NoticiasPsicología
291

Síndrome del Burnout, cómo detectarlo y claves para prevenirlo

La Organización Mundial de la Salud (OMS), describe al síndrome del burnout como un agotamiento físico y mental debido al estrés crónico asociado al trabajo y al desempleo. Recientemente lo ha incluido por primera vez, dentro de las enfermedades mentales como trastorno mental.

Este síndrome del trabajador quemado se caracteriza por un deterioro emocional de la persona que lo padece. Al estar sometida a un estrés continuado en el trabajo, bien sea por una excesiva carga de trabajo o por un mal ambiente laboral, presión, relaciones difíciles, exceso de competitividad, incertidumbre respecto a su futuro en la empresa, etc.

Los datos nos dicen que, aproximadamente, un 10% de los trabajadores padecen de este síndrome. El cual, dependiendo del nivel de gravedad tiene fatales consecuencias para quien lo experimenta.

Factores de riesgo

Hay que tener en cuenta los siguientes factores de riesgo: tipo de organización que se da en el trabajo, si hay falta de autonomía,  falta de formación para desempeñar las tareas asignadas, mala gestión del tiempo, falta de personal, etc. Otro de los factores de riesgo serían las cualidades personales, y aunque no hay un tipo definido de características, se ha observado que las personas inseguras y dependientes, y las perfeccionistas o extremadamente autoexigentes, con un elevado sentido del compromiso y responsabilidad, tienen más probabilidad de sufrir este estrés por causas laborales.

Suele darse con más frecuencia en el tipo de trabajo que implica relaciones con terceras personas como, por ejemplo, medicina, enfermería y el mundo docente, aunque este síndrome, abarca cada vez más a todo tipo de profesiones.

Los principales síntomas o consecuencias son:

A nivel físico:

  • Agotamiento
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Taquicardia
  • Insomnio
  • Trastornos digestivos
  • Debilitación del sistema inmune

A nivel mental:

  • Baja autoestima
  • Estado de nerviosismo constante
  • Sentimientos de fracaso e impotencia
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad e impaciencia
  • Estado depresivo

A nivel de conducta:

  • Comportamiento agresivo
  • Bajo rendimiento y mayor número de errores
  • Absentismo laboral
  • Comunicación deficiente
  • Aislamiento social y deterioro de las relaciones personales
  • Adicciones

Claves para prevenir el síndrome del Burnout

Planificar las tareas

A nivel personal en cuanto a organización del trabajo nos puede ayudar el planificar bien las tareas y tener una buena gestión del tiempo, intentar simplificar nuestro día a día al máximo evitando comprometernos a múltiples actividades, inclusive fuera del trabajo, evitar en la medida de lo posible la multitarea.

Pedir ayuda

Es importante también el saber pedir ayuda cuando la necesitamos, utilizar los canales de comunicación en la empresa, como son el departamento de recursos humanos o el buzón de sugerencias, ya que una de las características de las personas que suelen sufrir de burnout es la elevada autoexigencia, sostenida muchas veces por la creencia “yo puedo solo” o “Pedir ayuda es de débiles”. No pasa nada por pedir ayuda cuando se necesita, aprender esto nos puede hacer la vida mucho más sencilla.

Actividad física

Realizar deporte es fundamental para equilibrar cuerpo y mente, cualquier actividad física puede ayudarnos tanto a prevenir como a mitigar los efectos del burnout.

Manejo de emociones

Aprender a regular nuestras emociones, prácticas como el mindfulness o el yoga nos aportan el equilibrio y la calma mental necesarias para hacer frente a los síntomas, previniendo su aparición, ya que si entrenamos a nuestra mente a estar atenta y enfocada en el momento presente, podremos manejar mucho mejor las situaciones de presión o estrés de nuestra vida diaria. Con meditar 10 minutos al día sería suficiente para lograr este equilibrio mental.

Estilo de vida saludable

Llevar una vida sana en cuanto a horarios de sueño y alimentación, evitando el consumo de sustancias nocivas como el tabaco o el alcohol, que a la larga dañan nuestro organismo y crean patrones adictivos y autodestructivos.

Conexión con la naturalezasíndrome del Burnout

Realizar más actividades al aire libre, está comprobado que el contacto con la naturaleza ayuda a reducir los síntomas de la depresión.

Respirar conscientemente

Aprender a respirar de forma adecuada ayuda a activar en nuestro cerebro zonas que están relacionadas con la capacidad de atención y la concentración.

Relacionarse

Mantener buenas relaciones interpersonales, abriéndonos a compartir emociones con las personas más allegadas a nosotros, elegir y dedicarnos momentos para el disfrute y el tiempo libre, aprendiendo a disfrutar de actividades sencillas como pasear, leer o contemplar una puesta de sol, buscar actividades que nos satisfagan y ayuden a desconectar del trabajo, la vida es mucho más que trabajar, hemos de aprender a sacarle todo el jugo a nuestra vida.

Bibliografía:

Manual Análisis de los Riesgos Psicosociales: Estrés y el Síndrome de Burnout. Formación para el Empleo. María de la Cruz Rubio

 

 

Etiquetas: dolor, fatiga., fisioterapia, Mindfulness, pilates, psicologia

Posts relacionados