FisioterapiaLesiones miembro superiorNoticias
62,403

Lesión de Hill Sachs

La lesión de Hill Sachs o fractura de Hill Sachs es una depresión de la parte posterolateral de la cabeza del húmero. Se produce por la impactación de la cabeza del húmero contra el reborde glenoideo anteroinferor tras un evento traumático que produce una luxación del hombro. Durante la luxación del hombro, la cabeza del húmero se aplasta contra la glenoides, se deprime y se produce la deformación del húmero.

En el 95% de los casos ocurre tras una luxación anterior del hombro y tan sólo en un 5% tras una luxación posterior del hombro.

Mecánica lesional

Esta lesión aparece tras un evento, generalmente traumático, de inestabilidad con el hombro en abducción (separación del hombro) de 90ª y rotación externa, que impacta la cabeza del húmero contra la glenoide y termina produciendo una deformación en la cabeza del húmero. Esto es debido a que durante esta posición de ABD 90ª y rotación externa, la cabeza del húmero se queda enganchada en la cavidad glenoidea, siendo esta posición muy típica en ciertas actividades deportivas, mayormente en deportes de lanzamiento, y durante caídas. Alrededor de un 35 al 75% de los pacientes que sufren una luxación de hombro tienen una lesión de Hill Sachs.

Síntomas de la lesión de Hill Sachs

Si la lesión es pequeña puede no dar ningún síntoma pero generalmente encontraremos la siguiente sintomatología asociada:

  • Dolor persistente en el hombro.
  • Inestabilidad del hombro.
  • El paciente cuenta como siente que “se le sale el hombro”.
  • Tras la primera luxación es frecuente que aparezcan más episodios de luxación del hombro.

Tratamiento

Muchas de las lesiones de Hill Sachs son de menor gravedad y no producen inestabilidad, por lo que el tratamiento de elección será la fisioterapia para evitar posibles recidivas de luxación y una posterior inestabilidad. Si la lesión es grave y se acompaña de un proceso de inestabilidad glenohumeral, en la mayoría de los casos el tratamiento será quirúrgico, siendo la artroscopia el tratamiento de elección en la mayor parte de pacientes. En estos casos, la fisioterapia será muy importante tanto antes como después de la cirugía para ayudar a restablecer la función, recuperar la movilidad articular y evitar posibles problemas o recidivas posteriores.

El tratamiento de fisioterapia se basará en lo siguiente:

  • Movilización de la articulación glenohumeral y escapulotorácica principalmente en todos sus rangos de movimiento.
  • Tratamiento Miofascial.
  • Masaje terapéutico.
  • Tratamiento analgésico y antiinflamatorio a través de varias terapias:
    • Onda Corta
    • Ultrasonidos
    • Láser
    • Microondas 
  • Ejercicio de fortalecimiento del manguito rotador toda la musculatura estabilizadora del hombro y de la escápula.
  • Ejercicio de control y estabilización escapular.
  • Estiramiento de la musculatura del hombro y miembro superior.
  • Ejercicio de propiocepción y acondicionamiento a la actividad normal.

 Recomendaciones

  • Fortalece la musculatura del hombro y del miembro superior para estabilizar la articulación y evitar luxaciones recurrentes. Incluso cuando la lesión necesita cirugía ayudará a mejorar la recuperación postoperatoria.
  • Estira la musculatura de la región del hombro (pectorales, trapecio superior, tríceps, deltoides….).
  • Trabajo propioceptivo para retomar la actividad deportiva.
  • El uso de vendajes con Kinesiotape nos puede mejorar el input propioceptivo en el hombro y mejorar la función muscular durante la actividad. 

Bibliografía

  1. Vega Gutiérrez AE, Gómez Pérez MG. Lesión de Hill-Sachs evaluada con resonancia magnética. Anales de Radiología México 2014;13:!36-142.
  2. García Germán Vázquez D, Menéndez Martínez P. Tratamiento artroscópico de las lesiones de Hill-Sachs en la inestabilidad glenohumeral. Técnica de <<remplissage>>. Acta Ortopédica Mexicana 2014, 28(6):Nov.-Dic.382-388.

 

 

Posts relacionados