NoticiasPsicologíaVida sana y consejos
397

¿Por qué discutimos más en verano? Cómo ponerle remedio

La gran pregunta…¿Por qué discutimos más en verano? La época de vacaciones es un momento de descanso en el que salimos de la rutina del resto del año. Esto hace que podamos estar más relajados y disfrutar; pero también nos altera en cierta forma porque abandonamos un orden establecido y nuestra mente, de algún modo también se desordena.

Tenemos mucho más tiempo libre, tiempo que compartimos con nuestra pareja, familia, amigos. Esto puede ser motivo de que haya más discusiones y enfrentamientos. Convivimos más intensamente durante las vacaciones que el resto del año. La estadística dice que a la vuelta del verano se producen una gran parte de las rupturas de pareja, concretamente, una de cada tres parejas se separa después de las vacaciones de verano.

Vamos a centrarnos en analizar las discusiones de pareja ¿Cuáles son las posibles causas de por qué discutimos más en verano??

¿Por qué discutimos más en verano? Cómo ponerle remedio
¿Por qué discutimos más en verano? Cómo ponerle remedio

Podríamos empezar por la FALTA DE COMUNICACIÓN: al tener más tiempo para compartir, la pareja puede darse cuenta de que no tienen una buena comunicación debido al ritmo acelerado en el que vivimos el resto del año. La rutina diaria nos lleva a la falta de conexión con las personas que convivimos. Después de una jornada de trabajo exhausta no nos queda ni tiempo ni energía para compartir nada más allá que la cena; muchas personas viven en pareja y experimentan la soledad, llegando a acostumbrarnos a veces a esta rutina. Con lo que al llegar el verano y tener jornadas completas de compartir y convivir, no es de extrañar que surjan los problemas.

Otro motivo puede ser que idealizamos el periodo vacacional. Ponemos grandes expectativas en él, deseando que este sea apacible, relajado, divertido; y en cuanto surge el más mínimo problema o las cosas no van como habíamos planificado, podemos tender a magnificar las situaciones, llegando a hacer una montaña de un grano de arena.

También puede suceder que nuestra pareja vaya más a lo suyo durante este tiempo de descanso y nos sintamos descuidados o desatendidos por ella o él. Lo cual genera una sensación de decepción, muchas veces difícil de manejar.

¿Como podemos remediar  y entender por qué discutimos más en verano?

Relajarse y no tener expectativas de las vacaciones

Lo primero sería deshacernos de toda expectativa respecto a las vacaciones y la pareja. Nadie tiene que cubrir ningún vacío nuestro y por supuesto nadie tiene que complacernos a nosotros; así que, permitamos algo más de fluidez en nuestra vida. Esto no quiere decir que no planifiquemos las vacaciones; si no que, una vez que estemos de vacaciones soltemos cualquier necesidad de que las cosas sean de una manera concreta, o que nuestra pareja se comporte de cierta forma. Aprendamos a fluir con lo que viene y a ser más flexibles en este sentido, disfrutaremos más de la vida y nos ahorraremos bastantes discusiones.

Comunicación

Otro punto importante es la comunicación en la pareja. Busquemos momentos del día para estos encuentros, fomentemos esa comunicación en la que podamos compartirnos emocionalmente con nuestra pareja. De esta forma evitamos que cualquier pequeño malentendido pueda hacerse un malestar cada vez menos llevadero

Una buena comunicación comienza con la escucha y con el dejar de imponer nuestro criterio al otro. Tampoco es bueno lo opuesto, es decir, el dar la razón todo el tiempo al otro; es necesario saber poner límites y decir cuando no estamos de acuerdo en algo, no desde el ataque o la defensa del “tu has dicho, tu eres…” si no desde el “yo me siento, quiero pedirte que…”, en otras palabras, practicar la ASERTIVIDAD.

Actividades para dos

Realizar actividades placenteras juntos también nos va a ayudar a tener mas y mejores buenos momentos compartidos. Tener espacios para estar separados también es importante. El hecho de que cada uno tenga sus aficiones o sus actividades que realice con amigos o en solitario es bueno para no llegar a saturarnos. Todos necesitamos nuestra independencia e individualidad de vez en cuando, no tenemos porque hacerlo absolutamente todo con nuestra pareja, es sano tener esos espacios individuales de ocio y diversión.

Dejarse asesora por un profesional, un psicólogo experto en terapia de pareja. En pro de entender y darle solución  de una vez por todas al ¿Por qué discutimos más en verano?

Y por último, no olvides que nadie va a darte lo que tu no te des a ti mismo. Así que si quieres atención, da atención, si quieres cariño, da cariño, si quieres escucha. Comienza tú por darte todo eso, a ti y por supuesto al otro.

Etiquetas: Mindfulness, pilates, psicologia, terapia de pareja

Posts relacionados