El drenaje linfático manual (DLM) es una técnica terapéutica de masaje suave e indoloro que tiene por objetivo el tratamiento de los disturbios del sistema linfático.

El sistema linfático está considerado como parte del sistema circulatorio porque está formado por conductos parecidos a los vasos capilares, que transportan un líquido llamado linfa que proviene de la sangre y regresa a ella. Este sistema es uno de los más importantes del cuerpo, por todas las funciones que hace a favor de la limpieza y la defensa del cuerpo.

El objetivo final de esta técnica, es activar la circulación de la linfa, para que esta no se estanque ni se sature de sustancias de desecho o gérmenes nocivos. Las manipulaciones específicas del DLM van dirigidas a favorecer el paso de la linfa hacia los ganglios linfáticos regionales superficiales.

Indicaciones

  • Edemas: faciales, por embarazo, linfoestáticos, del sistema nervioso, postoperatorios, traumáticos.
  • Linfedema congénito o adquirido.
  • Celulitis.
  • Varices.
  • Fibromialgia.
  • Piernas cansadas.
  • Hematomas.
  • Artritis, artrosis y afecciones de partes blandas (capsulitis, tendinitis, etc.)

Contraindicaciones relativas

  • Hipotensión arterial.
  • Tiroidopatías.
  • Enfermedades autoinmunoalérgicas (lupus, artritis reumatoide).
  • Asma bronquial.
  • Inflamaciones agudas (gota, reuma, cólico nefrítico).
  • Nevus (manchas en la piel).
  • Post-tromboflebitis y post-trombosis.
  • Edemas por insuficiencia cardiaca congestiva.

Contraindicaciones absolutas

  • Edemas linfodinámicos.
  • Neoplasias en curso (cáncer).
  • Infecciones agudas (heridas infectadas).
  • Flevitis, trombosis y tromboflebitis en curso.

 

Pide tu cita Online

Pide tu cita online
Sociedad médica/Privado
Política de privacidad
Menú