FisioterapiaNoticias
1,383

La natación y sus lesiones más frecuentes

La natación siempre ha sido un ejercicio muy recomendado por la mayoría de los profesionales de la salud (médicos y fisioterapeutas) que solo tienen conocimientos muy básicos en cuanto a la prescripción de ejercicio terapéutico. Pero, ¿es tan buena como para hacer una recomendación generalizada?

La respuesta como en la mayoría de los ámbitos de la vida es: depende.

Depende de a quien se la recomendemos, depende del volumen que recomendemos, depende de si es supervisada o no, depende del estilo al que nademos…

No debemos caer en recomendaciones generalizadas, ya que puede que no le funcionen a todos.

Debemos tener en cuenta siempre la diferencia entre ejercicio y deporte. El deporte incluye unas normas concretas y una competición, mientras que el ejercicio es la realización de actividad física sin la necesidad de tener ninguna competición, para la mejora del estado.

Esta diferencia es importante para nuestra explicación. Nuestra recomendación es siempre que realices el ejercicio que más te guste pero con cabeza, ya que puede conllevar lesiones.

Para comenzar a nadar, es importante tener unos niveles aceptables de fuerza, que nos protejan de las lesiones que puedan producirse. Por ello es importante, no generalizar en la prescripción de ejercicio y ponernos en manos de profesionales.

La natación supone un ejercicio muy completo

Lesiones más comunes de la natación

La natación consiste en movimientos repetitivos, con el fin de avanzar lo máximo posible con la menor resistencia, tener una buena técnica es complejo. En la técnica de crol, el hombro puede sufrir, ya que es un movimiento al que no estamos acostumbrados.

Si el inicio al ejercicio es poco progresivo, podremos sufrir una tendinitis de supraespinoso o del manguito rotador. Estas lesiones son muy molestas y pueden llegar a incapacitarnos en nuestra vida diaria.

Los problemas de cuello se producen en el movimiento repetitivo en la respiración nadando a crol. Estos problemas son poco frecuentes en gente que nada un par de veces por semana. Por regla general, es un movimiento armónico, sin brusquedad, y estos movimientos no suelen lesionar el tejido, ni producir dolor.

Respecto a las lesiones en la zona lumbar, también son poco frecuentes. La natación es un ejercicio de que, como todos, necesitas una estabilidad lumbar. Dependiendo del estilo al que nademos puede ser más beneficioso o no. El crol necesita un nivel más alto de estabilidad, ya que se puede producir una rotación a nivel lumbar si no estabilizamos, y esto, a parte de perder eficacia en el movimiento de este estilo, puede producir dolor. Nadar a braza es más beneficioso para nuestra zona lumbar, y para toda nuestra columna, los movimientos de extensión necesarios para el movimiento de respirar, solicitan de los músculos, tanto movilizadores,  como estabilizadores. Quizá sea el estilo que más recomiende para dolores de espalda.

En el miembro inferior pueden producirse lesiones en la rodilla en la patada que se produce en braza, para impulsarnos. No es recomendable para personas con el LCA, roto ni recién operado. Ya que se produce una extensión muy forzada, que puede lesionarlo. También se pueden producir tendinitis en los tendones que protegen de la hiper extensión de rodilla. También se pueden producir contracturas en estos músculos.

En conclusión, creemos que la natación es un buen ejercicio para recomendar a las personas que son más sedentarias. Pero como en todo, es importante ponerte en manos de un buen profesional, para evitar lesiones.

Posts relacionados