NoticiasPodologíaVida sana y consejos
393

10 consejos para tener una buena salud de los pies

Hoy, desde Fisiolution, tu clínica de fisioterapia y podología, te vamos a dar una serie de consejos para tener una buena salud de los pies, esos grandes olvidados en muchas ocasiones, para que disfruten de una buena y gran salud. Lo principal será tomarles la importancia que merecen, ya que son los encargados de mantener todo el peso de nuestro cuerpo, y de llevarnos y traernos a todos sitios durante todo el día, que no es poca cosa. Allá vamos:


  1. Mantén una correcta higiene de los pies.

Una de las cosas más lógicas del mundo, pero no está de más recordarlo, los pies tienen que lavarse y estar limpios. Todos los días nuestros soportes necesitarán estar limpios, simplemente con un lavado diario con agua y jabón nos olvidamos de infinidad de problemas que pueden surgir de unos pies sucios. Es muy importante que siempre una vez hayamos terminado de lavarlos nos preocupemos de secarlos muy bien, sobre todo entre los dedos, ya que no secarlos bien y calzarnos con los pies húmedos es tan peligroso como no tenerlos limpios. Un exceso de humedad en los pies puede provocar desde grietas con infección, hasta la presencia de hongos.

  1. Cuida con lo que envuelves tus pies.

El calzado y el calcetín son fundamentales para una buena salud de los pies. Lo principal para que esto no pase de ser una solución a un problema es claro, el calzado siempre se tiene que amoldar al pie, no lo contrario. El pie no es el que se tiene que acostumbrar al zapato con el tiempo, si llegamos a ese punto querrá decir que ese calzado no es el adecuado. También hay que tener en cuenta que hay unos tipos de calzado que por sus características no son buenos para el pie, y por lo tanto no es recomendable abusar de ellos, como por ejemplo botas de seguridad, tacones altos, punteras estrechas, suelas muy finas, chanclas…

En cuanto al calcetín lo más importante es que presente una correcta transpiración, porque de no ser así podemos incurrir en problemas de sudoración y humedad.

 

  1. Céntrate en los cuidados básicos de tus pies.

En las cosas más básicas como el corte de uñas empezarán nuestros cuidados. No es conveniente dejar las uñas ni demasiado largas ni demasiado cortas, ya que ambas cosas pueden causar lesiones desde leves a muy graves. Si el cortarnos las uñas nos supone algún tipo de problema, ya sea por la posición que tenemos que coger para cortarlas, o por la dureza de las mismas, o por cualquier otro motivo, lo más recomendable es visitar un podólogo para que se encargue de ello.

Otro punto básico e importante es la hidratación. Hay que evitar que nuestros pies se queden secos, ya que eso hace que la piel se vuelva más débil y menos resistente a los agentes externos, pudiendo aparecer grietas y lesiones con mayor facilidad. Simplemente lo que debemos hacer es poner crema hidratante para pies una vez al día, preferiblemente con urea al 10%.

  1. ¿Practicas deporte? No los dejes a un lado.

En la mayor parte de los deportes los pies son esenciales, por ese mismo motivo deberemos cuidarlos como merecen. Principalmente tendremos que hacernos de un calzado adecuado para la actividad deportiva que vayamos a realizar. Esto es importante, ya que cada tipo de calzado deportivo se centrará en unos detalles y reforzará unos puntos específicos para ese deporte. Hay que recordar que el calzado no es eterno, y que necesitarán renovaciones periódicas, dependiendo del nivel de actividad y del desgaste.

  1. Ojo con los pies de niños y ancianos.

Los pies de los niños y ancianos no son como los pies de un adulto, y por lo tanto tendrán necesidades especiales que no debemos olvidar. También hay ciertos pies considerados de riesgo como el pie diabético o personas con problemas circulatorios. Con todos estos pies tendremos que tener una vigilancia extra, y ante la más mínima duda o sospecha acudir a un especialista, como el podólogo.

  1. Cuidado con dónde te descalzas

Caminar descalzo el según qué lugares no es una buena idea. Sitios como vestuarios, gimnasios, zonas muy concurridas… pueden ser un foco de infecciones, hongos o papilomas. Lo más oportuno en estos casos es usar algún tipo de chancla o sandalia que nos evite el contacto directo con el suelo.

  1. Una visita al podólogo nunca está de más.

Visitar un especialista periódicamente nos dará la certeza de que nuestros pies están en un estado de forma óptimo.

  1. No te fíes de quien no debes.

Mucho cuidado con remedios caseros, opiniones de vecinos o familiares, o búsquedas de internet. Esto puede ser muy peligroso, ya que a los ojos de una persona que no esté especializada, dos cosas con diagnósticos y tratamientos muy diferentes pueden parecer lo mismo, con consecuencias gravísimas si nos equivocamos.

Por último, los dos últimos consejos serán: 9. Observar y 10. ¡Prevenir!

Mira tus pies. Aunque sean la parte más alejada de nuestros ojos, necesitan que los tengamos vigilados, y, sobre todo, ante el más mínimo indicio de dolor, lesión o cualquier otra cosa que no hayamos visto nunca, ve a un podólogo para salir de dudas.

 

Etiquetas: , , , ,

Posts relacionados