FisioterapiaNoticias

Lesión de Bankart, síntomas causas y tratamiento

La lesión de Bankart es una lesión de hombro común y está presente en el 90% de las luxaciones de hombro.  Esta lesión es un desgarro o arrancamiento antero-inferior del rodete glenoideo o labrum (articulación hombro, localizado en la escápula). Es producido por una luxación anterior de hombro generando un hombro inestable.

El labrum es un anillo de tejido fibroso que se encuentra en el borde de la cavidad glenoidea de la escápula (omóplato). Aquí es donde se inserta la cabeza del húmero. Su función es aportar estabilidad a la articulación, actúa de manera similar a los meniscos de la rodilla.

¿Qué es la lesión de Bankart?

La lesión de bankart es un tipo de luxación que suele tener un origen traumático, generalmente por caídas; aunque pueden aparecer tras un movimiento repetitivo o un movimiento violento. También es una lesión que se relaciona mucho con los deportes de contacto o de lanzamiento.

Tiene varios tipos esta luxación en función de la estructura dañada:

  • Lesión ALPSA: (avulsión anterior del labrum y el periostio). Es un un desgarro del labrum anterior con desplazamiento hacia el cuello glenoideo. Esta se caracteriza por su elevado riesgo de inestabilidad.
  • Lesiones de Perthes: se alza el periostio de la escápula y se desprende medialmente con el labrum anterior separado.
  • Lesión GLAD: defecto osteocondral.
  • Bankart óseo: un fragmento de hueso se rompe, generalmente de la cabeza del húmero.
  • Lesión HAGL: (avulsión Humeral del Ligamento Glenohumeral).

Este tipo de lesión requiere asistencia médica inmediata para volver a colocar la cabeza del húmero en su lugar correspondiente. Además debemos ir al hospital para que el médico valore si esa luxación ha podido afectar a otros tejidos generando lesiones como desgarros musculares o afectaciones nerviosas o sanguíneas. Aunque este tipo de complicaciones no son habituales, debemos conocerlas para actuar correctamente.

También debemos ser conscientes que una vez hayamos tenido una luxación, debemos hacer una buena recuperación. No se limita a volvemos a colocar a el hombro en su sitio y ya está.Esto va más allá, porque aun teniendo una buena recuperación el riesgo de volver a luxar el hombro es alto, por tanto debemos obtener una buena estabilidad del hombro para que esto no vuelva a pasar ni derive en una luxación de recidivante.

¿Cuáles son los síntomas de la lesión de Bankart?

Los principales síntomas de la lesión de Bankart son:

  • Dolor agudo
  • Limitación de la movilidad, especialmente en la abducción y rotación externa, además podemos encontrar una fractura asociado de la cavidad glenoidea lo que se denomina lesión de Bony Bankart.
  • Suele apreciarse a simple vista que hay una deformación de la articulación
  • Pueden aparecer hematomas

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de este tipo de luxación de hombro puede ser conservador o quirúrgico. Para decidir que opción es la mejor, el médico decide en función de la edad, actividad deportiva, afectación del labrum y lesiones anteriores del hombro. Generalmente se acaba realizando la operación, mediante artroscopia, pero en algunos casos se reduce y se pone cabestrillo. A través de la artroscopia intentan una reinserción del labrum. Aun así después de la artroscopia el paciente necesitara rehabilitación, para proteger dicha intervención.

El tratamiento se inicia una vez han pasado las 3-4 semanas de inmovilización del hombro mediante un cabestrillo.

Se realiza una valoración de la articulación del hombro en la cual observamos:

  • Gran limitación de la movilidad en la articulación glenohumeral y escapulotorácica (articulaciones que conforma el hombro). La limitación de movimiento se produce en flexión, abducción, rotación externa y movilidad escapular.
  • Dolor incapacitante para la movilización.
  • Gran debilidad y pérdida de fuerza.

Por tanto tendremos que:

  • Movilizar la articulación glenohumeral y escapulotorácica en todos los rangos de movimiento.
  • Movilización articular. Queremos recuperar ese ritmo escapulo humeral.
  • Tratamiento analgésico y antiinflamatorio (Onda corta, Láser, Crioterapia, Ultrasonidos, Microonda).
  • Ejercicios de fortalecimiento trabajando tanto musculatura agonista como antagonista. (Cintas elásticas de Theraband, ejercicios isométricos…)
  • Terapia manual (Masaje terapéutico, técnicas miofasciales).
  • Ejercicios de estiramiento, sin dolor.
  • Ejercicios de propiocepción.
  • Podemos emplear la diatermia para que la lesión mejore desde la zona más profunda de la lesión.
  • Punción seca para reducir el dolor y tono muscular.

Prevención:

  • Tener una buena técnica de lanzamiento en aquellos deportes que sean necesarios como béisbol, vóley, balonmano.
  • Buen tono muscular, ya que el hombro se mantiene fijo gracias a la fuerte musculatura. Ya que el espacio que le habilita la glenoides a la cabeza humeral es pequeña.
  • Tras la recuperación seguir haciendo trabajo específico de hombro para reducir el riesgo de recidiva.

En Fisiolution, clínica de fisioterapia Las Tablas, disponemos de todos los medios tanto técnicos como humanos para garantizar una correcta recuperación y mejora en los síntomas de dicha patología.

 

Bibliografía

Pinedo, V. M. (2012). Enfrentamiento de la luxación de hombro en deportistas de contacto. Revista Médica Clínica Las Condes23(3), 293-297.

Grasa Cadena, C., & Martínez Quiñones, F. Rehabilitación postquirúrgica de luxación de hombro con lesión de Bankart, SLAP tipo IV y fractura de Hill-Sachs. Estudio de un caso.

MARCO, F., GARCÍA-HERRERA, G., SÁNCHEZ-BARBERO, J. C., Otero, R., & LÓPEZ-DURAN, L. (1995). Cirugía abierta frente a cirugía artroscópica en el tratamiento de la inestabilidad anterior de hombro. Rev Esp Cir Osteoart30, 130-137.

Bitar, I., Lucas Marangoni, D., Galera, H., Salcedo, L., & Barrea, C. (2012). Reparación de Bankart y SLAP vs. Reparación de Bankart en Pacientes con Luxación Recidivante Anterior de Hombro que presentan Bankart más SLAP tipo II. Artrosc.(B. Aires)19(4), 178-185.

Zamorano, C., Muñoz Ch, S., & Paolinelli, P. (2009). Inestabilidad glenohumeral: Lo que el radiólogo debe saber. Revista chilena de radiología15(3), 128-140.

Etiquetas: , , , ,

Posts relacionados

Menú