NoticiasPodología
363

Esto es lo que tienes que saber sobre los callos y las durezas

La noticia que trataremos a continuación será sobre los comúnmente conocidos como callos y durezas. Los callos o helomas y las durezas o hiperqueratosis son lesiones de la piel por lo que en primer lugar vamos a desgranar un poco la piel como estructura y órgano funcional.

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Es la principal barrera que nos protege y nos mantiene en contacto con el entorno que nos rodea.

Las tres capas principales de la piel son la hipodermis, dermis y la epidermis.

  • Hipodermis. Es la capa más profunda de la piel, formada por tejido graso o tejido subcutáneo.
  • Dermis. Es la capa intermedia de la piel, muy gruesa, compuesta por tejido conectivo, vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas, y anejos cutáneos. La dermis es la encargada de conferir la forma y elasticidad a la piel.
  • Epidermis. Es la capa más superficial de la piel. Es la más delgada, formada por gran cantidad de células.

La capa en la que nos tenemos que fijar a la hora de hablar de hiperqueratosis o de helomas es la epidermis, ya que al ser la más superficial es en la que se formarán los mismos.

Epidermis, y sobre callos y durezas

La epidermis está formada por células que se disponen formando varias capas. Las células principales de las que se compone la epidermis son:

  • Queratinocitos, suponen la mayoría de células de la epidermis (en torno al 90%) y de los que va a depender la arquitectura y la función de la piel.
  • Melanocitos (en torno al 5%), encargados de la pigmentación de la piel.
  • Receptores del dolor (en torno al 5%).

Cada 3 ó 4 semanas se produce la renovación de las células epidérmicas.

A nivel funcional, las células epidérmicas forman 3 regiones principales:

  1. Zona proliferativa (estrato basal): renovación celular (denominada epidermopoyesis).
  2. De diferenciación (estrato espinoso y granuloso): diferenciación y maduración celular.
  3. Y funcional (capa córnea): capa protectora y de eliminación celular por lo que está en constante renovación.

¿Qué es una hiperqueratosis?

Normalmente conocida como dureza, la hiperqueratosis es un engrosamiento de la capa más externa de la piel (epidermis), debido a una proliferación anormal de células (queratinocitos). Esta acumulación de queratinocitos muertos en una zona localizada del pie provocará que esa zona se observe más dura y prominente, pudiendo incluso llegar a ser dolorosa.

Cuando estos queratinocitos muertos comienzan a invadir capas más profundas la dureza pasa a ser un heloma, o callosidad. Al ser más profundo habitualmente será más doloroso.

Las zonas más habituales de aparición de estas lesiones son:

  • Dedos, ya sea en la parte dorsal o entre uno y otro.
  • Prominencias óseas.
  • Zona metatarsal.

Causas de la aparición de estas lesiones:

Las causas principales de la aparición de este tipo de lesiones son las siguientes:

  • Calzado inadecuado, ya sea muy estrecho, de suela muy fina o de mucho tacón. Aumentarán la presión y la fricción que recibe el pie, estimulando la formación de hiperqueratosis.
  • Alteraciones de la pisada, cualquier alteración de la forma de caminar o de la forma del pie hará que el reparto de presiones sea irregular y que una zona cargue más que el resto.
  • Actividades repetitivas, como puede ser pisar un pedal durante toda la jornada laboral.
  • Actividades deportivas, sobre todo los giros y los impactos fuertes suelen provocar la aparición de durezas.
  • Alteraciones congénitas, micosis, déficits vitamínicos…

Tratamiento de las durezas y callos:

El tratamiento principal será la visita a un podólogo para que proceda a la eliminación de las durezas y callosidades, normalmente con un bisturí.

El resto de tratamientos irán encaminados a prevenir que vuelvan a aparecer este tipo de lesiones en el futuro:

  • Calzados de horma que ajuste al pie, suelas con suficiente amortiguación…
  • Estudio de la pisada y plantillas a medida si fuese necesario, para valorar si el reparto de cargas es el correcto.
  • Protecciones para la realización de actividades repetitivas y deportivas.

Desde Fisiolution, tu clínica de fisioterapia y podología, recomendamos realizar una visita al podólogo por lo menos una vez al año, para que valore la integridad y la salud de nuestros pies.

Bibliografía:

Araguas García C. Repercusiones estructurales y funcionales de las hiperqueratosis plantares en adultos mayores . Cataluña: Universidad de Lleida; 2019.

Araguas García C, Corbi Soler F, Bofill Ródenas A. Hiperqueratosis plantares. Piel. Formación continuada en dermatología . 2017

Etiquetas: , , , ,

Posts relacionados

Menú