NoticiasPsicología
361

Como manejar el dolor crónico con Mindfulness

Maneja tu dolor crónico con Mindfulness la manera más natural de tratarlo.

El dolor crónico es una de las enfermedades más difíciles con las que convivir. Las personas que padecen dolor crónico observan su vida como un callejón sin salida del que no pueden escapar. Esta forma de relacionarse con el dolor termina afectando de manera negativa a su vida personal y profesional. El dolor crónico agota y debilita a la persona que lo padece.

Es comprensible que cuando sentimos dolor o dolor crónico, queramos que este se vaya. Sin embargo, paradójicamente esto lo único que hace es agravar aún más la situación e intensificar la sensación de dolor.

La propuesta del Mindfulness es llevar atención al momento presente sin emitir juicio alguno sobre él. Es decir, sin calificar el mismo como bueno o malo, como justo o injusto. Porque cuando hacemos esto estamos añadiendo más dolor a la experiencia presente. En este caso además del “dolor físico” tenemos también lo que llamamos “dolor mental o emocional”. Nuestro dolor se multiplica con la carga emocional que añadimos a la experiencia física primaria.

En el programa de Mindfulness para el dolor aprendemos a diferenciar entre dolor primario, dolor físico y dolor secundario, el que viene de la mente. A medida que aprendemos a atender a nuestro dolor de una manera nueva y diferente somos capaces de mitigar en gran medida sus efectos. Podremos observar de una forma diferente las experiencias desagradables, siendo mucho más tolerantes a estas.

dolor cronico mindfulness

Una forma nueva de relacionarse con el dolor.

El programa de Mindfulness basado en la reducción del estrés, creado por el Profesor en Medicina John Kabat-Zinn, estaba orientado en sus inicios a trabajar el estrés psicológico que sentían sus pacientes con dolor crónico. Después de las ocho semanas, la gran mayoría de sus pacientes declaraban haber visto reducidos sus niveles de estrés. Además de haber disminuido también su experiencia subjetiva del dolor, aunque el dolor físico primario siguiera estando.

Múltiples investigaciones revelan que la práctica de esta técnica llega a reducir los niveles del “dolor subjetivo” asociado al dolor crónico. En más de un 90%, al disminuir estos, las personas afirman sentirse de mejor humor y más calmadas. Esto hace que aumente la autoestima y la motivación, en definitiva, las ganas de vivir y de disfrutar todo lo agradable que la vida les ofrece cada día.

Al practicar de manera regular el Mindfulness nuestros niveles de cortisol y adrenalina comienzan a disminuir . Además aumenta la secreción de endorfinas en nuestro cuerpo. Esto se traduce en una sensación de bienestar y felicidad. Además las endorfinas son analgésicos naturales que nosotros mismos producimos. Así nuestro cuerpo se convierte en la mejor de las “farmacias naturales”.

La práctica del Mindfulness como parte de un programa integrativo que aúne el ejercicio físico o entrenamiento personal, la fisioterapia, acupuntura, técnicas de masaje terapéutico, etc. Ayuda a mejorar la calidad de vida de quien sufre dolor crónico e instaurar un bienestar a mucho más largo plazo.

Posts relacionados