Ejercicios y estiramientosFisioterapiaLesiones miembro inferiorLesiones miembro superiorMasajesNoticiasOsteopatíaPsicologíaTécnicas especialesVida sana y consejos
886

Síndrome de Sudeck (SDR) o síndrome regional doloroso complejo (SRDC): qué es y cómo tratarlo (DSR)

En este contenido, desde Fisiolution explicamos qué es el síndrome de Sudeck o también conocido como distrofia simpático refleja (DSR) o síndrome regional complejo (SRDC), y sus posibilidades de tratamiento.

Es una dolencia multisintomática y multisistémica que normalmente suele afectar a una o más extremidades, pero también puede afectar a cualquier parte del cuerpo.

Para entenderla mejor se describe como un daño a un nervio o a un tejido, por ejemplo, la fractura de un hueso, que no sigue un patrón de cicatrización normal.

Se produce una reacción errónea del organismo frente a un traumatismo, fractura, inmovilización o cirugía.

La aparición de la DSR/SRDC no parece estar relacionada con el daño recibido en la lesión.

Se produce por que el sistema nervioso simpático permanece alterado o hiperactivo después de la lesión. Se produce una reacción desproporcionada y mantenida en el tiempo, donde predominan las reacciones de destrucción de tejido frente a las reacciones de regeneración. El sistema simpático se dispara y no deja actuar al sistema parasimpático, y se produce una situación de destrucción de tejido continuada retrasando la curación de la lesión meses o en los peores casos incluso años.

Suele producirse cuando en la lesión se daña un nervio periférico por isquemia (falta de oxigeno). Al no recibir la información correcta la lesión no pasa a la fase regenerativa.

En etapas avanzadas el paciente puede sufrir problemas psicológicos y quedar invalidado por la enfermedad.

Existe SDRC de tipo I y tipo II:

  • SDRC Tipo I
  • Los síntomas aparecen después de la lesión normalmente un traumatismo.
  • Aparece dolor espontáneo con o sin alodinia (dolor que no se corresponde con la lesión).
  • Aparece un edema moderado o severo.
  • Excesiva sudoración y aparición de vello.
  • No existe lesión nerviosa.
  • Existen 3 estadios dentro de las tipo 1
    • Estadio I: en fase aguda y reversible. Gran vasodilatación, mucho dolor y desproporcionado a la lesión, aumento de la sudoración, temperatura y enrojecimiento. Crecimiento rápido de uñas y vello. Si se diagnostica rápido se evitará la progresión del síndrome. Tiene una duración de entre 3 semanas y 6 meses.
    • Estadio II: vasoconstricción, se aprecia una hiperactividad del sistema simpático, dolor quemante e hipersensibilidad al frio. Baja temperatura y más vello y uñas quebradizas. Se aprecian signos de osteoporosis. Tiene una duración de 3 a 6 meses.
    • Estadio III: El dolor varía en intensidad. Osteoporosis severa, atrofia muscular, contracturas, restricción de la movilidad. Puede durar meses o años.
  • SDRC Tipo II
    • Los síntomas aparecen tras una lesión nerviosa periférica.
    • Los síntomas no se limitan solamente al territorio del nervio afectado.
    • Gran cantidad de edema.
    • Sudoración y vello excesivos.

Fisiología Sistema nervioso

Sistema nervioso central o voluntario:

Dirige las acciones regidas a voluntad del individuo como levantar un objeto o lavarnos los dientes.

Sistema nervioso vegetativo o involuntario:

Sirve para realizar las acciones involuntarias del organismo como retirar la mano para no quemarnos. Este sistema se divide en dos:

  • SN simpático: Se encarga de la supervivencia del cuerpo, con reacciones de alarma y de huida. Es el sistema que primero actúa ante una lesión. Algunas hormonas son dependientes de este sistema como por ejemplo la adrenalina, noradrenalina, cortisol…
  • SN parasimpático: Se encarga de la regeneración tras una lesión, de regular el sueño o la energía. Se pone en marcha cuando cede la actividad el sistema simpático.

El sistema simpático domina sobre el parasimpático, ya que la supervivencia tiene más utilidad que el dormir, por ejemplo.

 

Causas del síndrome de Sudeck

El origen se piensa que se debe a una respuesta exagerada o anormal del sistema nervioso simpático. El sistema nervioso simpático queda anormalmente activado, produciendo sustancias que activan los nociceptores y perpetúan el dolor.

La causa más común son los traumatismos, con el 50% de los casos. Un 25% son de otro tipo de lesiones como por ejemplo una cirugía o una quemadura. El 25% restante son de origen desconocido. Dentro de las casusas conocidas las más frecuentes son:

  • Un dolor excesivo en el momento de la lesión por el daño e isquemia en el nervio.
  • Que la lesión coincida en el tiempo con situaciones de altas cargas emocionales o periodos de mucho estrés.
  • La inflamación es un proceso natural en la primera fase de curación de una lesión, el uso de analgésicos en esta fase puede bloquear el proceso de regeneración.
  • Una inmovilización durante mucho tiempo con una escayola, puede hacer que el cerebro reciba una información errónea generando una respuesta incorrecta.
  • Rehabilitaciones muy dolorosas, ya que mantienen en alarma al sistema nerviosos simpático.
  • Lesiones repetidas en la misma zona.
  • Alteraciones metabólicas.

Síntomas del síndrome de Sudeck

El síndrome de Sudeck es una alteración neurovegetativa relativamente fácil de diagnosticar si conocemos bien la fisiología de las lesiones. Cuando se salen de su curso natural es posible que sea por este trastorno.

Se caracteriza principalmente por un dolor en la zona regional de la lesión con predominio distal.

Los principales síntomas que aparecen en el SDRC son:

  • Dolor: presencia de dolor con una intensidad desproporcionada a la magnitud del daño. El tipo de dolor se describe como constante, profundo, quemante y severo. Cualquier estimulación que se realice es percibida como dolor, por ejemplo, el roce de la ropa con la piel y en casos extremos incluso el roce del viento.
  • Movilidad alterada: se presenta una reducción de la movilidad. Limitación a realizar cualquier movimiento, ya que el movimiento produce dolor. La disminución de dolor puede provocar atrofia muscular. También pueden aparecer temblores o movimientos involuntarios.
  • Cambios en la piel: puede aparecer brillante, con cambios en la coloración y temperatura, sudoración. Crecimiento de uñas más rápido de lo normal y quebradizas.
  • Hinchazón: En muchos casos hay inflamación en la región dolorosa. Si aparece solo en la piel es casi seguro que es SDRC. Pero hay que descartar que el origen no sea de un vendaje previo.
  • Cambios óseos: por radiografía se puede mostrar un desgaste óseo (osteoporosis).
  • Propagación de síntomas: al inicio los síntomas se localizan en el lugar de la lesión, pero a medida que el tiempo pasa tanto el dolor como la sintomatología empiezan a aparecer de manera difusa. Pueden propagarse de manera ascendente por la extremidad y en algunos casos propagarse a la extremidad opuesta.

La duración del síndrome SRDC varia mucho, en algunos casos los síntomas se perpetúan incluso durante dos años y en casos más extremos es indefinido. En algunos pacientes existen periodos de remisión que pueden durar semanas, meses o años.

 

Diagnóstico del síndrome de Sudeck

No existe una prueba especifica para el diagnostico de SRDC, por lo tanto, la forma de tratarlo es documentar y evaluar todos los síntomas y signos que aparezcan durante el proceso de recuperación con el fin de establecer un diagnostico. Descartando otros trastornos que puedan parecerse como una patología venosa obstructiva o un cáncer que afecte a los ganglios linfáticos.

Es muy importante diagnosticarla en sus etapas tempranas ya que puede expandirse al resto del miembro afectado y al resto de extremidades.

Por lo tanto, se pueden hacer ciertas pruebas complementarias para diagnosticar esos síntomas que aparecen como, por ejemplo:

  • Radiografía, para observar si aparece osteoporosis.
  • RNM, para el diagnostico precoz de síntomas.
  • Análisis de laboratorio, para encontrar esas sustancias que pueden producir el SDRC como la hipertriglicerdemia o hiperuricemia.

Tratamiento del síndrome de Sudeck

Al ser una enfermedad neurovegetativa el tratamiento se centrará principalmente en dolor y conseguir el reconocimiento de la lesión para que se active la fase de regeneración.

En el síndrome de Sudeck el principal trastorno se produce a nivel medular, por lo tanto, los tratamientos a nivel central serán los más indicados. Por ejemplo, en un trastorno que aparezca en el pie deberíamos tratar la región lumbar ya que en L4-L5 son las áreas que se corresponden con el pie.

Tratamiento farmacológico estaría indicado principalmente para tratar el dolor, la inflamación o dolores espontáneos punzantes, entre otros.

También el uso de Vitamina D3 y calcio para los huesos, vitamina B6 y magnesio para el dolor.

Para evitar la discapacidad asociada al dolor y la limitación de movilidad asociada se requiere de un tratamiento individualizado y multidisciplinar.

  • Médico y farmacológico.
  • Psicología, en los casos más severos puede estar recomendado la administración de antidepresivos. Recibiendo tanto el paciente como los familiares información sobre la patología y como afrontarla.

Tratamiento de fisioterapia para el SDRC

Si el diagnóstico se realiza de manera temprana la fisioterapia estaría indicada para paliar el dolor crónico y las alteraciones de movimiento que ocasiona este síndrome.

Ya que lo más ideal es la prevención del SDRC.

Una de las principales funciones de un fisioterapeuta ante esta patología es la de motivar al paciente para que movilice el miembro afectado, siempre y cuando estas movilizaciones no afecten al área lesionada.

Es de vital importancia estar muy atento a la progresión de los signos y síntomas para ver la evolución de la patología y evitar que se prolongue en el tiempo.

El tratamiento en fisioterapia independientemente del tipo de SDRC que se presente, ya sea Tipo I o Tipo II seguirá el siguiente patrón:

  • Disminuir el dolor, se pueden utilizar herramientas como el TENS, o electroterapia.
  • Disminuir la inflamación, es recomendable el uso de electroterapia para tratar la inflamación como la diatermia.
  • Aumento de la movilidad, es necesario recuperar los rangos articulares y la movilidad de tendones y nervios. Es necesario que el paciente normalice y utilice el miembro afectado.
  • Mejorar el tono y la fuerza del musculo, con una correcta pauta de ejercicios.
  • Aumento de la circulación sanguínea, el ejercicio ayuda a este proceso.
  • Desensibilización de la zona afectada.
  • Control del estrés, puede ser necesario tratamiento psicológico.
  • Educación del paciente.

Precauciones en el tratamiento

Se debe tener precaución al tocar áreas sensibles, es recomendable mantener el contacto continuo para evitar la irritación por contacto en el área sensible. Ya que las manipulaciones, estiramientos que causen dolor exacerban los síntomas del paciente que presenta hipersensibilidad.

Los ejercicios deben ser activos pero moderados. En periodos cortos, pero durante todo el día, por ejemplo, cada dos o cuatro horas.

Hay que tener especial cuidado en la pauta de ejercicios que se prescriben, ya que ejercicios resistidos o estiramientos fuertes pueden causar un daño a los huesos si presentan osteoporosis.

Es muy importante respetar los umbrales dolorosos de cada paciente. No producir mucho dolor con masajes, movilizaciones o actividades.

Si se realiza un vendaje compresivo cuidado con las presiones del propio vendaje.

Introducir movimientos de la vida diaria para que el paciente integre la zona afectada en su rutina. Por ejemplo, si es el pie aumentando la carga progresivamente con la ayuda de muletas o un bastón. Si fuera la mano tareas como peinarse o cepillarse los dientes.

Bibliografía

  1. ARRABAL, Inmaculada Sanz. Síndrome de dolor regional complejo (SDRC) o enfermedad de Südeck. REDUCA (Enfermería, Fisioterapia y Podología), 2016, vol. 8, no 3.
  2. FERRER GÓMEZ, José Francisco, et al. Eficacia de la fisioterapia en el paciente adulto con el síndrome doloroso regional complejo. 2019.
  3. VIDAL SANTOS, Luis, et al. Eficacia de la imaginería motora graduada en el síndrome de dolor regional complejo (SDRC) o Síndrome de Sudeck. Revisión Bibliográfica. 2016.
  4. FITO GARCÍA, Esther; SERRANO DEVÍS, Paco; VALERO SÁNCHEZ, Marta. SÍNDROME DE SUDECK. Ciberrevista Enfermeriadeurgencias. com, 2020, no 65.
  5. Gámez, MA Vázquez, and JE Vázquez Gámez. “Beneficios de la Fisioterapia en el síndrome de Sudeck.” Cuestiones de fisioterapia: revista universitaria de información e investigación en Fisioterapia5 (1997): 33-38.
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Posts relacionados

Menú