Ejercicios y estiramientosLesiones de espaldaLesiones miembro inferiorLesiones miembro superiorNoticiasVida sana y consejos
395

¿Qué es la hiperlaxitud y cómo puedo tratarla?

hiperlaxitud

¿Qué es la hiperlaxitud?

Síndrome de hiperlaxitud articular (SHA), es una patología bastante frecuente y está infra diagnosticada en la mayoría de países y es causante de importantes problemas para la salud. Puede desarrollar osteoporosis y osteoartritis temprana entre otras enfermedades que veremos a continuación.

Se suele ver la hipermovilidad como algo bueno, pero es un problema potencialmente serio. Es más frecuente en mujeres y niños, por lo general se estima que afecta entre 10% y 15% de la población en países occidentales.

El síndrome de hiperlaxitud articular (SHA), ahora llamado Ehlers-Danlos Hipermovible (SEDH) no solo es una patología que afecta a las articulaciones y tendones, también afecta a órganos, debido a la debilidad de los tejidos. El tejido conectivo es el que da resistencia a los tejidos y está compuesto principalmente por proteínas y colágeno. Existen 6 tipos de Síndrome de Ehlers-Danlos (SED), hablaremos de los tres primeros, especialmente del tipo III:

SED Tipo I – II

Se caracteriza principalmente por una gran hiperlaxitud, luxaciones frecuentes y fragilidad de la piel. Es hereditario.

SED Vascular

Aparecen hematomas recurrentes, existe tendencia a rupturas arteriales y de órganos por lo que su pronóstico es grave. Se debe principalmente a una ausencia del colágeno tipo III que es un componente esencial de órganos como arterias, intestino, útero, pulmones. Puede llevar a una ruptura de estos órganos a temprana edad.

Signos principales:

  • Piel delgada y transparente.
  • Aneurismas, rupturas arteriales, intestinales o uterinas.
  • Hematomas espontáneos y frecuentes.
  • Ruptura de tendones y ligamentos.
  • Varices precoces.
  • Neumotórax espontáneos.
  • Hipermovilidad en pequeñas articulaciones.
  • Historia familiar de muerte súbita sin causa aparente en algún familiar.

SED Tipo III

Es el más frecuente pero el menos grave de todos. Puede presentar problemas músculo-esqueléticos y de órganos.

La falta de desconocimiento y la frecuencia con que aparece puede causar daños múltiples en órganos. El mayor problema es que no hay signos ni síntomas para interpretar un cuadro clínico dramático y hace aún más difícil su diagnóstico médico.

Este tipo de dolor puede hacerse crónico y ser muy incapacitante. Los principales signos y síntomas son:

Síntomas músculo-esqueléticos:

  • Piel suave, pálida, transparente (se ven las venas), mala cicatrización.
  • Artralgias (dolor de articulación).
  • Tendinitis, bursitis periódicas.
  • Hiperlaxitud de una o varias articulaciones.
  • Crujidos articulares importantes.
  • Gran laxitud en la mano (mano en forma de ave volando).

hiperlaxitud

  • Subluxaciones crónicas, incluido problemas de ATM.
  • Dolor de espalda.
  • En niños, retardo al caminar, torpeza, subluxaciones.
  • Hallux valgus en jóvenes.

Síntomas neurofisiológicos:

  • Disautonomía (disfunción del Sistema nervioso central).
  • Percepción exagerada del dolor.
  • Alteración de la propiocepción.

Diagnóstico

Se debería sospechar sobre esta patología si coinciden con las características de la descripción anterior. Al tener un componente genético siempre comprobar los antecedentes familiares.

En este caso lo más importante es la anamnesis ya que la recopilación de datos es esencial para este problema. Es necesario realizar un correcto diagnóstico diferencial, aunque puede ser difícil ya que muchos de los síntomas descritos pueden ser muy inespecíficos.

Tratamiento en fisioterapia

El tratamiento debe ir orientado a prevenir los síntomas mencionados, sobre todo los asociados con el dolor, también enfocados a desarrollar y fortalecer el sistema muscular y mejorar la estabilidad articular.

Una parte fundamental es que el paciente entienda en qué consiste esta patología, tanto su origen como sus síntomas y posibles consecuencias.

Las técnicas utilizadas serán las típicas de un tratamiento normal en fisioterapia, masaje, potenciación muscular, propiocepción, ejercicio terapéutico, aumento de la movilidad, calor o frío para el dolor, técnicas especiales etc.

Como conclusión podemos decir que la hipermovilidad articular es una patología muy poco conocida y mal diagnosticada, se debería considerar como una enfermedad complicada. Debido a su carácter difuso en los síntomas puede confundirse con fibromialgia o fatiga crónica.

 

Bibliografía

  1. Martínez LJP, Suárez MR, Menéndez AF. El Síndrome de hiperlaxitud articular en la práctica clínica diaria. Rev Cub de Reu. 2013;15(1).
  2. Hiperlaxitud y syndrome de Ehlers-Danlos / Jaime F. Bravo Cuadernos de Neuropsicología Panamerican Journal of Neuropsychology.
  3. Jaime F. Bravo /Depto. de Reumatología, Hospital San Juan de Dios, Santiago Profesor de la Facultad de Medicina, Universidad de Chile.
Etiquetas: , , , , ,

Posts relacionados

Menú