FisioterapiaLesiones miembro inferiorNoticiasRehabilitaciónSociedades médicasTécnicas especiales
9,371

¿Qué son los meniscos de la rodilla y cuáles son sus lesiones?

Los meniscos son estructuras fibrocartilaginosas que se encuentran situados en la rodilla, especialmente entre la superficie tibial y el fémur. Su función es la de ayudar a soportar las cargas de nuestro cuerpo sobre la articulación de la rodilla, que es una de las que más sufren de todo el cuerpo. Además, permite la movilidad sobre dicha articulación.

En la rodilla, tenemos dos meniscos, el interno y el externo. Por prevalencia de casi un 80% el que más se lesiona es el menisco interno, sobre todo su cuerno posterior, debido a que está más “encajonado” dentro de la articulación y por lo tanto sufre más.

¿Qué función tienen los meniscos?

  • Transmisión de cargas, pudiendo reducir la carga entre un 50% de la carga en extensión y hasta un 85% de carga en movimientos de flexión de rodilla.
  • Absorción de choques, al caminar o al impacto en general. Deportes como el pádel, baloncesto o corredores.
  • Dan estabilidad articular, fundamentalmente esta estabilidad la dan los ligamentos, pero tanto la musculatura de la rodilla, cuádriceps e isquiotibiales los meniscos pueden contribuir a la estabilización.

Las causas por las que se puede afectar un menisco son muy diversas:

  1. Deportiva: una torsión (tanto por sobreuso como un movimiento forzado) sobre la rodilla nos puede producir una afectación de los meniscos. Ejemplo: fútbol, esquí…

Torsión de rodilla sin estar haciendo ninguna práctica deportiva.

  1. Problema de pie o pisada: el pie influye mucho sobre la rodilla, por lo que si hay algún mal apoyo en el pie, toda la carga la sufrirá la rodilla. Una pisada pronadora puede afectar a la distribución de cargas. Por lo que, desde Fisiolution, te recomendamos un estudio de la pisada, para poder solucionar el problema antes de que surja una afectación del menisco.
  2. Anatómica: una anatomía en varo o valgo las cargas de peso no están bien distribuidas por lo que puede hacer que el menisco se comprima más de la cuenta, comprimiendo dicho menisco contra la tibia.
  3. En personas mayores, también puede ser debida a una degeneración meniscal, por lo que, cualquier movimiento más sencillo, como levantarse de cuclillas, nos puede producir la rotura.

Los síntomas que nos encontraremos serán:

  • Dolor: dependiendo del grado de afectación o de rotura tendremos más o menos dolor a lo largo de la interlínea articular.
  • Inflamación. Más o menos según cuanto se halla afectado.
  • Bloqueo articular: no vamos a poder extender completamente la rodilla en algunas ocasiones. El grado de bloqueo también dependerá del grado de afectación que tengamos.
  • Ruido o chasquido al realizar la flexión y extensión de rodilla
  • Inestabilidad: podemos notar que la rodilla “se nos va”.
  • Degeneración del cartílago: cuando tenemos un menisco roto, las superficies articulares “chocarán” y se producirá un desgaste del cartílago de la articulación.

Meniscos de la rodilla: Tratamiento

En caso de una inflamación meniscal sin rotura, utilizaremos una terapia analgésica y antiinflamatoria:

  • Terapia antiinflamatoria:

    • Diatermia resistiva para profunda sobre los menisco y la cápsula articular.
    • Ultrasonidos
    • Onda corta
    • Microonda
    • TENS
    • Crioterapia en una primera fase
    • Tratamiento médico: AINEs
  • Terapia analgésica:

    • Movilizaciones articulares Maitland y Mulligan para modular el dolor
    • Técnicas manuales como masoterapia, movilizaciones, estiramientos, osteopatía
    • Punción seca para desactivar puntos gatillos activos.
    • Ejercicios isométricos de rodilla (cuádriceps e isquiotibiales)

Cuando esa inflamación haya disminuido y el dolor se haya reducido, empezaremos a potenciar toda la musculatura de la rodilla para que tenga más estabilidad y tenga que soportar menos carga y de manera más repartida, añadiendo ejercicios de glúteos, gemelos.

Rotura meniscal sin operación quirúrgica:

El tratamiento es el mismo que en el caso anterior, sólo que los tiempos de recuperación son más largos y será necesaria una mayor potenciación del cuádriceps.

  • El objetivo del tratamiento es el mismo que en el caso anterior, bajar la inflamación y dolor, y, en la medida de lo posible, según el grado de afectación que tengamos y de la edad y actividad diaria de cada paciente, evitar el paso por el quirófano, en caso que este último paso sea inevitable, el tratamiento nos servirá para que la recuperación post-quirúrgica sea mucho más rápida.

Por último, si hemos tenido una rotura de menisco y hemos pasado por el quirófano. El tratamiento consistirá en un primer momento en bajar la inflamación y el dolor.

  • Movilizaciones pasivas para comenzar a ganar rango articular.
  • Drenaje linfático, para eliminar edema producido por la cirugía.
  • Electroterapia: Diatermia, Ultrasonido, onda  corta, TENS, microonda, magnetoterapia.
  • Equilibramos también la musculatura: cuádriceps, isquiotibiales, gemelos.
  • Ejercicio terapéutico desde el primer momento, con ejercicios sin dolor.
  • Bicicleta
  • Propiocepción en planos inestables
  • Nos ayudaremos también de osteopatía para solucionar las disfunciones  que nos hayan podido surgir y, iremos ganando movilidad en nuestra rodilla a través de movilizaciones. Y, por supuesto, potenciaremos nuestro cuádriceps y realizaremos ejercicios de propiocepción.

Rotura meniscal con operación quirúrgica:

Cosas a tener en cuenta después del tratamiento fisioterápico debido a la cirugía:

  • Un aspecto muy interesante, sería combinar el tratamiento fisioterapéutico con un Estudio de la pisada y plantillasYa que la ecualización de la pisada hará que la rodilla tenga más equilibrio, degenere menos y consuma menos energía al moverse.
  • Readaptación deportiva
  • Bajar peso, en caso de haber cogido esos kilitos durante el paro de la cirugía, recuerda que la rodilla transfiere todo tu peso, si le quitamos unos kilos de más, la rodilla lo agradecerá.

En cualquiera de los tres casos, la rehabilitación es fundamental y en Fisiolution te ayudaremos a recuperarte de tu problema para que puedas volver a realizar tu vida diaria, sin problemas, de la manera más rápida posible.

Bibliografía

Álvarez López, A., García Lorenzo, Y., Ortega González, C., & Guillen de la Rosa, R. (2012). Lesiones de menisco en pacientes con osteoartritis de la rodilla. Revista Archivo Médico de Camagüey16(3), 343-352

Etiquetas: , , ,

Posts relacionados

Menú