FisioterapiaLesiones de espaldaNoticias

¿Qué es la rectificación lumbar? Diagnóstico, prevención y tratamiento

Para hablar de la rectificación lumbar debemos comprender primero la anatomía humana, es decir, sus curvas fisiológicas dentro del sistema musculoesquelético (las curvas normales de nuestro cuerpo) que nos sostiene.

Veamos un poco de anatomía. En relación con la anatomía del raquis es conveniente destacar y saber cierta información, como por ejemplo:

La palabra raquis lumbar deriva del griego pero significa lo mismo que columna lumbar, es un conjunto de huesos, cartílagos, musculatura y nervios que actúa como un eje en el sector axial, al igual que en todos los animales vertebrados.

El raquis lumbar es un sistema compuesto por elementos activos y pasivos, rígidos que serían las vértebras y los elementos elásticos que son los discos que se sitúan entre estos.

Esta estructura tiene tres funciones principales:

  • Dotar de rigidez para soportar las cargas que se producen de manera axial.
  • Proteger el sistema nervioso central (la medula espinal acaba en L1 después ya son solo raíces nerviosas (filum terminale)
  • Darnos una adecuada movilidad y flexibilidad para los movimientos de nuestra columna vertebral.

Este raquis consta de 5 vértebras lumbares, que se nombran desde L1 a L5, estas son más anchas que el resto de vértebras diseñadas para soportar mayor peso, con una curvatura anatómica especialmente diseñada para soportar cargas denominada lordosis lumbar, gracias a ella podemos soportar cargas 10 veces superiores de manera axial (estas vertebras están destinadas a soportar movimientos de compresión, torsión y flexión).

La correcta disposición de las vértebras  es precisa para poder realizar la función del raquis, para ello es necesario un correcto funcionamiento de los componentes óseos, ligamentosos y musculares.

La variación de esta curvatura puede dar lugar a una hiperlordosis lumbar, esta se manifiesta como una exageración de la curva lumbar en bipedestación con una anteriorización de la báscula pélvica y un abdomen que sale hacia afuera provocando un cambio en el sistema de presiones intraabdominales o una rectificación lumbar que es la patología que nos atañe y a la que intentaremos dar explicación y tratamiento.

Es igual de problemático el exceso de curvatura lumbar como la carencia de esta provocando molestias y dolores en este nivel, sin embargo tienen un amplio margen dentro de la normalidad. Los valores normales oscilan entre 20 y 40 grados, hablamos de rectificación lumbar con un ángulo inferior a esos 20 grados y hablamos de hiperhidrosis cuando esta pasa de 40 grados.

El movimiento del raquis lumbar

  1. Flexión: Este movimiento es limitado por los siguientes ligamentos:

Ligamento vertebral común posterior, ligamento amarillo y el ligamento interespinoso posterior.

  1. Extensión: Este movimiento está limitado por el ligamento vertebral común anterior choque de apófisis articulares y apófisis espinosa.
  2. Inclinación ligamentos de la convexidad (amarillo e intertransversos).

Hacia la convexidad no hay casi rotación entre las vértebras lumbares logrando 10 grados entre todas ellas.

La estabilidad lumbar depende de muchas estructuras y sobre todo del transverso del abdomen, la presión intraabdominal desciende cuando este músculo se activa y estabilizar el raquis lumbar.

La rectificación lumbar como hemos visto es una corrección de la curvatura fisiológica del raquis lumbar, ésta posee una angulación inferior a la de 20 grados provocando un cambio en el peso que podemos soportar con nuestra columna lumbar (por la posición en la que se encuentra la musculatura.  La musculatura lumbar se puede fatigar, es decir, esta está destinada a un uso de baja carga, pero de mucho tiempo, o lo que es lo mismo trabajos estáticos, si tiene más tensión de la normal aparecen molestias y sensación de cansancio.

Esta musculatura si tiene un tono muy bajo puede llegar a atrofiarse produciendo una mala actividad del mismo cuando se tiene que activar.

Una disminución de la lordosis natural hay que cuantificarla mediante pruebas como la radiografía (algunas ocasiones se puede llegar a observar claramente con la exploración clínica con el paciente en bipedestación e incluso en un test dinámico como puede ser el test de Schober en el que se valora si las vértebras realizan un buen movimiento, un movimiento alterado como podría ser que bajaran en “bloque”.

La desaparición de la lordosis fisiológica nos informa de una alteración de la región pélvica lo que conlleva un acortamiento de cierta musculatura como la abdominal e isquiotibiales, además cambios en la activación de la musculatura erectora de la columna. Esto solo es uno de los muchos problemas que pueden llegar a ocasionarse por una rectificación lumbar, hablando un poco más en profundidad crea cambios a diferentes niveles:

  • A nivel óseo crea una aceleración en el desgaste provocando lesiones en las carillas articulares como artrosis, espondilolistesis, espondilolisis.
  • A nivel muscular genera cambios a nivel de su activación y su longitud, provocando contracturas, cambios en el sistema de presiones intraabdominales, cambios en estructuras inferiores como cadera, rodilla o tobillo.

Provoca cambios en la movilidad del raquis adyacente, generando una hipermovilidad dorsal, que puede ser igual de problemática.

Las lesiones a nivel de los discos intervertebrales son mayores cuando tenemos este tipo de lesión.

¿Cómo se diagnostica?

Como hemos dicho antes la rectificación genera problemas en todos los niveles y por ello diagnosticarla requiere un enfoque más holístico ya que si acudimos al médico por problemas en otras estructuras este debe hacernos un chequeo general.

Como norma general acudimos al médico con dolor lumbar sin embargo podríamos tener una rectificación asintomática, hay que aclarar que dolores lumbares hay muchos y no todos son por rectificaciones lumbares.

Nuestro médico de confianza confía en una radiografía para poder llegar al diagnóstico de rectificación lumbar ya que es la prueba por excelencia para objetivar cambios óseos.

El médico aparte de la radiografía, hace un examen físico en bipedestación de las estructuras en cuestión, un examen de la marcha y una evaluación palpatoria para identificar la musculatura afectada. El médico también inspecciona nuestro cuerpo en busca de desordenes a nivel nervioso como parestesias, falta de sensibilidad o falta de fuerza

Causas de la rectificación lumbar

Hay múltiples causas entre ellas pueden estar:

  • Cambios en la longitud de la musculatura, es decir, acortamientos musculares.
  • Alteración en la biomecánica del pie.
  • Alteraciones en las carillas articulares de la columna lumbar como artrosis o aplastamientos de estas.
  • Cirugías, en estos niveles para disminuir las compresiones de las salidas de las raíces se suelen realizar bloqueos articulares uniendo la afectación a la adyacente para disminuir la clínica del paciente.
  • Enfermedades reumáticas como la espondilitis anquilosante.
  • La más importante y más extendida patología es el Sedentarismo que gana por goleada.

¿Qué síntomas puedo tener?

Muchas veces esta patología cursa sin síntomas, es decir, es asintomática, esto no significa que no esté afectando a las diferentes estructuras de nuestro cuerpo, y de  la complejidad de su diagnóstico.

Normalmente si tenemos dolor a nivel dorsal la lógica nos dice que hay un problema en ese raquis pero por ello debemos pensar más en general. Molestias o dolores en el raquis lumbar o dorsal, sería lo más normal acudir al médico y que nos paute fisioterapia.

¿Cómo puedo prevenirlo y/o tratar la rectificación lumbar?

El tratamiento normalmente suele ser conservador, este tratamiento depende de las causas  y las molestias que el paciente presente.

Esta patología nos puede traer muchos quebraderos de cabeza si no la tratamos como es debido ayudándonos de los profesionales correspondientes para esta tarea. La fisioterapia tiene el objetivo de enseñarnos los ejercicios idóneos para nuestra patología, concienciarnos de esta, aliviarnos el dolor y devolvernos a nuestra vida sin molestias.

El tratamiento fisioterápico posee ciertos objetivos que persigue:

  • Eliminar molestias y/o dolor acarreados por la falta de movilidad de este segmento del raquis.
  • Educación sobre la patología que acarrea el paciente.
  • Explicación del dolor y como este puede afectar en nuestra vida diaria.
  • Ayuda a la persona de manera biopsicosocial, derivando si es necesario a profesionales de la salud como nutricionistas o psicólogos.
  • Aumentar la movilidad de este segmento.
  • Eliminar signos o síntomas asociados a la rectificación.
  • Valorar tejidos musculares y devolverles su correcto funcionamiento,
  • Trabajar las estructuras de manera global.
  • Devolver al paciente a su vida diaria sin molestias.

Para abordar la patología y todos estos objetivos los fisioterapeutas  contamos con una caja de herramientas con las que trabajaremos:

Onda corta, microondas, infrarrojos, diatermia, Tens, EMS, Punción seca, inducción miofascial, estudio de la marcha, movilidad articular, ejercicio terapéutico, neuromodulación.

  • El tratamiento comienza con la educación hacia el paciente, haciendo de la patología un aliado, si conocemos la patología sabemos sus debilidades, las cosas que le gustan y las que no, a esta no le gustan las posiciones estáticas, le gusta el movimiento, el deporte, la movilidad. Hay que ser consciente que los profesionales de la salud están para ayudarnos en las dudas que podamos tener y no dejarnos aconsejar por brujos, vecinas u otros técnicos que aseguran defender la salud. Los profesionales de la salud que nos podrán ayudar en esta patología serán los médicos, los nutricionistas, los fisioterapeutas y los psicólogos, trabajando con la evidencia científica en nuestro favor os intentaremos ayudar, guiar en cada paso que deis.
  • Las terapias capaces de modular el dolor serán de manera activa y pasiva (pasiva la que nos realiza el fisioterapeuta y activa la que nosotros realizamos): las técnicas capaces de modular el dolor, dentro de esta fase son muy importantes como la masoterapia, los agentes físicos como la electroterapia, termoterapia profunda, movilidad pasiva, técnicas de movilidad articular.
  • Las técnicas de manera activa serán los estiramientos y movilidad activa y los ejercicios específicos que nos pauta el fisioterapeuta.
  • Los ejercicios de estiramientos que nos vendrán bien serán:
  • Estiramientos de psoas
  • Estiramientos estabilizadores de cadera (glúteo medio)
  • En cuanto a los ejercicios de movilidad:
    • Movilidad de cadera.
    • Movilidad raquis lumbar.
    • Movilidad raquis dorsal.

 

El tratamiento quirúrgico para la rectificación lumbar no es un motivo, aun así si las facetas articulares presentan un importante desgaste y hay más signos y síntomas que se pueden aliviar con este tratamiento, cabe la posibilidad de intervenir al paciente de manera quirúrgica.

Bibliografía

https://hdl.handle.net/10953.1/1499 Aplicación de la fisioterapia convencional y la reeducación postural global en el tratamiento de una lumbalgia crónica

https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0211563819301579 : Relación entre la longitud de los músculos isquiotibiales y el dolor lumbar: una revisión sistemáticaThe relationship between hamstring muscle length and low back pain: A systematic review

https://hdl.handle.net/20.500.12743/1161 Relación entre la rectificación lumbar y la fatigabilidad de la musculatura estabilizadora de tronco en un grupo de jóvenes

Descripción de ejercicios para el calentamiento y la vuelta a la calma

http://repositorio.upads.edu.pe/xmlui/handle/UPADS/162 Relación de las alteraciones posturales de la columna y dolor lumbar en trabajadores de la empresa Frenosur, Arequipa 2018

Etiquetas: , ,

Posts relacionados

Menú