Ejercicios y estiramientosLesiones miembro superiorNoticiasPilatesVida sana y consejos
242

Disquinesia escapulohumeral o escápula alada

La disquinesia escapulohumeral o escápula alada se define como la pérdida de sincronización que existe en el complejo articular escapulo-torácico, dando como resultado una alteración de la movilidad de la escápula al realizar movimientos de la articulación glenohumeral.

Esta pérdida de movilidad y desequilibrio articular produce alteraciones en las estructuras propias de la articulación y también de las adyacentes como es el caso del músculo serrato y dolores en la zona dorsal.

Es una lesión que aparece con frecuencia, afectando a gran parde de la población. Como resultado dificulta la realización de las actividades del día a día. Por lo tanto, es muy importante tratar esta lesión y evitar problemas en las estructuras adyacentes.

Articulación escápulo-torácica

El hombro es la articulación más compleja del cuerpo humano, es la que más movilidad tiene.
La escápula es un hueso plano situado en la parte posterior del tórax. Se articula directamente con las costillas, con la clavícula y con el humero, a todo este complejo de articulaciones se le denomina como cintura escapular o complejo articular del hombro.

Es muy importante el correcto funcionamiento de la articulación escapulo torácica, ya que se encarga de dar estabilidad y dotar de estabilidad al hombro. En esta articulación se encuentran insertados varios músculos del complejo articular del hombro y tiene movimientos propios:

– Protracción – es el movimiento por el cual la escápula se desplaza hacia el lado externo.
– Retracción – contrario a protracción, las escápulas se dirigen hacia la línea media, hacia la columna dorsal.
– Elevación – cuando realizamos un movimiento que implique elevación de hombros las escápulas se desplazan hacia arriba.
– Depresión – contrario a elevación, las escápulas se dirigen hacia abajo.

Disquinesia escapular ocurre cuando uno o varios de estos movimientos están alterados, pudiendo producir lesiones en los hombros o clavículas.

Síntomas

Los síntomas más habituales que sufren los pacientes con disquinesia escapular suelen estar relacionados con lesiones o molestias en los hombros, los más habituales son:
– Dolor o molestias en la zona del hombro.
– Inestabilidad glenohumeral.
– Rotura del labrum.
– Lesiones del manguito rotador.
– Contracturas y puntos gatillo en la musculatura del hombro.
– Dolor al realizar movimientos de hombro.
– Debilidad muscular.

Causas

Existen varios factores que pueden originar esta alteración, a continuación, nombraremos los más frecuentes:

– Alteraciones en la musculatura del hombro, normalmente cuando el pectoral menos y/o el angular de la escápula están afectados, puede provocar una inclinación de la escápula hacia el lado posterior produciendo disquinesia escapular.
– Fatiga o debilidad del trapecio y manguito rotador, una rigidez o debilidad de esta musculatura puede desencadenar la patología.
– Alteraciones posturales, posturas incorrectas mantenidas en el tiempo como por ejemplo una incorrecta posición a la hora de dormir en la que tengamos una excesiva cifosis torácica y lordosis cervical.
– Cualquier alteración en cintura escapular, el correcto funcionamiento del complejo articular de hombro involucra a varias articulaciones, esternoclavicular, acromioclavicular y glenohumeral. Cualquier alteración en una de ellas puede desencadenar que aparezca la disquinesia.
– Patologías de columna vertebral, como por ejemplo pacientes que sufren de hiperlordosis o hipercifosis son más propensos a sufrir esta lesión.
– Escoliosis, una deformidad a nivel de la columna va a producir un cambio de posición de la escápula con respecto a la parrilla costal, cambiando el brazo de palanca del serrato anterior y provocando poco a poco una falta de activación de este músculo.
– Otras lesiones, como rotura de labrum, luxación acromioclavicular, inestabilidad de hombro, patologías degenerativas que necesiten de intervención quirúrgica para su tratamiento pueden derivar en disquinesia.

Diagnóstico y clasificación

Tras realizar una anamnesis y comprobar que el hombro está afectado, se procede a realizar pruebas funcionales que impliquen al complejo articular del hombro para identificar si la articulación escapulo-torácica realiza bien su función y averiguar el origen de disco problema.

Evaluaremos:
– Observar la postura del paciente, para evaluar su higiene postural y poder observar si existe o no disquinesia escapular.
– Observaremos asimetrías en las escápulas.
– Palpación de los bordes óseos escapulares y de la musculatura escapular en reposo para encontrar posibles contracturas musculares.
– Pruebas dinámicas con ejercicios y posturas que impliquen la movilidad escapular, en movimientos de elevación de hombros o la prueba de Apley, que consiste en que el paciente intente tocar el borde medial inferior y también el superior de la escápula.
– Para saber si existen otro tipo de alteraciones que produzcan la disquinesia se pueden realizar radiografías o resonancias para valorar más exhaustivamente la articulación.

Una vez encontradas alteraciones en la escápula, existen tres tipos de discinesia:

– Tipo 1 – en ángulo inferior de la escápula tiene un desplazamiento hacia posterior y vemos como sobresale. La escápula se inclina hacia delante.
– Tipo 2 – en este caso se observa como el ángulo interno de la escápula sobresale. Se ve la escápula alada. La escápula se encuentra en rotación interna. Este tipo de disquinesia es más típico que lo padezcan personas que permanecen sentadas mucho tiempo. También pacientes con hipercifosis.
– Tipo 3 – aquí encontraremos que el borde superior de la escápula es prominente. Suele verse en pacientes que para realizar el movimiento de elevación de brazo encogen los hombros. Es frecuente en pacientes que practican deportes de lanzamiento o personas que trabajan con os brazos en una posición elevada como por ejemplo peluqueros o jardineros.

No siempre que tengamos discinesia escapular quiere decir que tengamos que tener problema en los hombros. Pero sí que aparecen problemas en los hombros de la mayoría de pacientes que la presentan.

Los pacientes que tengan discinesia, pero no tengan síntomas en el hombro tienen mayor riesgo de padecer lesiones o dolor de hombro en el futuro.

Tratamiento de fisioterapia

Al estar involucradas varias estructuras como la región cervical y el hombro es importante realizar un tratamiento con un punto de vista global teniendo en cuenta cuello, articulación escapulo-torácica, hombro y miembro superior. El objetivo en el tratamiento de fisioterapia sobre esta patología será en primer lugar:

– Disminuir el dolor y molestias que sufre el paciente.
– Corregir esa alteración mediante el ejercicio terapéutico para fortalecer u devolver la función a todos los músculos involucrados en la cintura escapular.
– Incrementar el control motor del hombro.
– Prevenir lesiones en las estructuras adyacentes.

Durante las sesiones de rehabilitación aplicaremos diferentes tratamientos y técnicas para conseguir eliminar los síntomas:

– Tratamiento manual para eliminar contracturas y adherencias musculares, aplicaremos técnicas de masaje, diatermia, tratamiento miofascial, en las regiones de cuello, hombro y cintura escapular.
– Realización de movilizaciones pasivas de la escápula, de esta manera también podemos liberar la escápula en los movimientos en los que este bloqueada.
– Establecer un plan de ejercicio terapéutico en el que se incluyan estiramientos y ejercicios de fuerza y tonificación de toda la musculatura
– Reeducación del movimiento del hombro con ejercicios dinámico, el paciente tiene que ser consciente e integrar los movimientos del hombro teniendo en cuenta la movilidad escapular.

En algunos casos la disquinesia escapular será consecuencia de una lesión de mayor gravedad en el hombro por lo tanto es posible que requiera de intervención quirúrgica.

Ejercicios para mejorar la movilidad de hombro

Partiendo de la importancia que tiene una correcta movilidad del hombro y toda la cintura escapular para la prevención y tratamiento de esta patología vamos a explicar los más importantes para mejorar la movilidad escapular.

El principal músculo que debemos trabajar, es el serrato anterior, que es el que nos va a pegar la escápula a la caja torácica. El serrato anterior es un músculo principalmente estabilizador, por lo que no se trata solo de fortalecerlo, sino de entrenarlo en resistencia.

Movilidad de escápula y hombro con la mano en la pared
Frente a la pared, manteniendo la espalda recta y con los pies a la altura de las caderas. Partimos de una flexión de 90º de codo y hombro. Codos apoyados en la pared, levamos los hombros hacia arriba con los antebrazos deslizándose por la pared hacia arriba. Muy importante que los antebrazos estén siempre en paralelo.

Ejercicio transnuca
Con el brazo extendido, flexionamos codo en paralelo al suelo. Con la ayuda de una mancuerna llevaremos la pesa hacia nuestra oreja flexionando el codo llegando a la nuca.

Ejercicio push up plus
Nos colocamos boca abajo sobre una superficie estable con las manos apoyadas, los brazos extendidos y el tronco recto (abdomen separado del suelo). Poco a poco vamos flexionando los codos acercándonos al suelo de forma lenta y controlada. Podemos empezar haciendo el ejercicio con las rodillas apoyadas para poder hacerlo de forma más controlada.

Ejercicios de remo
Con máquinas de gimnasio o con bandas elásticas.

Estabilización escapular en suelo
En postura de cuadrupedia intentamos bajar el pecho al suelo sin doblar codos y juntando las escápulas en la parte posterior hacia la columna dorsal.

Estabilización escapular contra la pared
Nos colocamos frente a la pared con los brazos extendidos y sin flexionar los codos. Vamos a realizar un movimiento de aproximación de escápulas, acercando el tronco a la pared, pero sin doblar los codos.

Estabilización escapular con banda elástica
Nos colocamos de pie pasando la cinta elástica por la espalda, colocándola a la altura por debajo de los hombros. Empezaremos con los codos flexionados e iremos extendiéndolos de forma alterna siempre con movimientos lentos y de forma controlada.

Estiramientos de toda la musculatura del hombro
Realizar estiramientos de la musculatura de cuello y brazo para conseguir mayor liberación muscular y ganar movilidad. A continuación, dejamos unos videos de estiramientos de cuello y miembro superior


A continuación, dejamos unos videos que aparecen ejercicios para fortalecer y estabilizar la cintura escapular. Nos pueden servir como tratamiento, pero también para prevenir lesiones en el futuro:

Hay que recordar que los ejercicios deben estar controlados y supervisados por un profesional para poder realizarlos de manera correcta y evitar daños mayores.

Bibliografía

1. BAILÓN-CEREZO, J.; TORRES-LACOMBA, M. Presencia de puntos gatillo miofasciales y discinesia escápular en nadadores de competición con y sin dolor de hombro: estudio piloto transversal. Fisioterapia, 2014, vol. 36, no 6, p. 266-273.
2. Lago Lago, Tamara, and Evelin Alonso Rodríguez. “Acerca de la discinesia escápular en deportistas” overhead”. Una revisión bibliográfica.” (2022).
3. Calzada, José Cid, and Gonzalo Cid Jerez. “DOLOR CRÓNICO EN PATOLOGÍA ARTICULAR PREVALENTE: DOLOR CRÓNICO DE HOMBRO Y FORMAS DE BLOQUEO Y MANEJO. RELEVANCIA CLÍNICA Y POSIBLE GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA.”
4. OLIETE, María Santos, et al. Rehabilitación de la cirugía de la articulación acromioclavicular. Revista Española de Artroscopia y Cirugía Articular, 2015, vol. 22, no 1, p. 72-80.
5. Quesnot, A., & Chanussot, J. C. (2010). Rehabilitación del miembro superior. Ed. Médica Panamericana.
6. TEJEDOR, Rosa López-Vidriero, et al. Papel de la disfunción escapulotorácica en la afección de la articulación acromioclavicular. 2015.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Posts relacionados

Suscribirse al blog

Post más vistos