Ejercicios y estiramientosLesiones miembro inferiorNoticiasRehabilitaciónTécnicas especialesVida sana y consejos
105

Estas serán las lesiones más frecuentes del Mundial de Qatar 2022

El fútbol es un deporte de masas seguido y practicado por millones de personas a nivel profesional o amateur, es el deporte más popular del mundo.

Las lesiones más frecuentes en el fútbol

Es importante para quienes practican este deporte tan popular conocer las lesiones más frecuentes. Con el objetivo de prevenirlas o en el caso de sufrirlas saber de qué manera conseguir una recuperación adecuada. A lo largo de este artículo hablaremos sobre las lesiones más comunes en el fútbol.

  • ESGUINCE DE TOBILLO

Es la lesión más común en el tobillo, tanto en fútbol como en el resto de actividades cotidianas.

Esta lesión consiste en una afectación de uno o varios ligamentos del tobillo. Los ligamentos son estructuras sólidas, algo elásticas y poco deformables. La finalidad de los ligamentos es la de unir los huesos entre si dándoles estabilidad, soporte, y restringir el movimiento.

El mecanismo lesional en un esguince de tobillo consiste en un estiramiento brusco de la articulación haciendo que el ligamento sobrepase su capacidad elástica produciendo una distensión o incluso una rotura parcial o total.

En el fútbol suele suceder después de un salto o por contacto físico con otro jugador como por ejemplo ser pisado en el pie.

Los principales síntomas que aparecen son, dolor, hinchazón, disminución del movimiento y según la gravedad de la lesión hematoma.

Para diferenciar la gravedad de esta lesión se divide en tres grados:

  • Grado 1 – Distensión del ligamento parcial.
  • Grado 2 – Rotura parcial del ligamento.
  • Grado 3 – Rotura total del ligamento.

En el tratamiento del esguince de tobillo se utilizará el protocolo RICE que consiste en:

  • Reposo: Reposo relativo, ya que serán necesarios ejercicios para recuperar la estabilidad y fuerza.
  • Hielo: Aplicaremos hielo durante unos 15 minutos 3 o 4 veces al día, con la finalidad de bajar la hinchazón y mejorar el dolor.
  • Compresión para impedir edemas.
  • Elevación: Mantener el pie en alto para reducir los hematomas y la inflamación.

Los tiempos de recuperación varían según el alcance de la lesión más o menos serán:

  • Entre 1 y 3 semanas para esguinces de grado 1.
  • Entre 1 y 2 meses para esguinces de grado 2.
  • Hasta 3 meses en esguinces de grado 3.

Es de vital importancia respetar los tiempos de recuperación ya que sino rehabilitamos bien un esguince de tobillo existe una alta probabilidad de sufrir más lesiones de este tipo en el futuro.

  • LESIONES DE RODILLA

Dentro de la articulación de la rodilla pueden aparecer varios tipos de lesiones en la práctica deportiva del fútbol:

  • Rotura del LCA.
  • Esguince de rodilla.
  • Tendinopatía rotuliana.
  • ROTURA DE LCA

Es una de las lesiones de rodilla más comunes en el fútbol. El ligamento cruzado anterior (LCA) es uno de los principales estabilizadores de rodilla. Evita el desplazamiento de la tibia hacia anterior respecto al fémur, aportando estabilidad anteroposterior.

El principal mecanismo lesional se ocurre cuando se produce un desplazamiento exagerado de la tibia hacia anterior. Puede producirse rotura parcial o total.

Los principales síntomas son hinchazón en la rodilla, el grado de inflamación dependerá de la gravedad de la lesión. En ocasiones puede escucharse un chasquido y notar que algo se rompe por dentro. Esta lesión puede verse acompañada de una rotura del menisco interno y del ligamento interno (triada).

El tratamiento puede ser conservador en los casos de rotura parcial, pero en el caso del fútbol y debido a la alta demanda de los deportistas la mejor solución es la quirúrgica.

Consistirá en limpiar de impurezas la zona lesionada y la sustitución del ligamento roto por otro tejido del propio paciente y en algunos casos de donantes. Esta intervención se realiza por artroscopia.

El tiempo de recuperación tras la cirugía puede variar, pero se necesitan entre 6 y 8 meses como mínimo para la vuelta a la actividad.

El tratamiento consistirá en recuperación de la movilidad, fortalecimiento muscular y ejercicios de propiocepción principalmente.

  • ESGUINCE DE RODILLA

Igual que los tobillos, las rodillas también tienen ligamentos que dan estabilidad. Hay dos tipos de ligamentos los exteriores (ligamentos laterales) y los internos (ligamentos cruzados).

El esguince es la lesión que ocurre en los ligamentos laterales. De mucha menor gravedad que la de ligamento cruzado antes vista.

El mecanismo lesional se produce a causa de una torsión antinatural de la rodilla. Los ligamentos laterales pueden desgarrarse de la misma manera que los ligamentos del tobillo que vimos anteriormente.

Los principales síntomas son dolor, inestabilidad en la rodilla e inflamación.

En cuanto al tratamiento al ser de menos gravedad que la lesión de ligamento cruzado no es necesaria una cirugía y con tratamiento conservador será suficiente.

El tratamiento consistirá en devolver la integridad estructural a los ligamentos afectados con ejercicio terapéutico, controlar la inflamación y el dolor con hielo o medicamentos y también realizar ejercicios propioceptivos.

  • TENDINOPATÍA ROTULIANA

La función de un tendón es la de unir el músculo con el hueso, están formados por tejido conectivo. Cuando los sobrecargamos y les obligamos a realizar una fuerza que debería hacer el músculo se produce una degeneración del tendón, tendinopatía.

En el caso del tendón rotuliano y el fútbol suele aparecer por movimientos inadecuados por realizar incorrectamente una técnica.

Existen 4 grados de lesión:

1º aparece dolor tras actividad física.

2º aparece dolor durante la actividad física y después.

3º dolor prolongado que dificulta otras actividades.

4º existe una rotura parcial o total del tendón.

Los principales síntomas son dolor e inflamación en la zona anterior de la rótula, principalmente al realizar ciertos movimientos como flexión o extensión de rodilla. También nos encontraremos con rigidez de la articulación y dolor o debilidad del cuádriceps.

El tratamiento será conservador excepto si el tendón sufre una rotura total, ya que sería necesaria una cirugía. Consistirá principalmente en:

  • Reposo de la actividad deportiva.
  • Control del dolor e inflamación.
  • Descarga muscular.
  • Epi.
  • Diatermia.
  • Plan de ejercicio terapéutico incluyendo ejercicios excéntricos y propioceptivos.
  • TENDINOPATÍA AQUÍLEA

Es una de las causas más frecuentes de dolor en el talón. Es una patología que ocurre con más frecuencia en deportistas y por lo tanto en el fútbol.

Consiste en una irritación o degeneración del tendón que se encuentra a lo largo de la parte posterior de la pierna, en el talón del pie. Al igual que en el caso del rotuliano ocurre cuando sobrecargamos el tendón.

Los principales síntomas son dolor e inflamación, engrosamiento del tendón producido por la degeneración, rigidez de tobillo, debilidad de la musculatura del gemelo y sóleo.

Los primeros síntomas suelen ser dolor en el talón que se pasa en cuanto damos unos pasos, pero puede ir degenerando.

Lo podemos clasificar en tres grados según la gravedad:

  • Grado 1: Deformación muy leve, pocas fibras alteradas, dolor leve, inflamación y un aumento de la rigidez y de la sensibilidad.
  • Grado 2: Engrosamiento y deformación moderados, incremento del dolor y la inflamación y dificultad para caminar.
  • Grado 3: Se produce una rotura del tendón, se suele escuchar un chasquido muy brusco como un latigazo.

El tratamiento de fisioterapia se aplicará en los grados 1 y 2 de la lesión. Consistirá en tratamiento conservador:

  • Para el dolor, hielo y también electroterapia como ultrasonidos, diatermia o TENS.
  • Terapia manual para recuperar el rango de movimiento.
  • Ejercicio terapéutico para reestablecer la fuerza y flexibilidad del tendón.
  • Ejercicios de propiocepción.

En cuanto al tratamiento en el caso de grado 3, cuando se produce una rotura parcial o total lo más probable es que requiera de cirugía para la reconstrucción de tendón. Esta es una de las peores lesiones que pueden ocurrir en el ámbito de la fisioterapia. Cuando esto ocurre el periodo de recuperación puede llegar a durar un año fácilmente.

  • ROTURA O DESGARRO MUSCULAR

Es la lesión muscular más frecuente en el fútbol. En este deporte ocurre con mayor frecuencia en los muslo o piernas especialmente en la parte trasera de la pierna, los isquiotibiales.

Cuando se produce un daño en las fibras musculares, estas se rompen produciendo una hemorragia, dependerá de la gravedad y alcance de la rotura, así como de la profundidad a la que se encuentren que el hematoma producido sea visible en el exterior.

Normalmente ocurre cuando estresamos o fatigamos en exceso al musculo, como por ejemplo en ritmos bruscos, caídas o apoyos incorrectos. En ocasiones puede deberse a un traumatismo directo.

El jugador notara algo parecido a un pinchazo cuando ocurre.

Existen tres estadios de gravedad en esta lesión:

1º grado: Daño leve de las fibras

2º grado: ruptura parcial de las fibras musculares.

3º grado: rotura total de las fibras musculares.

Los principales síntomas son dolor intenso y repentino, que empeora con el movimiento. Y también podrá verse hemorragia en los casos más graves o superficiales.

El tratamiento consistirá en el protocolo RICE como en el casi del esguince y reposo las primeras 48 a 72 horas.

Más adelante reanudaremos con ejercicios terapéuticos para devolver esa integridad y fuerza al musculo.

Los tiempos de recuperación varían entre 2 a 3 semanas en los casos de menor gravedad y 1 o varios meses para los casos en los que existe una rotura mayor.

  • PUBALGIA

Es una lesión bastante habitual en el fútbol y en casos extremos es motivo de retirada del fútbol profesional.

Es una patología que afecta a grupos musculares de la zona inguinal y púbica. Se produce por una sobrecarga en los tendones de los músculos de la zona inguinal. La causa suele ser un esfuerzo excesivo de los tendones por una mala técnica al realizar ciertos movimientos. También puede ser debido a pequeños traumatismos como una caída o saltos incorrectos. Esto genera mucha tracción en los aductores.

El principal síntoma es un dolor muy molesto que puede llegar a doler incluso cuando no se practica deporte e incluso en reposo. El dolor aparece en las ingles, pared abdominal o en la cintura pélvica y suele estar acompañado de inflamación en aductores.

El tratamiento suele ser suspender la practica deportiva, toma de analgésicos y antiinflamatorios. También un plan de ejercicios de fisioterapia para recuperar la estabilidad de la pelvis. En casos en los que el dolor dure más de 6 meses y se cronifique se valorara el tratamiento quirúrgico.

Existen otras lesiones que ocurren con bastante frecuencia en la práctica deportiva como son alteraciones o rotura de menisco en las rodillas, fascitis plantar, fracturas óseas, edemas óseos etc.

En definitiva, al tratarse de un deporte tan practicado, que requiere de cambios bruscos de dirección, saltos, carrera, patadas y que además es de contacto es posible lesionarse muchas otras zonas del cuerpo que las aquí mencionadas.

Bibliografía

1. NOYA, Javier; SILLERO, Manuel. Epidemiología de las lesiones en el fútbol profesional español en la temporada 2008-2009. Arch Med Deporte, 2012, vol. 150, no 4, p. 750-66.

2. Aceña, A. “Lesiones musculares en fútbol: revisión y diseño de protocolos preventivos en la lesión del bíceps femoral.” INDICE Página 1889 (1889): 5050.

3. ARBIZU, R. La Touche; RAVENTÓS, K. Escalante; URRIALDE, JA Martín. Actualización en el tratamiento fisioterápico de las lesiones ligamentosas del complejo articular del tobillo. Fisioterapia, 2006, vol. 28, no 2, p. 75-86.

4. HERRERA GUIRAO, Víctor; MORENO MARTÍN, Iván; MORO GÓMEZ, Patricia. Evaluación y tratamiento de Fisioterapia para las roturas completas intervenidas del LCA en mujeres futbolistas profesionales. 2017. Tesis de Licenciatura.

5. URTASUN ARRICABERRI, Fernando. Pubalgia en futbolistas y atletas: factores de riesgo y aplicabilidad en estrategias de prevención. Revisión de la literatura. 2014.

6. LÓPEZ, Manuel López; SABORIDO, Ildefonso Blanco; LÓPEZ, Ismael López. La tendinopatía rotuliana en fútbol: conceptualización y medios de tratamiento. Training fútbol: Revista técnica profesional, 2004, no 105, p. 36-43.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Posts relacionados