Lesiones miembro superiorNoticias
1,241

Rotura muscular ¿Y ahora qué hago?

Cuando sufrimos una rotura muscular, siempre solemos preguntarnos ¿Qué hago ahora? ¿Puedo hacer algún ejercicio? ¿Reposo absoluto? En esta noticia vamos a resolver esas dudas y cualquiera que pueda surgir tras sufrir una lesión de este tipo.

Fases de una rotura muscular:

Fase 1: Es la que va a durar desde el momento en que se produzca la lesión, hasta aproximadamente 24-48 horas después. Esta es una fase inflamatoria, en la cual se va a generar un edema y una inflamación alrededor de la zona de la rotura, como consecuencia de la misma. En función de la gravedad de la rotura, se puede producir un sangrado o no, por lo que en ocasiones puede aparecer un hematoma también.

Fase 2: En esta fase el cuerpo comienza a trabajar en la cicatrización del tejido lesionado. La duración de esta fase es muy variable, en función del tamaño de la rotura, la condición física de la persona lesionada.

Fase 3: El proceso de cicatrización está ya prácticamente completado, y es el momento de empezar a preparar el músculo para realizar una actividad normal.

Ahora vamos a diferenciar los grados de rotura muscular que se pueden producir:

  1. Rotura de pocas fibras musculares sin dañar la aponeurosis. El hematoma (si hay), es intramuscular (no se ve) e inferior a 1 cm.
  2. La rotura de fibras algo más importantes, pero con un tamaño menor a 1/3 del músculo, y sin dañar la aponeurosis, y un hematoma menor de 3 cm.
  3. Rotura de muchas fibras musculares, con una sección mayor a 1/3 del músculo, y en este caso con un daño de la aponeurosis, y un edema algo más grande. Grado 4: rotura completa del músculo, con un hematoma muy grande e impotencia para hacer el movimiento generado por ese músculo.

En función del grado que tenga la rotura, nuestros plazos de recuperación serán más largos o más cortos.

Una vez sabemos que es una rotura muscular, sus tipos y sus fases de curación… “Si me acabo de romper”, ¿Qué hago?

Durante 24-48 horas, debemos guardar un reposo relativo, intentando limitar el uso del grupo muscular afectado. Aunque si no hay dolor podemos ir moviéndonos un poco más. En función de la gravedad de la rotura podremos hacer más o menos cosas en este periodo, por lo que es importante que sea supervisado por un profesional cualificado, ya sea un traumatólogo o un fisioterapeuta, ya que la manera de saber la gravedad de la lesión será a través de una ecografía o una resonancia.

En estas primeras horas, podremos aplicar crioterapia (hielo) o baños de contraste, con el objetivo de controlar la inflamación generada por la rotura.

rotura

A partir de esas 24-48 horas, y siempre bajo la supervisión o indicaciones de tu fisioterapeuta, podremos comenzar a realizar contracciones isométricas y estiramientos muy suaves. (Siempre sin dolor) así como contracciones concéntricas sin carga (también de forma indolora). Es muy importante no hacer demasiado ejercicio terapéutico por las prisas de querer curarse antes. Ya que si nos pasamos con la carga podríamos retrasar la curación del tejido.

Cuando entremos en la tercera fase, será el momento de realizar un re-entrenamiento muscular para preparar el músculo para soportar los gestos en los que se ha lesionado. Ahí introduciremos ejercicios en carga, ejercicios excéntricos, y trabajo propioceptivo para prevenir recidivas.

Tratamiento de fisioterapia

Durante la primera fase vamos a centrarnos en tratamientos para controlar la inflamación; como puede ser vendajes compresivos, crioterapia, microonda o diatermia.

Ya a partir de la segunda fase comenzaremos un trabajo activo-asistido de contracciones musculares. Así como masoterapia y también diatermia para ayudar a la cicatrización del tejido.

En la tercera fase ya nos centraremos más en un trabajo de reentrenamiento muscular.

En algunas roturas más graves, puede estar indicado el tratamiento con EPI, para ayudar a reabsorber el edema intramuscular.

 

Bibliografía:

  1. William E. Prentice. “técnicas de rehabilitación en medicina física. Proceso de curación y fisiopatología de las lesiones músculo-esqueléticas
  2. José Manuel Sánchez. Regeneración acelerada de lesiones musculares.

 

 

Etiquetas: lesión, rotura muscular

Posts relacionados