Lesiones miembro inferiorNoticiasVida sana y consejos

Tratamiento de fracturas de cadera y prótesis de cadera

Una fractura de cadera es una lesión grave, con complicaciones que pueden poner en peligro la vida. El riesgo de fractura de cadera aumenta con la edad. Las personas mayores corren un mayor riesgo de fracturarse la cadera porque los huesos tienden a debilitarse con la edad (osteoporosis). Tomar muchos medicamentos, la mala visión y los problemas de equilibrio también hacen que las personas mayores tengan más probabilidades de tropezar y caerse, una de las causas más comunes de fractura de cadera.

Una fractura de cadera casi siempre requiere una reparación o un reemplazo quirúrgico, seguido de fisioterapia. Tomar medidas para mantener la densidad ósea y evitar caídas puede ayudar a prevenir una fractura de cadera.

Tratamiento de fracturas de cadera

¿Cuáles son los síntomas de las fracturas de cadera?

  • Incapacidad para moverse inmediatamente después de una caída
  • Dolor fuerte en la cadera o en la ingle
  • Incapacidad para cargar peso sobre la pierna del lado de la cadera lesionada
  • Rigidez, hematomas e hinchazón en la zona de la cadera y alrededor de ella
  • Pierna más corta del lado de la cadera lesionada
  • Giro hacia afuera de la pierna del lado de la cadera lesionada

¿Por qué se producen las fracturas de cadera?

La edad

La densidad ósea y la masa muscular tienden a disminuir con la edad. Las personas mayores también pueden tener problemas de visión y equilibrio, lo que puede aumentar el riesgo de sufrir caídas.

El sexo

Alrededor del 70 % de las fracturas de cadera se producen en mujeres. Las mujeres pierden la densidad ósea con mayor rapidez que los hombres; en parte, esto ocurre porque la disminución de los niveles de estrógenos que se produce en la menopausia acelera la pérdida ósea.

Trastornos médicos crónicos

Los trastornos endocrinos, como la tiroides hiperactiva, pueden provocar fragilidad en los huesos. Los intestinales, que pueden reducir la absorción de la vitamina D y el calcio, también pueden provocar debilidad en los huesos y fractura de cadera. Los trastornos médicos que afectan el cerebro y el sistema nervioso. Como el deterioro cognitivo, la demencia, la enfermedad de Parkinson, los accidentes cerebrovasculares y la neuropatía periférica; también aumentan el riesgo de sufrir caídas.

Algunos medicamentos

Algunos medicamentos con cortisona, pueden debilitar los huesos si los tomas durante un tiempo prolongado. Determinados medicamentos o combinaciones de medicamentos pueden hacerte sentir mareado y más propenso a las caídas. Los medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central, como los medicamentos para dormir, los antipsicóticos o los sedantes, incluidas las benzodiazepinas, son los más asociados con las caídas.

Problemas nutricionales

La falta de calcio y de vitamina D en la alimentación cuando eres joven disminuye el pico de masa ósea y aumenta el riesgo de sufrir fracturas en las etapas posteriores de la vida. Los trastornos alimenticios graves, como la anorexia nerviosa y la bulimia, pueden dañar la estructura ósea, ya que privan al organismo de los nutrientes esenciales que son necesarios para el fortalecimiento de los huesos.

artrosis cadera
artrosis cadera

Falta de actividad física

Los ejercicios que implican soportar peso, como caminar, ayudan a fortalecer los huesos y los músculos, lo que reduce la posibilidad de sufrir caídas y fracturas. Si no practicas ejercicios que impliquen soportar peso con frecuencia, puedes tener una menor densidad ósea y huesos más débiles.

Consumo de tabaco o alcohol

Ambas situaciones pueden interferir en los procesos normales de fortalecimiento y mantenimiento de los huesos, lo que genera una pérdida ósea.

Tratamiento de las fracturas de cadera y prótesis de cadera

En Fisiolution trabajaremos desde los primeros días (6-7 días) después de la intervención para así prevenir complicaciones post-operatorias.

Todos los ejercicios los realizaremos dentro de la comodidad del paciente. Éstos irán encaminados inicialmente a:

  • Trabajar la musculatura de alrededor de la cadera mediante ejercicios isométricos (Consiste en aumentar la tensión muscular sin provocar variantes en la elongación del músculo). Insistiremos en cuádriceps para dar estabilidad a la rodilla y en glúteo mayor para dar estabilidad a la pelvis en la marcha.
  • Movilizaremos suavemente el miembro afecto.
  • Trabajaremos también las partes del cuerpo no operadas, la otra pierna y el tren superior, si mantenemos fuertes estas partes, la marcha del paciente será mejor.

Cuando empecemos la carga progresiva trabajaremos:

  • La movilización activa de rodilla, tobillo y pie de la pierna operada.
  • Tonificamos el tronco para evitar caídas y ayudar en la marcha.
  • Tratamiento de la cicatriz para evitar adherencias.
  • Si hubiese edema: posición elevada de la zona, drenaje linfático manual…
  • Si hubiese dolor: TENS, frio, calor, AINES…

A partir de la 4-6 semana podríamos lograr una flexión activa de cadera de 80º, 90º grados y trabajar ejercicios de resistencia un poco mas alta. No antes para así dar tiempo a que sanen los músculos de la cadera.

Cosas que debemos tener en cuenta

  • Evitar cruzar las piernas PROHIBIDÍSIMO.
  • Prevenir complicaciones vasculares, ejercicios activos de tobillo (ejercicios de bombeo) para reducir el riesgo de trombosis venosa profunda y pulmonar (ejercicios de respiración profunda).
  • Prohibir la sedestación prolongada (No más de 3 horas seguidas)
  • Hay que animar a caminar, pero sin retirar ayudas.
  • Nutrición (evitar coger peso) e hidratación (beber agua continuamente) apropiada.
  • Medidas para evitar caídas (Suelos antiderrapantes, iluminación adecuada…).

 

Referencias

  1. Foster KW. Hip fractures in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 5, 2018.
  2. Marx JA, et al. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2014. Accessed Dec. 30, 2014.
  3. Hip fracture. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  4. Ferri FF. Ferri’s Clinical Advisor 2015: 5 Books in 1. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 30, 2014.
  5. Reeve J, et al. The fragile elderly hip: Mechanisms associated with age-related strength and toughness. Bone. 2014;61:138.
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Posts relacionados

Menú