FisioterapiaLesiones miembro inferiorNoticiasRehabilitación
5,804

Quiste de Baker, ¿Qué es?, síntomas y tratamiento

¿Qué es el quiste de Baker?

El Quiste de Baker consiste, en un bulto o tumoración en la parte posterior de la rodilla, concretamente en el hueco poplíteo, se debe a un acumulación encapsulada de líquido sinovial en la región posteromedial de la rodilla a causa de su localización se le conoce también como quiste poplíteo.  Aunque su nombre da más miedo que otra cosa, no es más que una inflamación de la bursa gastrocnemio semimembranosa, o sea que podríamos decir que estamos ante una Bursitis, o en su defecto una herniación de la cápsula articular.

Normalmente el quiste no produce dolor, a menos que esa bursa se rompa y pueda producir dolor e inflamación.

Quiste de Baker

¿Qué produce el Quiste de Baker?

Puede ser debido a diversas causas aunque no tiene una etiología clara. Las causas principales son: problemas inter-articulares, lesiones meniscalesproblemas de artrosis y artritis, lo que produce una producción excesiva de líquido sinovial.

Recordar que el quiste de Baker se produce por una salida de líquido sinovial desde la rodilla hacia la parte posterior, como hemos comentado anteriormente, puede producirse por muchas causas, si esa causa no se trata es posible que la acumulación de líquido se restaure pero que vuelva a aparecer al poco tiempo.

¿Cuáles son sus Síntomas?

En muchas ocasiones el quiste no produce sintomatología, como hemos dicho anteriormente, pero en ocasiones puede producir dolor y rigidez en la parte posterior de la rodilla, a veces puede producirse la rotura del quiste lo que puede generar gran dolor y tumefacción en la parte posterior de la rodilla.

¿Cuál es su diagnóstico?

Como siempre decimos, el diagnóstico puede ser mediante una valoración con una anamnesis que puede dar a que pensemos que estamos antes dicha patología, esta exploración llevará una valoración que se realizará de la rodilla para descartar otro tipo de patología, así como pruebas de ligamentos, pruebas funcionales, descartamos puntos gatillos de gemelos e isquiotibiales. Pero necesitaremos de una ecografía musculoesquelética  o resonancia magnética para valorar las estructuras dañadas y por lo tanto confirmar el diagnóstico.

Es importante diagnosticar si el dolor es producido por el quiste de Baker o por una trombosis venosa profunda (TVP) ya que ambas patología pueden presentar sintomatología parecida. Se utilizará el ECO DOPPLER para hacer un diagnóstico diferencial, el tratamiento obviamente no será el mismo, debido a que una trombosis venosa el tratamiento será puramente médico.

Quiste de Baker

Tratamiento recomendado

Al ser una patología donde hay una posible inflamación, el tratamiento consistirá en medidas antiinflamatoria. En muchas ocasiones aparecerá dolor y rigidez nuestro tratamiento también irá basado en modular el dolor y reducir la inflamación de la rodilla.

La primera fase del tratamiento será siempre basado en la fisioterapia y quizás tratamiento médico pero mediante AINEs, si esta no funcionara ya utilizaremos técnicas como puede ser la cirugía mediante la extirpación. Será necesario que en la primera fase de tratamiento se produzca una disminución de la actividad deportiva, para evitar así que la inflamación se agrave.

Medidas antiinflamatorias:

  • Diatermia resistiva, utilizaremos esta técnica para trabajar sobre tejido profundo, disminuyendo la inflamación en toda la rodilla, actuando desde la parte superficial con la modalidad capacitiva, y profundizando hasta la articulación con la función de diatermia resistiva.
  • Ultrasonido: Usaremos de forma pulsátil en la primera fase de la patología.
  • Ondas corta, de forma pulsátil.
  • Microondas
  • Crioterapia: hielo durante las primeras horas

Medidas analgésicas: Todas estas técnicas se utilizaran para modular el dolor.

  • Movilización articular oscilatoria
  • Mulligan
  • Tratamiento mediante masaje terapéutico de la musculatura alrededor de la rodilla (poplíteo, gemelo, soleo, isquiotibiales)
  • Punción seca para desactivar puntos gatillo de la musculatura afectada.
  • Estiramientos globales del miembro inferior orientados a
  • Movilidad articular para descongestionar el área afectada.
  • TENS analgésicos

Otros tratamientos

  • Drenaje para variar de forma que disminuya su tamaño. Debe realizarse con un control ecográfico
  • Infiltración de corticoides para reducir inflamación
  • Cirugía, es poco empleada y suele emplearse cuando hay otra patología de rodilla, como puede ser una lesión de menisco.
    • En ocasiones extirpación quirúrgica.
    • Tratamiento post-quirúrgico mediante tens, potenciación muscular, ultrasonidos, magnetoterapia y onda corta.

 La Técnica de Electrolisis Percutánea  puede estar asociada a beneficios en esta lesión, se realizará mediante un control ecográfico. Se introduce una corriente galvánica que reducirá la posible inflamación, y mediante ejercicio conseguiremos mejorar de nuestro lesión.

¿Qué ejercicios puedo realizar?

Sobretodo ejercicios que no te produzcan dolor en el momento, los ejercicios isométricos han resultado ser muy efectivos a la hora de modular el dolor. Por lo que sin duda os recomendamos ejercicios isométricos, bicicleta y/o elíptica ya que no tienen impacto.

En Fisiolution las Tablas y Paseo de la Habana podemos hacer el seguimiento y tratamiento de la patología que origina el quiste de Baker. Antes y después de la posible cirugía. Contaremos con el apoyo de nuestro médico traumatologo o medico rehabilitador para valorar un posible diagnóstico diferencial y desde el primer momento poder trabajar de forma correcta estando seguros de descartar una trombosis venosa.

 

Bibliografía

  • Álvarez López, A., Soto Carrasco, S. R., & García Lorenzo, Y. D. L. C. (2018). Quiste de Baker. Revista Archivo Médico de Camagüey, 22(5), 829-846.
  • López, A. Á., Carrasco, S. R. S., & Lorenzo, Y. D. L. C. G. (2018). Quiste de Baker. Archivo Médico Camagüey, 22(5), 669-677.

 

Etiquetas: inflamación posterior rodilla, lesiones de rodilla, tratamiento quiste de Baker

Posts relacionados