FisioterapiaNoticiasRehabilitación
14,188

Importancia de la rehabilitación después de una cirugía

Cuando hablamos de rehabilitación postquirúrgica, no nos referimos exclusivamente a la rehabilitación que se debe hacer después de la operación tras una lesión del sistema musculoesquelético (meniscos, ligamentos, tendones, fracturas óseas, etc). Sino, que hablamos de la rehabilitación que se debe hacer tras cualquier operación.

Ya sea que haya ido acompañada de inmovilizaciones, encamamiento prolongado o simplemente dolores que empeoren la calidad de vida del paciente reduciendo de esta manera su actividad física.

¿Por qué es importante hacer rehabilitación después de la cirugía?

Quizás sí que se le da más importancia a la rehabilitación, tras una cirugía del sistema musculo esquelético. Este tipo de lesiones van siempre acompañadas de dolor que hace que paciente de forma inconsciente. En ocasiones puede ser necesario que inmovilice la zona. Provocando una pérdida de la masa muscular y un endurecimiento de la cápsula articular de los músculos y articulaciones implicadas.

Esto se traduce en una pérdida de movilidad y de flexibilidad. En el caso de ser necesaria una inmovilización tras la cirugía, esto se acentuará más, y habrá que ir recuperando poco a poco con rehabilitación.

Rehabilitación con inmovilización

Haya o no haya inmovilización tras la cirugía, se debe hacer rehabilitación. Esta irá enfocada en reducir el dolor, disminuir la inflamación, mejorar la potencia, la resistencia, la coordinación y la flexibilidad muscular. En el caso de que sea necesario, recuperar el rango articular de las articulaciones afectadas.

Aún así, no debemos quitarle importancia a la rehabilitación postquirúrgica tras cualquier tipo de operación que requiera encamamientos prolongados, esté o no relacionada con el sistema musculoesquelético.

Una persona que pasa mucho tiempo encamada, aparte de la pérdida de masa muscular y la rigidez articular. También pueden aparecer problemas cardiovasculares y problemas en el sistema respiratorio. Estos con un buen programa de rehabilitación, pueden reducir el riesgo de padecer otras complicaciones más graves. Como puede ser: una tromboflebitis, una trombosis venosa profunda, o infecciones pulmonares como la neumonía.

Y no nos podemos olvidar de que tras una cirugía siempre hay una cicatriz. La cual debemos tratar en la rehabilitación postquirúrgica. Una cicatriz puede crear adherencias entre los tejidos, impidiendo que dichos tejidos se deslicen entre sí y pierdan movilidad. Estas adherencias van a provocar que tengamos picor, hipersensibilidad en la zona, sensación de hormigueo y/o sensación de tirantez. Existen técnicas de rehabilitación que pueden liberar esas adherencias como el masaje, técnica de Cyriax, técnica de ventosas, láser, ondas de choque, etc.

Conclusión

Tras una cirugía, lo que el paciente desea es volver a la normalidad lo antes posible. Por lo que, un buen plan de tratamiento de rehabilitación, según las necesidades de cada paciente es fundamental para conseguirlo.

El reposo en cama, hace que el riesgo de padecer dolores se prolongue. Por lo que, siempre y cuando el cirujano le de el alta, es importante que comience la rehabilitación lo antes posible. Y en el caso de que se necesite un reposo en cama prolongado. Se debe establecer un plan de rehabilitación en cama que disminuya los riesgos que produce el encamamiento prolongado.

Etiquetas: cicatriz, encamamiento, Rehabilitación postquirúgica

Posts relacionados