Ejercicios y estiramientosLesiones miembro inferiorNoticiasTécnicas especialesVida sana y consejos
2,755

Todo lo que tienes que saber sobre la artrosis de muñeca y mano

Hablamos sobre la artrosis de muñeca y mano. La artrosis es una patología de origen reumático. Se produce en el cartílago articular, el cual se degenera por diferentes motivos que veremos a continuación y desencadena en una serie de síntomas. Principalmente dolor, rigidez, limitación de la amplitud articular y por consecuencia perdida de funcionalidad.

Los síntomas aparecen lentamente, pero van empeorando según pasa el tiempo. La artrosis puede presentarse en cualquier articulación de nuestro cuerpo. Con mayor frecuencia en las extremidades de miembro inferior tanto cadera o rodilla como consecuencia de que soportan el peso de nuestro cuerpo, pero también pueden aparecer en pequeñas articulaciones como la mano o los dedos.

No existe una cura como tal, el tratamiento consistirá en aliviar los síntomas y mejorar la movilidad para mejorar en la medida de lo posible nuestra funcionalidad.

artrosis de muñeca y mano
artrosis de muñeca y mano

Artrosis de muñeca y mano

La gran versatilidad de la mano, su complejidad de movimiento y la gran capacidad que tiene de adaptarse a las funciones que demandamos, hace que sea una de las articulaciones que más usamos en nuestro día a día y mas complejas anatómicamente hablando.

Por ello en cuanto aparece una enfermedad que altera la función de nuestras manos genera una reacción de alarma y es un motivo de gran preocupación y de consulta.

La mano, tres articulaciones

Anatómicamente la mano esta formada por tres articulaciones: radiocarpiana, mediocarpiana y radiocubital distal. En este articulo nos centraremos especialmente en al deterioro que pueden sufrir estas articulaciones. En su cartílago articular (artrosis) y las causas que la pueden ocasionar son postraumáticas o idiopáticas.

La artrosis es la mas frecuente de las afectaciones osteoarticulares y en la mano es la lesión más frecuente.

Las consecuencias de esta lesión son múltiples, en el aspecto socioeconómico por los costes directos en consultas, tratamientos, intervenciones, bajas laborales, invalidez, perdida de productividad etc. Pero también afecta en la calidad de vida, crea limitaciones e incapacidad a la hora de realizar nuestras tareas del día a día.

En la población general esta lesión de las manos es bastante frecuente. Teniendo una prevalencia de entorno al 10% de la población de 40 a 49 años, elevándose aun mas este índice a partir de los 70 años, se estima q lo sufren un 90% en la población femenina mayor de 70 años y un 80% en la población masculina.

 

Factores de riesgo de la artrosis de muñeca y mano

Los factores de riesgo más conocidos son la edad, las modificaciones hormonales, especialmente la menopausia. También lo son la obesidad, los micro traumatismos y los factores genéticos.

  • Esteroides sexuales: según los últimos estudios parece que las mujeres que utilizan esteroides sexuales tienen mayor incidencia de artrosis digital.
  • Obesidad: aunque las articulaciones que más artrosis sufren por la obesidad son las de los miembros inferiores. Los últimos estudios demuestran que personas con un índice de masa corporal superior a 27,4 sufren más de esta patología.
  • Microtraumatismos: algunas profesiones expuestas a esfuerzos de prensión frecuentes o considerables parecen predisponer al desarrollo de artrosis. Estas lesiones suelen producirse en el lado dominante.
  • Factores genéticos: la herencia en este aspecto ha sido confirmada en numerosos estudios.

Generalidades

Cualquiera que sea la localización de la artrosis de muñeca y mano presenta un comienzo insidioso. Puede afectar a una articulación o a varias a la vez. En la artrosis de mano suele manifestarse por varios signos que pueden presentarse asociados.

  • Dolor mecánico, sobre todo con el movimiento de las articulaciones afectadas.
  • Puede ser un dolor poco intenso o manifestarse por crisis de dolor.
  • En ocasiones puede presentarse sin dolor.
  • Se produce una tumefacción articular (hinchazón sinovial y osteofitos).
  • Deformidad lateral o dorsal de la articulación. No siempre dolorosas. La más frecuente es la de los nódulos de Heberden en interfalángica distal y Bouchard en la proximal.
  • Desviación del eje de la articulación.
  • Disminución progresiva de la movilidad, que se produce por la destrucción del espacio articular, produciendo rigidez.
  • En ocasiones se produce un quiste llamado mucoide, es una tumefacción más blanda de los nódulos, con alto contenido en líquido.

En cuanto a los signos radiológicos:

  • Se observa un pinzamiento del espacio articular, existe una menor distancia entre huesos.
  • Relieves óseos, deformidad de los huesos. Alteraciones en los contornos óseos. Se llaman osteofitos y deforman el contorno articular, son los causantes de la deformidad.
  • Una desviación del eje articular que suele verse acompañada de un hundimiento asimétrico del contorno articular.
artrosis de muñeca y mano
artrosis de muñeca y mano

Grados de afectación en artrosis

Grado 1 – Pacientes que en la radiografía muestran una mínima reducción del espacio articular. No hay subluxación ni osteofitos. El dolor que presentan es leve e intermitente. Se da en la articulación trapecio-metacarpiana, producida por un uso repetido del pulgar.

Grado 2 – En estos pacientes se observan ya osteofitos de menos de 2 mm, en el borde cubital de la articulación distal del trapecio. Se observa disminución del espacio articular. Los síntomas en este grado son dolor con episodios más frecuentes.

Grado 3 – En la radiografía se observan osteofitos en el borde cubital y una severa disminución del espacio articular. El primer metacarpiano esta sub-luxado. Estos pacientes presentan dolor en el pulgar con el uso habitual. En algunos casos se observa hiperextensión de la articulación metacarpo-falángica.

Grado 4 – En este caso se muestra una completa perdida del espacio articular y un prominente osteofito. Hay subluxación y es frecuente observar quistes subcondrales. Algunos de estos pacientes tienen poco dolor. La articulación esta bloqueada frecuentemente.

Artrosis del pulgar o rizartrosis

Una de las articulaciones más afectadas en la artrosis de muñeca y mano es la del pulgar. También llamada rizartrosis.

Se produce en la base del pulgar, concretamente entre el primer metacarpiano y el hueso trapecio. El mecanismo es el mismo que en las anteriores, se produce una degeneración del cartílago que cubre la articulación. Al desaparecer los huesos frotan entre si causando el dolor y la lesión. Es progresiva y crónica. Los síntomas pueden ser dolor moderado o fuerte dependiendo de la actividad de cada paciente. Es muy incapacitante porque se ve afectada la función de pinza y prensión de la mano.

Se estima que el 91% de mayores de 80 años sufren de esta patología. Tiene mucha más prevalencia que otras artrosis de la muñeca o mano.

Tratamiento médico para artrosis de muñeca y mano

Esta indicado en uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINES) durante periodos controlados. También el uso de infiltraciones con corticoides de deposito que pueden general alivio en la sintomatología durante ciertos periodos de tiempo.

Cirugía, en este caso hablaremos de 3 cirugías frecuentes en la artrosis de mano

  • Denervación de muñeca o neurectomia: es una técnica quirúrgica que consiste en intervenir los nervios que inervan la articulación de la muñeca resecándolos. Esto genera alivio y mejora el dolor sin disminuir el rango de movilidad del paciente.

Es poco agresiva y tiene pocas complicaciones, según el grado de afectación se puede realizar de manera total o parcial. Es poco efectiva en los pacientes que tienen mucha limitación de movimiento.

  • Esitloidectomia radial: Es utilizada en los estadios iniciales en los que existe un componente degenerativo en la estiloides radial.
  • Carpectomía proximal: cosiste en la escisión del escafoides, semilunar y piramidal, dejando articular la fila distal del carpo con el radio. Se crea una “nueva” articulación que es anatómicamente incongruente. Lo que desencadenará a medio largo plazo una artrosis en esta nueva articulación, pero permitirá un numero de años libre de dolor. 

Tratamiento fisioterapia

Como mencionamos anteriormente la artrosis es un proceso degenerativo que no se puede revertir y no tiene cura. El tratamiento consistirá en mejorar los síntomas como el dolor, frenar la progresión de la degeneración de las articulaciones y mejorar la movilidad, cuidados paliativos. Para ello la prevención y la actividad física son de gran importancia. Con ello conseguiremos mantener la fuerza muscular y la movilidad articular.

En ocasiones se deberán realizar cambios en las actividades que desencadenan el dolor, la utilización de inmovilizaciones temporales también esta indicado como el uso de ortesis.

Tratamiento paliativo de la artrosis de muñeca y mano

Si solo podemos realizar un tratamiento paliativo estarán indicados los siguientes procedimientos para bajar la inflamación:

  • Electroterapia para bajar la inflamación, con calor o ultrasonidos.

Dentro de la electroterapia está muy indicada la diatermia, en pocas sesiones se puede conseguir aliviar mucho los síntomas, mejorando la calidad de vida de nuestros pacientes.

  • Masoterapia de la musculatura de la mano y antebrazo para relajar los músculos que se insertan en la articulación afectada, eliminando posibles contracturas y tensión muscular. También tiene efectos sedantes que ayudaran a la disminuir el dolor, debe ser suave y progresiva.
  • Movilizaciones de las articulaciones de la muñeca mano y dedos en todos sus movimientos.
  • Estiramientos de la musculatura de mano y antebrazo.
  • Vendajes neuromusculares, especialmente en el pulgar para aliviar las tensiones

Cuando consigamos bajar la inflamación y aliviar un poco el dolor procederemos a realización de ejercicios, para fortalecer la musculatura especialmente los extensores del pulgar, es importante en casos graves hacer los ejercicios sin resistencia. Es importante que los ejercicios estén adaptados a cada paciente según la gravedad de su lesión. Ejercicios como:

  • Abrir y cerrar la mano.
  • Apretar la mano con una pelota anti estrés.
  • Llevar el dedo pulgar en aducción intentado tocar las falanges de los demás dedos de la mano.
  • Apoyar la mano en una superficie plana e intentar elevar el pulgar.

Dependiendo del grado de incapacidad y de dolor podemos realizar los mismos ejercicios, pero añadiendo resistencia, tanto por el fisioterapeuta como con la ayuda de gomas elásticas.

Después del ejercicio podemos hacer uso de parafina que tiene un efecto antiálgico.

Os dejamos unos estiramos de miembro supero , brazo y hombro:

Recomendaciones y prevención de la artrosis de muñeca y mano

La prevención es una parte importantísima en el tratamiento de esta patología, ya que muchas acciones que realizamos en nuestro día a día son causa de síntomas. Haremos una lista de cosas que debemos evitar o corregir y otras que debemos añadir en nuestra rutina para mejorar las actividades de la vida cotidiana sin empeorar la sintomatología:

  • Educación postural para evitar realizar en la manera de lo posible esos movimientos que pueden producir la artrosis.
  • Evitar sobreesfuerzos y estrés en las articulaciones, no cargar pesos grandes. Ayudarse de carritos.
  • Automovilizaciones, es necesario realizar movilizaciones a diario de las articulaciones afectadas para mejorar el dolor y la movilidad.
  • Realizar baños calientes y de contraste para disminuir la inflación, el dolor y la rigidez.
  • Realizar ejercicios terapéuticos todos los días.
  • Llevar una dieta saludable y ejercicio físico.
  • En fases agudas podemos aplicar hielo 3 veces al día durante unos 15 minutos.
  • Todo ello asesorado por profesionales sanitarios.

Bibliografía artrosis de muñeca y mano

  1. Sergio G.B, Francisco J. P.M, Juan Antonio T.C. Guía de Buena Práctica Clínica en artrosis 2a ed act. Madrid: M&C; 2008.
  2. José Manuel Martín Santos. Avances en artrosis. An Real Acad Med Cir Vall 2013 ; 50: 205-214
  3. Alberto Alonso Ruiz. Opioides en la artrosis. De las guías a la práctica clínica. Reumatol Clin 5(2):15–18.
  4. Artrosis de la articulación radiocubital distal
    Polo Simóna,∗, E.P. Zancollia, L. Vicentela Iturrietaa, P.S. Rotellab y L.R. Schekera a Christine M. Kleinert Institute for Hand and Microsurgery, Louisville, KY, Estados Unidos 2015
  5. Zhang W, Doherty M, Leeb BF, Alekseeva L, Arden NK, Bijlsma JW, et al. EULAR evidence based recommendations for the management of hand osteoarthritis: report of a Task Force of the EULAR Standing Committee for International Clinical Studies Including Therapeutics (ESCISIT). Ann Rheum Dis 2007;66:377-88.
Etiquetas: , , , , , , , , ,

Posts relacionados

Menú