FisioterapiaFisioterapia infantilNoticiasOsteopatía
2,085

5 Recomendaciones para prevenir la plagiocefalia

La plagiocefalia es una deformidad del cráneo que estamos viendo cada vez con más frecuencia en los bebés que acuden a nuestra consulta. El aumento de esta patología en los últimos los años ha sido, entre otras causas, debido a la recomendación de poner a los peques a dormir boca arriba para evitar la muerte súbita. Existen otras causas que provocan plagiocefalia, pero aquí nos vamos a centrar en cómo prevenir la plagiocefalia postural, que es la que se produce después del nacimiento debido a la postura mantenida durante periodos prolongados del bebé.

5 Recomendaciones para prevenir la plagiocefalia

1. Cambios posturales

Mientras el peque está tumbado, despierto o durmiendo, es importante que vayamos cambiando su postura, hacia la derecha, hacia la izquierda y en posición media. Cuando esté despierto, esto podemos hacerlo cambiando los estímulos de lado para que él sienta la necesidad de mirar hacia el lado que nos interesa. Y cuando esté dormido, lo que haremos es cambiar la orientación del niño en la cuna ya que tienden a girar hacia el lado donde está su mamá o su papá.

2. Evitar el portabebés y las hamaquitas durante periodos prolongados

Estos dispositivos suelen ser superficies muy duras y que les permiten poca movilidad; por lo que se recomienda no abusar de ellos durante mucho tiempo seguido. En casa es preferible colocarle sobre una manta blanda en el suelo para que puedan moverse libremente antes que pasar horas en la hamaquita. Y el portabebés se recomienda limitar su uso solo como sillita del coche; evitando que pasen más de dos horas seguidas en él, y no utilizarlo, en la medida de lo posible, en el carrito de paseo.

3. Porteo

Otra opción para que el peque no pase mucho tiempo tumbado es ir variando la manera de pasear con él entre el carrito de paseo y la mochila o fular de porteo. De esta manera evitamos que el bebé pase mucho tiempo tumbado en el carro manteniendo una presión constante sobre la misma superficie del cráneo. Pero cuidado con las mochilas de porteo, no vale cualquiera, aquí os damos unos consejos sobre cómo portear.

4. Posición de semiprono y prono

Siempre hemos oído que es importante colocar a los bebés a ratitos boca abajo para que vayan fortaleciendo el cuello. Pues bien, esto los dos primeros meses, sobre todo, no es muy efectivo debido a que no van a ser capaces de levantar nada la cabeza, se van a agobiar y van a llorar probablemente desde que les coloquemos así. Por eso, los primeros meses es mejor trabajar la posición de semiprono.

Está posición la vamos a trabajar sentándonos nosotros un poco recostados hacia atrás y colocando al bebé sobre nuestro pecho. De esta manera restamos un poco la fuerza de gravedad ayudándole a que pueda mover la cabeza; y qué mejor que la cara de mamá o papá tan cerca para que sienta la necesidad de moverse para miraros. Poco a poco, según vaya mejorando su control cefálico, iremos colocando a ratitos boca abajo sobre una superficie blanda. De esta manera si se cansa y dejase caer la cabeza que no pueda hacerse daño. También colocaremos juguetes luminosos y sonoros delante para llamar su atención y que se mantenga con la cabeza levantada.

5. Cojines infantiles

Estos cojines están diseñados para utilizarlos desde que nacen. Tienen un orificio en la parte central que hace que, cuando el bebé esté tumbado, no tenga una presión sobre ningún punto de su cráneo que pueda provocar esta deformidad. Si se realizan todas las recomendaciones anteriores, no es necesario el uso de estos cojines desde el principio; a no ser que ya haya aparecido la deformidad. Pero si por cualquier motivo el bebé tiene que pasar mucho tiempo tumbado, utilizar uno de estos cojines nos puede ayudar a prevenir que aparezca una plagiocefalia.

Si ya has podido ver alguna asimetría en la cabeza de tu bebé, a parte de empezar a aplicar todas estas recomendaciones, es aconsejable acudir a su pediatra o fisioterapeuta pediátrico para valorar si existiese alguna otra causa de base que nos pueda estar provocando la deformidad a parte de la postural. Y recuerda que cuanto antes empecemos aplicar medidas, o un tratamiento si fuera necesario, más probabilidad de recuperación tendremos. Puesto que el cráneo de los bebés cuanto más pequeños son, más moldeable es.

 

Bibliografía

Arteaga-Domínguez A, García González C, Rodríguez-Vigil Rubio C. Medidas preventivas en la plagiocefalia postural. Rehabilitación (Madr). 2008; 42(3): 143-152
Ricard F, Martínez Loza E. Osteopatía y Pediatría. Buenos Aires; Madrid: Médica Panamericana; 2005

 

 

Etiquetas: deformidad craneal, desarrollo psicomotor, plagiocefalia

Posts relacionados