FisioterapiaNoticiasTécnicas especiales
393

Puntos prácticos para las cefaleas: explicamos la digitopuntura

Abordamos la digipuntura, pero antes queremos explicar qué es realmente una cefalea. Cuando hablamos de cefaleas hablamos de dolores de cabeza recurrentes. Son uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso. Son trastornos primarios dolorosos e incapacitantes. Con lo cual, duelen e impiden hacer una vida normal, y suelen ser recurrentes.

El término cefalea (del latín cabeza) hace referencia a los dolores y molestias localizadas en cualquier parte de la cabeza, en las estructuras que lo unen a la base del cráneo, los músculos y vasos sanguíneos que rodean el cuero cabelludo, cara y cuello.​

La cefalea es un síntoma muy frecuente. Se estima que, en los países occidentales, lo presenta al menos una vez al año el 50% de la población. Sí, has leído bien, el 50. Así que lo normal es que conozcas a alguien que  las padezca o que seas tú mismo el que las tiene.

Se puede dar en forma de racimo, en una parte de la cabeza, en las sienes. De muchas maneras como he explicado en otro de mis artículos.

En este artículo nos vamos a centrar en lo práctico: El tratamiento.

Tratamiento para las cefaleas

El tratamiento que podemos hacer en casa será mediante masaje de digitopuntura o acupresión.

Como bien dice la palabra: Dígito de dedo, y puntura, de punto. Con los dedos vamos a aplicar presión en zonas determinadas que no sólo afectaran a la zona sino al recorrido del canal que le corresponde. Y esto es lo más interesante, y sin duda, lo más importante.

¿Cómo vamos a trabajar las cefaleas?

  • Trabajar en pie y cabeza.
  • Zona afectada local y zona distal.

De esta forma trabajamos con la técnica de espejo: Puntos reflejo en el cuerpo que tratan zonas distales de la zona dolorida para no causar más dolor aún del que ya tenemos.

Esta técnica, también utilizada en fisioterapia de neuroreahabilitación, se basa en las relaciones semejantes entre las estructuras (huesos, tendones, músculos, etc.), funciones, movimientos y características similares  de las extremidades.

En definitiva queremos aliviar y relajar esa tensión, dispersando la resistencia en la zona y movilizando también la sangre. 

¿Cuál es el origen de los puntos que trabajamos? ¿Por qué trabajamos estos puntos?

Lo más importante al trabajar un punto de digitopresión no es únicamente este punto, sino la relación que establece con los demás puntos y el área de influencia que tiene.

Para el área de la cabeza vamos a trabajar puntos de los canales que pasan por la cabeza y que estén relacionados con las tensiones (de ahí el nombre de cefalea tensional por ejemplo) que afecten a todas las zonas periféricas del cuello, trapecio, cabeza.

La cabeza es el sitio de confluencia de todos los canales superficiales yang (mal traducido como masculino, hace referencia a órganos asociados con actividad) del cuerpo. Los canales yin llegan también a ella internamente o a través de los canales divergentes.

La cabeza es el área de mayor potencial energético en cuanto a flujo de Qi (Qi traducido como actividad energética del cuerpo).

Los canales yang más frecuentemente afectados cuando hay cefalea son Vejiga y Vesícula Biliar, mientras que los yin son Hígado y Riñón.

La cabeza es el área de mayor potencial energético en cuanto a flujo de Qi y, por lo tanto, es más propensa a albergar los excesos de energía de características yang, que asciende como yang de Hígado, Fuego de Hígado, Viento de Hígado, Fuego de Corazón (tipos de afecciones que se dan en la acupuntura referidas a dolores de cabeza según el estudio a los pacientes).

Los canales yang más frecuentemente afectados cuando hay cefalea son Vejiga y Vesícula Biliar, mientras que los yin son Hígado y Riñón.

Puntos:

H3 “Asalto Supremo” o Tai Chong

Punto perteneciente al canal del hígado que tiene 14 puntos y que su final está en la zona del hígado.

Trabajaremos el canal del hígado para evitar tensiones del cuerpo que llevan a un ataque de cefalea, o cómo nosotros en acupuntura decimos: un ataque de viento interno.

¿Has visto lo que sucede en la naturaleza con el viento?

¿Y cómo este se levanta en primavera y mueve todos los árboles?  A nosotros nos sucede algo así en el cuerpo. Si nuestro hígado que filtra, y que está asociado a la emoción de la ira, y la frustración, no está filtrando bien esas emociones, es decir si en tu vida diaria no te muestras como eres, aguantas más de lo necesario, estás tapando cosas, estás callando y eso puede salir de forma interna con contracturas en los trapecios, dolores de cuello y claro, dolores de cabeza.

Ojo, no estamos diciendo que sea sólo esa razón sino que esa situación puede llevarte a eso. Al igual que forzar a nivel muscular y no estirar bien los tendones y ligamentos y estar agarrotado a nivel físico y emocional. Porque no somos solamente un cuerpo. Ese cuerpo tiene emociones, hormonas y movimientos.

Puede suceder que tú dolor de cabeza venga de forma premenstrual, lo cual sucede bastante y en estos casos hay un factor sanguíneo y de filtrado que no se está trabajando bien y este punto te puede ayudar mucho. Recuerda que el hígado hace una función de desintoxicar el organismo.

Es importante señalar que el hígado es en el encargado de:

  • Digerir los alimentos: extrae los nutrientes esenciales para la digestión, como carbohidratos, lípidos y proteínas, secretando bilis.
  • Almacenar energía en forma de azúcar para que el organismo pueda utilizarla.
  • Eliminar sustancias tóxicas: filtra y elimina las toxinas provenientes de lo que consumimos, por ejemplo, alcohol y medicamentos.

Nuestro punto especial para las cefaleas lo que hará será proteger el Hígado para todos los trastornos hepáticos. Acción fundamental es impedir que se produzca un ataque “de viento o de fuego/calor” interno como hemos comentado anteriormente lo que afectaría a nuestro canales de los costados que tienen influencia por el hígado y la bilis a través de la sangre y la tensión de los tendones del cuello.

LOCALIZACIÓN:

Para estimularlos y aliviar el dolor de cabeza, ejerce cierta fuerza sobre la zona que hay entre el dedo gordo del pie y el segundo dedo.

CÓMO:

Debes utilizar tu dedo pulgar (de la mano) y presionar en la parte superior del pie (empeine) durante dos minutos a cuatro minutos. Otra opción para aliviar el dolor de cabeza y el estrés con acupresión es presionar la parte inferior (arco). De nuevo se presiona 30 segundos y se hace en ambos pies.

FUNCIÓN:

Para ayudar a prevenir espasmos, contracturas y calambres musculares por lo que ayuda a dolores de cabeza. También es un punto que tranquiliza a la persona con tensión nerviosa y estrés.

PUNTO 20 DE DU MAI. BAI HUI O CIEN REUNIONES.

Aquí realizaremos acupresión en la base del cráneo. Nuestro punto de referencia es el 20DM (Du Mai), sin embargo trabajaremos 4 puntos del cráneo para ayudar a mejorar la función de este último.

“Cien Reuniones o 20 DM”, el nombre ya nos habla de la importancia de este punto.

El meridiano de Du Mai nutre el cerebro y la médula, con lo que refuerza la energía defensiva del cuerpo (para nosotros llamada ying  renal) .

Regula los excesos de los meridianos Yang, que como hemos visto afectan a la cabeza. Refuerza la espalda y la energía defensiva a nivel de la capa superficial del cuerpo (Tai Yang).

Zonas de influencia: Espalda, columna, dorso del cuello y cabeza.

LOCALIZACIÓN:

Se puede encontrar también siguiendo la línea que une las puntas de las orejas, donde se encuentra con la línea media. Delante de la fontanela posterior.

FUNCIÓN:

Reunión con meridiano de Hígado, meridiano de Vesícula Biliar, meridiano de Vejiga, el divergente de Triple Recalentador y tendinomuscular de Vesícula Biliar.

Estos puntos sirven para aliviar los dolores de cabeza repetitivos. Para ello, se deben poner los dedos índices en la base del cráneo y separarlos una pulgada hacia los lados hasta sentir la depresión en esta área. Se debe aplicar presión en estos dos puntos y masajear suavemente durante dos minutos.

Estos puntos se deberían aplicar por la mañana y por la noche, incluso por la tarde o mediodía. Es decir son puntos que nos ayudarán y se pueden utilizar en cualquier momento del día. Nos aliviaran si tenemos algo de ansiedad y servirán también para centrarnos en lo que estemos realizando, por lo tanto es mejor hacerlo sin que tengamos dolor aunque también sirvan para ello.

PUNTO VB 20

NOMBRE: Feng Chi o Estanque de Viento.

Ya hemos hablado de la importancia del viento, o los golpes que produce esta indicación a través del cuerpo.

Pertenecen al canal relacionado con la vesícula biliar:

El recorrido del canal de la vesícula biliar comienza en la cabeza y se coloca a los lados de la parte superior recorriendo hasta la zona occipital, en un recorrido de ida y vuelta pasando con dos líneas a cada lado.

Hígado y vesícula biliar se alteran por algunos alimentos como el chocolate, el café, lácteos, naranjas y mandarinas, embutidos y carne roja; y por factores emocionales como el estrés en general, la crispación, la ira y la amargura de forma más particular. Por tanto, si la cefalea tensional es esporádica puede tratar de aliviarse con analgésicos y antiinflamatorios que frecuentemente son poco eficaces y que perjudican aún más al hígado y a la vesícula biliar, favoreciendo que cada vez haya más dolores de cabeza.

La vesícula biliar (yang), así como el hígado (yin), se puede ver afectada por factores emocionales como el estrés, la ira contenida, y la amargura, y a nivel nutritivo los alimentos que más afectan en principio, (cada caso es totalmente distinto y tiene que estudiarse en consulta) son el chocolate, los lácteos, los embutidos, y la carne roja y los excitantes. Estos hacen trabajar más al estómago y afectan a la secreción de bilis y pueden generar alteraciones. Normalmente si la cefalea esporádica trataremos de aliviarnos con antiinflamatorios y analgésicos que normalmente no serán muy eficaces a largo plazo ya que perjudican más al hígado y a la vesícula biliar, y pueden provocar que estos dolores no sólo se quiten sino que aumenten su frecuencia a medio plazo.

Por tanto, el tratamiento más conveniente sería el de mejorar la función hepático-biliar a manos de un profesional de acupuntura titulado y ayudado por sus recomendaciones de alimentación o por plantas específicas (fitorepia) si lo considera oportuno el profesional.

No es menos importante señalar que la vesícula biliar, es la encargada de dar elasticidad a los tendones y ligamentos.

LOCALIZACIÓN:

Bilateral. Suelen ser sensibles a la palpación, al tacto.

Se encuentran en la base de cada hueso occipital.

FUNCIÓN:
  • Dolores de cabeza.
  • Rigidez de cuello.
  • Tortícolis.
  • Visión borrosa.
  • Mareos y vértigo.
  • Visión borrosa. Disminución de la visión nocturna.
  • Beneficia también los ojos y oídos. 

Acompañando al punto 20 VB vamos a apuntalar la zona sub-occipital  para mejorar el efecto del punto anterior y liberar la tensión de toda la zona.

LOCALIZACIÓN Y MODO

Con la cabeza un poco extendida, se debe deslizar el índice y el dedo corazón hacia la parte posterior llegando hasta al punto medio con pequeñas rotaciones utilizando los dedos por espacio de tres minutos con mediana presión varias veces al día.

Para terminar tamborilear la zona justo debajo del occipital INDICADO para

  • Liberar la tensión y las cargas.
  • Sensación de calma y bienestar.

Recordar que estos puntos están en el video de acupuntura para dolores de cabeza y que deben aplicarse todos los días unos 2 a 4 minutos y de forma continuada para ir notando sus efectos, si a pesar de ello no notas mejora te animo a que acudas a consulta donde veremos tu caso de forma personal y te ayudaremos con acupuntura y consejos así como todo lo que esté en nuestras manos para hacerte la vida mejor y más fácil.

Bibliografía

GALLART-ESQUERDO, DR.A. Anales de Medicina. “Jaqueca abdominal”

Organización Mundial de la Salud. Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023.

E.R. Secor, M.J. Markow, J. Mackenzie, R.S. Thrall.

Implementation of outcome measures in a complementary and alternative medicine clinic: evidence of decreased pain and improved quality of life.

  1. Alter Complement Med., 10 (2004), pp. 506-513
Etiquetas: ,

Posts relacionados

Menú