FisioterapiaNoticias

Hablamos sobre la fibromialgia

La fibromialgia se conoce desde hace más de 150 años, Gowers acuñó el término fibrositis en el año 1904 a un cuadro de dolor con origen muscular, que pensaba se debía a cambios inflamatorios en la estructura fibrosa de los mismos.

En 1990 se establecerían los criterios diagnósticos lo que permitiría por fin, establecer un diagnóstico más certero, mejorar los estudios y avanzar en el tratamiento de estos pacientes hasta entonces bastante desconocida. Años más tarde, la fibromialgia es reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Qué es la fibromialgia?

A día de hoy no se conoce muy bien los mecanismos por los cuales las personas sufren esta enfermedad, sin embargo hay diversas teorías como la genética, un fallo del sistema nervioso autónomo y alteraciones en el procesamiento del dolor a nivel central, así como en las que diversos mecanismos adicionales. A modo resumen, las personas con esta patología son más sensibles al dolor, y esto se conoce como percepción anormal del dolor.

La fibromialgia se suele conocer como una situación de dolor crónica aunque no es la única sintomatología que estos pacientes pueden presentar:

Trastornos del sueño, cansancio o fatiga, alteraciones en la movilidad o rigidez, problemas con la memoria y concentración (lagunas), depresión, ansiedad, migrañas o simples dolores de cabeza, intestino irritable, adormecimiento de ambas manos y pies y dolor o problemas en la articulación temporomandibular.

Hay condicionantes que podrían estar detrás de la aparición de esta enfermedad como eventos traumáticos, accidentes de tránsito, infecciones virales o puede desarrollarse por sí sola.

El tratamiento con terapia física de los pacientes con fibromialgia radica en disminuir el cansancio, la fatiga, disminuir el sedentarismo, mejorar la tolerancia al dolor o incidir en la conducta biopsicosocial. La fibromialgia afecta a su calidad de vida y la empleabilidad. En este sentido, el ejercicio físico se considera como la principal estrategia no farmacológica en su tratamiento;

¿A qué población ataca esta enfermedad?

Como hemos dicho antes los factores personales son la más importante y por ello cualquier persona puede tener esta patología, sin embargo hay un patrón común y es:

  • Ser mujer, tienen el doble de probabilidades que un hombre de tener fibromialgia.
  • Personas de edad media.
  • Personas con patologías como lupus, artritis reumatoide y espondilitis anquilosante.

¿Cómo se diagnostica la fibromialgia?

La fibromialgia requiere de la intervención de médicos de diferentes áreas para obtener un buen diagnostico, no existe una prueba específica para su diagnóstico por ello es tan complicado diagnosticarla, el dolor y la fatiga, son comunes en muchas otras afecciones. Los profesionales de la salud descartan otras causas de los síntomas para no cometer errores.

La historia clínica es clave, incluye preguntas detalladas sobre sus síntomas, examen físico, radiografías o análisis de sangre para descartar otras afecciones.

¿Cuál es el tratamiento de la fibromialgia?

Son varios los flancos en los que debemos atacar esta enfermedad:

  • Farmacológica como antidepresivos para combatir los problemas del descanso, cambios en los hábitos de vida, terapia conversacional y tratamientos complementarios, Ciertos antidepresivos, los que pueden ayudar con el dolor o los problemas para dormir.
  • Hacer ejercicio.
  • La fisioterapia puede ayudarle a crear un plan de entrenamiento adaptado.

Desde Fisiolution contamos con psicólogos para manejar mejor el estrés, además de nutricionista para mejorar dieta saludable y fisioterapeutas para controlar la carga de entrenamiento para mantenerse activo sin empeorar la sintomatología y encontrarse peor.

El ejercicio físico en la fibromialgia

El ejercicio físico se considera como el principal tratamiento no farmacológico en el tratamiento de la fibromialgia. El número de estudios publicados ha aumentado constantemente durante los últimos años.

Si la terapia física es uno de los principales tratamientos, los fisioterapeutas somos los mejores aliados para esta batalla, por ello veremos que entrenamientos serían los más recomendados para evitar sobre entrenamiento, dolor, fatiga o depresión. Hay factores como la depresión que solo han mostrado resultados satisfactorios con un control estricto por parte del fisioterapeuta.

Varios estudios han demostrado que el entrenamiento aeróbico de intensidad moderada, ejercicios de fortalecimiento y flexibilidad son muy beneficiosos sin embargo hay que tener en cuenta muchos factores personales para establecer un buen programa de entrenamiento con mucho control para que sea eficaz y no empeore los síntomas. Conseguir una adherencia al tratamiento es clave en las primeras sesiones ya que si el paciente se aburre o pierde el interés pueden empeorar los síntomas.

Se ha demostrado que la actividad física controlada reduce la fatiga, reduce los problemas psicológicos, mejora las emociones, mejora el sueño, disminuye el dolor, mejora la capacidad cardiorespiratoria, la fuerza muscular, la flexibilidad y la amplitud de movimiento.

A continuación te presentamos un programa de ejercicio físico en fibromialgia:

Cabe destacar y te recordamos que cada persona requiere un entrenamiento personalizado a cargo de un fisioterapeuta es indispensable saber que no hay un protocolo general para todas las personas que sufren esta enfermedad.

Como recomendaciones generales para mejorar o mantener la salud para adultos deben seguir un entrenamiento aeróbico para mejorar la frecuencia cardiorespiratoria, esta consta de:

  • Hacer ejercicio por lo menos 3 días por semana.
  • El ejercicio realizado debe ser de intensidad suficiente para alcanzar y mantenernos entre un 40%-80% de la frecuencia cardíaca de reserva.
  • Las sesiones deben durar por lo menos 20 minutos (20 a 60 minutos), ya sea con ejercicio continuo o paradas en bloques de 10 minutos, un deporte que utilice los principales grupos musculares.
  • EL ejercicio debe tener una duración mínima de 6 semanas.

Otro objetivo  en la fibromialgia es mejorar la fuerza muscular, la evidencia científica dice que mejorará con estas pautas:

  • Frecuencia: 2-3 días a la semana
  • Entre 8-12 repeticiones con intensidad a la que podamos terminar esas 12 repeticiones.

La flexibilidad también es un factor a mejorar en la fibromialgia, por ello también se establecen unas pautas para su mejoría:

  • Se realizarán estiramientos como mínimo dos días por semana.
  • Se harán con la intensidad necesaria para causar un malestar leve.
  • 3-4 repeticiones con una duración de 20 a 30 segundos.

Os dejamos dos videos de estiramientos de piernas, hombros y brazos que podéis poner en práctica desde casa:

Como bien hemos dicho antes, las necesidades de cada persona son únicas y de ahí la importancia de individualizar los tratamientos debido a los diferentes estados de forma física de cada persona. Por ello la intensidad, la duración y la frecuencia variara por completo en cada paciente.

Los pacientes con fibromialgia tienen distintos niveles iniciales en sus capacidades físicas, para algunos podríamos comenzar con actividad física moderada o inclusive alta, mientras que para otros esa intensidad puede incrementar el dolor. Tal y como se había reflejado, el dolor crónico en los pacientes con fibromialgia es de intensidad variable por ello al inicio de cada sesión hace falta un pequeño ajuste.

Según la evidencia en mujeres hay que comenzar con una intensidad inicialmente baja e ir aumentarla gradualmente hasta un 60-75% de la Fcmáx (frecuencia cardiaca máxima). Por lo general esta intensidad se puede tolerar por la mayoría de los pacientes con fibromialgia. Debemos añadir paradas entre los cambios de ejercicio de tiempo corto.

Tratamiento farmacológico

Es importante saber que este tratamiento no consiste en la eliminación de la sintomatología, sino de ayudarnos a sobrellevar esta patología, esto es importante ya que así evitaremos la sobre-medicación, con ello seremos capaces de auto dosificar la medicación. Conviene evitar la sobredosificación de medicamentos, y actuar sobre los síntomas mas relevantes por ello la comunicación con nuestro médico debe ser clara. El éxito en el tratamiento farmacológico se consigue recetando dosis muy bajas, para luego ir incrementándolas hasta lograr el efecto  deseado, para que los efectos secundarios de la medicación sean inapreciables.

Con la terapia farmacológica se tratan los principales síntomas:

  • Sueño.
  • Trastornos del ánimo.

Dolor

La terapia analgésica en la fibromialgia puede dividirse en la administración de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el paracetamol, los opioides y terapias de apoyo como los antidepresivos. AINE o paracetamol siempre resulta útil en el dolor periférico, como la osteoartritis, y en síndromes de dolor de tejidos blandos tales como el dolor miofascial, la tendinitis y la bursitis. La utilización de analgésicos centrales como el Tramadol, resulta eficaz en pacientes con dolor ligero a moderado. Un componente importante de la terapia analgésica incluye la administración de antidepresivos tricíclicos con acción analgésica.  Si bien mejoran el componente afectivo del dolor así como los trastornos anímicos. Estas sustancias parecen mejorar la fatiga, que sigue siendo el síntoma más difícil de tratar farmacológicamente.

Sueño

La falta de sueño reparador y las dificultades para dormirse, con despertares frecuentes son normales en la fibromialgia. Antes de pedir medicación para el descanso conviene realizar algunas tareas para la higiene del sueño como:

  1. Menor ingesta de bebidas con cafeína.
  2. Moderar el ejercicio evitando el intenso antes de ir a dormir.
  3. Debemos evitar realizar actividades que no sean dormir en nuestra habitación como por ejemplo ver la televisión o trabajar. Las condiciones deben ser óptimas para la habitación, deberá estar oscurecida, silenciosa, con una temperatura agradable. Las técnicas de relajación pueden ser muy útiles para conciliar el sueño o música suave.

Los agentes farmacológicos incluyen los sedantes, los antihistamínicos sedantes y los antidepresivos con acción sedante, los agentes hipnóticos con propiedades sedantes, como el Zolpidem, es útil en casos resistentes de insomnio, a condición de que no sean utilizados de forma continuada. Los antidepresivos sedantes son de gran utilidad.

Trastornos del humor (Disforia)

Muy a menudo estos pacientes presentan cambios de humor, la terapia y otras intervenciones de tipo psicológico pueden verse complementadas por antidepresivos tradicionales. Los casos de auténtica depresión normalmente requerirán más tratamiento que antidepresivos bajas dosis al acostarse son muy eficaces en el control de la depresión.

Fatiga

La fatiga es una queja frecuente, esta sigue siendo uno de los síntomas más difíciles de tratar desde la farmacología. Algunos pacientes intentan responder a la fatiga tomando café, pero esto puede dar lugar a reacciones secundarias como cefaleas, palpitaciones, insomnio. Los estimulantes como el metilfenidato y las anfetaminas, pueden beneficiar a algunos pacientes. No obstante, teniendo en cuenta el alto potencial de abuso y de efectos secundarios de estos fármacos, solamente deben recetarse en circunstancias especiales y por médicos especialistas como psiquiatras o especialistas en la terapia del dolor.

Síndromes asociados

Un gran número de otros síntomas se asocian a la fibromialgia:

  • El síndrome de intestino irritable en muchos casos aparece antes de la fibromialgia.
  • La vejiga irritable es otro síndrome de dolor visceral.
  • Las migrañas aparecen antes de la fibromialgia. La serotonina es muy eficaz en el tratamiento de la migraña aguda.
  • La disfunción de la articulación temporomandibular suele requerir alguna forma de tratamiento como el de fisioterapia.
  • El mareo o la falta de equilibrio pueden deberse a hipotensión neurogénica, que a su vez puede mejorar con la administración de beta-bloqueantes y carga de sal.
  • Por último, una parte de los enfermos con fibromialgia padecen deficiencia adulta de la hormona de crecimiento en los que tienen una buena aceptación a la medicación de hormona de crecimiento.

Bibliografía

  • Universidad Central de Ecuador. Revisión bibliográfica de los efectos producidos al aplicar ejercicios de fortalecimiento como tratamiento fisioterapéutico en pacientes adultos con fibromialgia. Cóndor Carrasco Jessica Melina
  • Universidad Inca Garcilaso De La Vega. Ejercicio aeróbico como tratamiento fisioterapéutico para fibromialgia. Alberto Loza Gissela Elba.
Etiquetas: , , ,

Posts relacionados

Menú