FisioterapiaNoticias
2,756

Discopatía degenerativa, ¿qué es?

Cuando hablamos de discopatía degenerativa estamos hablando del proceso de deshidratación y envejecimiento de los discos intervertebrales.

Es importante conocer que entre cada vértebra de la columna vertebral se encuentra un tejido fibroso, llamado disco intervertebral. Un disco intervertebral está formado por una parte exterior más sólida y fibrosa que envuelve un núcleo más interno de carácter gelatinoso y mucho más hidratado. Por lo tanto, el término discopatía degenerativa no es más que un mecanismo de deshidratación del núcleo, por lo que se vuelve menos flexible y el anillo fibroso del exterior se debilita.

Discopatía degenerativa cervical

La discopatía a nivel cervical afecta a las vértebras del cuello, las que más afectadas suelen verse son las vértebras C-5, C-6, C-7. Aunque no sea la discopatía cervical, no sea la más común dentro de las lesiones a nivel vertebral. Es una causa muy común de dolor y rigidez de cuello. También pueden presentar hormigueo y entumecimiento en hombros y brazos debido a la irritación del nervio.

Discopatía degenerativa dorsal

La discopatía a nivel dorsal es la menos frecuente de todas. Ya que es la zona de la columna que menos movilidad tiene y la parte más estable de la columna vertebral. Dentro de la poca incidencia, la más frecuente es a nivel D-11 y D-12, ya que es el segmento con más movilidad de la columna dorsal.

Los síntomas más frecuentes en este tipo de lesión son dolor dorsal y dolor radicular, pueden incluso verse alterados los esfínteres.

Discopatía degenerativa lumbar

Este es el tipo de discopatía más común. Las vértebras que más afectadas suelen verse son a nivel L4 y L5. Puede cursar con o sin ciática o irritación del nervio ciático.

Presenta un dolor lumbar crónico, un tipo de dolor profundo, sordo e intenso que aumenta con la actividad física, al ponerse de pie y disminuye con el reposo y la posición en decúbito supino.

Principales causas

  • ­En ocasiones, es parte natural del proceso de envejecimiento.
  • Actividades y deportes de alto impacto
  • Lesiones inflamatorias
  • Dieta y hábitos inadecuados
  • Estrés, nerviosismo o ansiedad

Sintomatología

  • Se presenta con un dolor de espalda, de la zona degenerada, crónica.
  • Puede presentar episodios de dolor agudos.
  • El dolor aumenta con la actividad y a la hiperextensión.
  • Puede presentar dolor irradiado de algún plexo.
  • Dolor en las piernas, hombros o brazos.
  • Restricción de algún movimiento que implique la columna vertebral.

Opciones de tratamiento 

El tratamiento de la discopatía degenerativa se plantea con Fisioterapia en un principio. Puede acompañarse de algún tipo de analgésico. Si la terapia conservadora no surge efecto en un tiempo limitado, se tendrá que valorar la posibilidad de una cirugía.

Pero cabe destacar que el papel de la fisioterapia en una patología como la discopatía degenerativa, es fundamental. Se basa sobre todo en elaborar un programa de ejercicios, con el fin de fortalecer y elongar la musculatura periarticular de la columna. Para igualar las fuerzas de tracción y que así la columna vertebral se vea más estable. Otro punto importante a destacar es el cese de cualquier actividad que suponga una rotación vertebral. Tener una buena ergonomía, para saber cómo levantar objetos pesados, como colocarse en posiciones mantenidas en el trabajo u otras actividades de la vida diaria; que en ocasiones pueden resultar lesivas.

La aplicación de calor sobre la musculatura rígida ayuda mucho para elongar y ganar amplitud de movimiento con la musculatura más descongestionada.

 

Posts relacionados

Suscribirse al blog

Post más vistos