Fisioterapia infantilNoticias
2,492

¿Por qué mi hijo no gatea?

El gateo es un paso del desarrollo motor del bebé muy importante, pero no imprescindible. En general, los niños empiezan a desplazarse de esta manera entre los 8 y los 11 meses. Algunos bebés se saltan esta fase y se ponen de pie directamente para dar los primeros pasos. Si es tu caso, es probable que también te preguntes ¿por qué mi hijo no gatea? Pero esto no quiere decir que los niños que no gatean empiecen a andar antes.

Aunque el gateo no es una adquisición indispensable, sí es verdad que aporta muchos beneficios para etapas posteriores de su desarrollo:

– aporta al bebé una mayor conciencia de su cuerpo

– facilita la conexión entre ambos hemisferios cerebrales

– fortalece el eje de los hombros y las caderas, fortaleciendo los músculos que luego le ayudarán a mantenerse de pie y empezar a andar.

– estimulan el sentido del tacto continuamente pasando por diferentes superficies (suelo frío, caliente, alfombras, obstáculos)

– aprender a entender las distancias, la fuerza de la gravedad, y el mundo tridimensional que tienen a su alrededor.

– cuando empiezan a andar, son más hábiles poniendo las manos cuando se van a caer. Y el mismo gesto lo hacen a la hora de levantarse.

– les da seguridad para alcanzar sus objetivos y les aporta autonomía. De esta forma empiezan a tomar sus primeras decisiones de a dónde ir o a dónde no ir, separándose de sus padres, acercándose a ellos…

¿Qué puedo hacer para ayudarle a gatear?

Cómo ya hemos dicho, no gatear no es síntoma de que a tu hijo le pase algo. Pero sí que hay cosas que debemos evitar y que podemos hacer para ayudarle a conseguir este hito motor.

Ejercicios para estimular el gateo de tu bebé

– Lo primordial para estimular al bebé a gatear es PONERLE EN SUELO, y si es posible, ponerte en el suelo con él. De esa manera, si no está acostumbrado, no se siente solo en un medio en el que no sabe manejarse.

– Intentar no ponerle de pie cuando aún no está preparado. A los bebés que se les estimula mucho a estar de pie. Esto hace que el bebé muestre mucho más interés en desplazarse de esa manera y ningún interés en desplazarse a cuatro patas, donde tienen que fijar su atención más en el suelo que en todo lo que les rodea.

– Evita los andadores, por lo mismo que hemos explicado en el punto anterior.

– Cuándo juegues con él en el suelo, colócale sentado o tumbado boca abajo con varios juguetes alrededor, unos más cerca y otros más lejos, para que desarrolle su interés en querer alcanzarlos y de esta manera, la necesidad de desplazarse.

Y si después de aplicar estos consejos tu hijo no muestra ningún interés en desplazarse a cuanto patas, no hay que preocuparse. El desarrollo psicomotor también está marcado por el carácter del niño. Es probable que prefiera directamente ponerse de pie y dar sus primeros pasos, y no pasa nada. Lo único que va a ocurrir es que los beneficios aportados por el gateo, él los adquiera más adelante.

Ante cualquier duda sobre el desarrollo psicomotor de su hijo consulte a su pediatra o fisioterapeuta infantil. Ellos le ayudarán estimularle de la mejor manera posible según sus necesidades.

Posts relacionados