervio.
  • Pero sobre todo y lo más importante es realizar pautas de ejercicios de fortalecimiento de core y estiramientos.

Por lo que será fundamental en la recuperación realizar pilates, nadar y/o caminar. Es decir ejercicios suaves sin impacto y que mejoran y fortalecen la musculatura lumbar.

Prevención

  • Evitar el sedentarismo, levantarnos a menudo.
  • No coger peso.
  • Buen tono muscular del core.
  • Evita los movimientos de flexión + rotación y más si es cogiendo peso.

Bibliografía

Maslo, P. (2001). Las dolencias de espalda: hernia, lumbago, ciática, tortícoles. Editorial Paidotribo.

Giménez, A. G., Agustí, E. V., Rezzulini, F. D., Clave, J. C., & Torrentó, C. P. (2018). Ciática o ciatalgia. Dolor: Investigación, clínica & terapéutica, 33(2), 92-93.

Guzmán Valdivia Gómez, G., & Guzmán Valdivia, E. (1996). Hernia ciática: reporte de un Caso y revision de la literatura. Gac. méd. Méx, 85-7.

Shacklock, M., & Donoso, C. G. (2007). Tratamiento manual de dolor lumbar y ciática con neurodinámica clínica. Fisioterapia, 29(6), 312-320.

Bover Langley, M. (2018). Efectividad de la terapia manual en el tratamiento de pacientes con ciática.

Pérez-Guisado, J. (2006). Lumbalgia y ejercicio físico. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte/International Journal of Medicine and Science of Physical Activity and Sport, 6(24), 230-247.

 

Etiquetas: , , ,

Posts relacionados

Menú