FisioterapiaLesiones de espaldaNoticiasVida sana y consejos
400

Cuidado con las zambullidas en verano

Pero que peligrosas que son las zambullidas en verano. Con la llegada del verano y las vacaciones aumenta el número de lesionados medulares a causa de las zambullidas en piscinas, playas, pantanos, embalses y ríos. Estas lesiones incapacitan de forma irreversible al paciente haciendo que una silla de ruedas se convierta en su mejor aliado.

La principal causa de estas lesiones medulares es tirarse de cabeza sin saber la profundidad del agua. Para prevenir estos accidentes basta con seguir unas normas de sentido común y ser conscientes del peligro que puede suponer tirarse al agua de cabeza sin conocer la profundidad de esta. También se debe tener en cuenta que los niveles del agua pueden variar de un día para otro por las mareas, apertura y cierre de compuertas, por lo que es  necesario comprobar siempre la profundidad. Otra recomendación es no saltar desde demasiada altura ya que sólo el impacto contra el agua puede causar lesiones si la técnica empleada no es la adecuada.

Lesiones medulares por zambullidas en verano

Las lesiones medulares provocan la pérdida de sensibilidad y movimiento desde el cuello hasta los pies además de pérdida de control de esfínteres, mal funcionamiento de la vejiga y los intestinos. Las funciones sexuales también pueden verse afectadas. Otros efectos pueden ser la baja presión sanguínea y la imposibilidad de regularla de forma efectiva, mal control de la temperatura corporal, falta de sudoración por debajo del nivel de la lesión y dolor crónico.

zambullidas en verano
zambullidas en verano

Las lesiones medulares se clasifican en completas e incompletas. En las primeras no hay funciones debajo del nivel de la lesión y no hay sensibilidad ni movimientos voluntarios. Los dos lados del cuerpo están afectados. Una lesión incompleta es cuando prevalece algo de función por debajo del nivel de la lesión.

Niveles de lesión

Según el nivel de la lesión se puede pronosticar cuál será el grado de dependencia del paciente.

  • Una lesión de C1, C2 y C3 es incompatible con la vida y necesita un respirador de forma constante.
  • De C4 a C8 habrá distintos grados de insuficiencia respiratoria y es incompatible con el uso de muletas.
  • De C6 a C8 podrá llevar silla de ruedas pero será difícil sentarse y levantarse de ella.

La función motora estará afectada de esta manera:

  • C3, no hay movilidad, necesitará respirador.
  • C4, el diafragma no está afectado por lo que podrá respirar solo. También podrá encoger los hombros.
  • C5, conservada la función del deltoides, y algo de bíceps y tríceps. Los músculos estarán débiles, no podrá desplazar una silla.
  • C6, permanece la función del bíceps y manguito de los rotadores, primer y segundo radial, supinación total y pronación parcial. La función del hombro es casi completa, podrá desplazar una silla en superficies planas y lisas.
  • C7, conservada la función de tríceps, flexores de muñeca y extensor común de los dedos. Podrá sostener objetos de forma débil. Podrá deambular en paralelas pero con mucho esfuerzo.
  • C8, la extremidad superior es normal excepto en la abducción y aducción de los dedos, por lo que no puede realizar la pinza pulgar-índice-medio.
Cuidado con las zambullidas en verano
Cuidado con las zambullidas en verano

¿Qué hacer ante un accidente por zambullidas en verano?

Ante un accidente por zambullida, es muy importante inmovilizar el cuello evitando movimientos de columna y llamar a los servicios sanitarios para que los profesionales realicen el traslado. Transportar al lesionado un vehículo utilitario podría agravar las lesiones.

Desde Fisiolution os recomendamos que disfrutéis del verano con cabeza, disfrutando del agua y evitando riesgos. No so arruines la vida por un salto al parecer divertido…

Etiquetas: zambullidas en verano

Posts relacionados