Noticias

Ictus y su rehabilitación, todo lo que necesitas saber

De forma genérica nos referiremos al ictus como una hemorragia intracraneal y una isquemia cerebral. Según su origen, ya sea por una obstrucción de una arteria cerebral o una rotura lo llamamos ictus isquémico (infarto cerebral) o hemorrágico (hemorragia cerebral).

Ictus

El ictus es uno de los motivos principales de asistencia neurológica urgente. Ya que representa una de las primeras causas de muerte e incapacidad física en adultos, especialmente  incidencias en mujeres. También representa la segunda causa de demencia.

Pero no hay que olvidar que, aunque generalmente se asocia a personas mayores, puede presentarse a cualquier edad. IBERICTUS que es el mayor estudio epidemiológico de España acerca del ictus dijo que en 2006 el índice en personas menores de 55 años era del 9,4%, una incidencia bastante significativa.

Debido a una mayor esperanza de vida y al envejecimiento de la población la incidencia de esta enfermedad aumentará en el futuro.

Síntomas de ictus

Los principales síntomas que hacen sospechar son:

  • Pérdida de fuerza repentina.
  • Pérdida de movimiento.
  • Posible pérdida de visión.
  • Dificultad en el habla.
  • Dolor intenso en la cabeza.
  • Desequilibrio.

Si aparecen estos síntomas, aunque sean solo de manera temporal debe acudir a un hospital con urgencia.

Tratamiento médico

Partirá de la base de prevenir complicaciones y reducir el déficit neurológico, con el objetivo de recuperar la máxima capacidad funcional posible y facilitar la autonomía personal, familiar y socio laboral.

Es fundamental comenzar el tratamiento de forma precoz y coordinada entre las áreas multidisciplinares del tratamiento.

El periodo de recuperación dependerá de la gravedad inicial del ictus. Cuanto mayor gravedad del accidente cerebrovascular, más funciones habrá que recuperar.

Depende de varios factores, pero en términos medios la recuperación será de unos 2 meses en ictus leves, 3 meses en ictus moderados y 4 meses o más en ictus graves.

El tratamiento médico de urgencia sería:

  • Recanalización precoz de la arteria cerebral ocluida.
  • Cerebroprotección en la unidad de ictus (UI). Mantener viable el tejido en penumbra isquémica el mayor tiempo posible, protegiéndolo de la lesión isquémica.
  • Prevención de la reoclusión arterial, (mantener permeable el vaso una vez recanalizado).
  • Administración de fármacos.

Ictus

Tratamiento fisioterapia

El tratamiento de fisioterapia debe ser contemplada como uno de los elementos principales en la recuperación de un paciente con ictus en todas sus fases, aguda, subaguda y crónica. Debe iniciarse el tratamiento de fisioterapia tras las primeras 24 horas del accidente cerebrovascular.

El tratamiento se dividirá en tres fases según su gravedad:

  • Fase aguda: desde el ingreso, hasta el alta hospitalaria:
  • Cuidados posturales.
  • Movilizaciones pasivas de los miembros afectados.
  • Estimulación motora, propioceptiva y sensorial de la parte afectada.
  • Iniciar la sedestación en cuanto sea posible.
  • Conseguir equilibrio sentado.
  • Reeducación de movimientos para las actividades básicas de la vida diaria (aseo y alimentación).
  • Entrenamiento para cambiar entre cama y silla o silla de ruedas.
  • Fase subaguda y crónica: desde el alta hospitalaria hasta el alta médica.
  • Adaptación a posición bípeda.
  • Ejercicio de la musculatura.
  • Técnicas de estimulación propioceptiva.
  • Masaje para eliminar la espasticidad muscular.
  • Movilizaciones articulares.
  • Reeducación de la marcha.
  • Ampliamos la reeducación de movimientos de la vida diaria (vestirse, lavarse los dientes).
  • Continuamos con el tratamiento de la estimulación motora.

Es importante una reevaluación constante para comprar los progresos con las sesiones previas y avanzar en la rehabilitación.

¿Se puede prevenir?

Existen factores que no se pueden controlar como los genéticos, edad avanzada, o sexo. Pero hay otros factores de riesgo que si pueden ser controlados como son:

  • Dieta saludable, baja en grasas y sal.
  • Eliminar tabaco, alcohol u otras drogas.
  • Control de peso, colesterol, tensión arterial.
  • Hacer ejercicio físico.

 

Bibliografía

  1. Neurorrehabilitación tras el ictus
    M. Murie-Fernández, P. Irimia, E. Martínez-Vila, M. John Meyer y R. Teasell 2010
  2. La importancia de la fisioterapia en el ictus A. Garay Sánchez e Y. Marcén Román 2015
  3. Tratamiento del ictus con terapia ocupacional y fisioterapia, Gloria Cardenal Félix, Ignasi Roca Bauzá, Revista asturiana de Terapia Ocupacional, ISSN 1699-7662, Nº. 7, 2009, págs. 9-13

 

Etiquetas: , , , ,

Posts relacionados

Menú