Ejercicios y estiramientosFisioterapiaLesiones de espaldaNoticias
11,418

¿Qué es la rectificación dorsal? Ejercicios y recomendaciones

Antes de entrar de lleno en lo que es la rectificación dorsal, hablaremos sobre la columna vertebral para entrar en contexto. La columna vertebral también es conocida como raquis, es una estructura ósea en forma de pilar que soporta el tronco, y está compuesta por multitud de componentes pasivos y activos, compuesto por elementos rígidos, como son las vértebras, y elementos elásticos, los discos intervertebrales.

Funciones de la columna vertebral 

Esta estructura asegura tres características para su funcionalidad: dotar de rigidez para soportar cargas axiales, proteger las estructuras del sistema nervioso central y otorgar una adecuada movilidad y flexibilidad para los principales movimientos del tronco. En el plano sagital, el raquis queda dividido en una serie de curvas fisiológicas; en la zona cervical aparece una lordosis (curvatura de convexidad anterior), en la zona dorsal una cifosis (convexidad posterior), en la zona lumbar aparece una lordosis y en la zona sacra una nueva cifosis.

Teniendo en cuenta los segmentos móviles, la resistencia del raquis con presencia de curvaturas será 10 veces superior que, si fuese completamente rectilínea, gracias a esto se genera mayor estabilidad y aumenta la resistencia a la compresión vertical, por este motivo es muy importante tener una buena curvatura y movilidad.

La transmisión de cargas en las curvas lordóticas se produce principalmente a través del pilar posterior y en la cifóticas a través del pilar anterior. En las zonas donde cambia de zona cervical a dorsal y de zona dorsal a lumbar es donde resisten importantes fuerzas de tracción. Estas zonas tienen un intervalo de grados, una variación tanto en aumento como en disminución se considera alteración. En la zona dorsal oscila entre 20º y 40º, aunque hay autores que defienden el límite superior en 35º, aunque la referencia más aceptada es tener más de 40º en 4 o 5 cuerpos vertebrales. Por lo que podemos encontrar; (kapanji tomo3).

  • Hipercifosis dorsal que sería el aumento del ángulo mayor de 40º,
  • Dorso plano o rectificación dorsal, que supone la presencia de un raquis rectilíneo, por debajo de 20º del ángulo.
  • Inversión de la curva, esta patología es muy poco frecuente, donde aparece una lordosis dorsal

Aunque aquí solo estamos hablando de la columna dorsal, también es importante mantener una buena curvatura en las otras regiones de la columna, ya que una alteración en otra región puede provocar una alteración en la columna dorsal.

Un estudio sobre la rectificación dorsal 

Realizaron un estudio para ver como afectaba la rectificación dorsal, y para ello cogieron una muestra de 70 personas, entre 20 y 45 años, todas con rectificación dorsal, y mediante una encuesta vieron que había más casos de mujeres que de hombres, una mayor incidencia en el rango de edad de 31 a 35, un 57% de esa población no practica deporte, un 65% de los pacientes trabajan parados con un predominio de la postura hacia flexión.

Con respecto al dolor se vio que un 87% refiere dolor muscular y solo un 13% dolor ligamentoso, más de la mitad refieren que el dolor aumenta dependiendo del día, el momento del día donde aparece el dolor suele ser durante la jornada laboral, y casi el 50% mejora realizando una extensión de columna. En la encuesta preguntaron por dolores digestivos y un 62% padecen este tipo de problemas, teniendo un 21% problemas de estómago, un 20% de hígado y otro 21% de intestino, todos los pacientes que presentan problemas digestivos mejoran al realizar una flexión de tronco.

También se tuvo en cuenta la alergia, y se vio que un 57% la padecen. La zona con más afectación es entre D3 y D9, siendo entre D3-D5 los pacientes que padecen alergias y en D7-D9 los pacientes que padecen problemas digestivos. La edad también es un factor a tener en cuenta ya que en rangos de edad de 20 a 30 años la rectificación aparece en D3-D4, entre los 31 y 35 años aparece en D4-D9, de 36 a 40 en D4-D5 y entre los 41 y 45 aparece en D7-D8.

Causas de la rectificación dorsal

Debemos tener en cuenta que la anomalía de la columna dorsal es menos frecuente que en columna cervical y lumbar, y las causas que pueden causarlas son:

  • Cirugía en zona dorsal donde el objetivo del cirujano sea fijar dos o más vertebras.
  • Malformaciones congénitas (desde el nacimiento)
  • Desequilibrio muscular entre la musculatura posterior y anterior de la columna
  • Fracturas vertebrales
  • Degeneración del disco
  • Espondilitis anquilosante

Consecuencias de la rectificación dorsal

Puede producir consecuencias tanto a nivel anatómico como puede ser alterando la ubicación y función de los músculos y articulaciones, y a nivel neurológico como puede ser alterando o comprimiendo las raíces del sistema nervioso simpático.

El proceso es adaptativo y progresivo, por eso las consecuencias son a medio-largo plazo. Algunos cambios que se producen son debido a la deformación del tejido conectivo, y esto puede provocar dolor y espasmos musculares. A largo plazo las consecuencias pueden ser peores, ya que la sobreactividad muscular puede provocar fibrosis, modificaciones metabólicas, alteraciones en el aparato musculoesquelético y visceral.

Se ha podido demostrar que la gente que tiene una rectificación a nivel dorsal alto tiene una compensación a nivel cervical, mientras que la gente con rectificación dorsal baja tiene una compensación a nivel lumbar.

¿Cómo podemos saber si tenemos rectificación dorsal?

Podemos tener este problema y no tener ningún síntoma asociado, aunque esto no quiere decir que no sea importante, ya que nos puede dar problemas a medio-largo plazo. Para saber si tenemos este problema necesitaríamos la valoración de un profesional (fisioterapeuta o médico), y ellos tras un examen visual y funcional podrán detectar alguna alteración, y se podrá confirmar mediante una prueba de imagen.

Para el examen visual el profesional le pide al paciente una flexión de tronco y observa cómo se mueve la columna dorsal, lo normal sería que se viera una curva, pero si se ve una zona plana donde no hay movimiento nos haría sospechar de una rectificación.

Las zonas más frecuentes donde se provoca esta rectificación suelen ser:

  • D1-D4 que está asociada a una hipermovilidad de C5-C6, tortícolis o cervicobraquialgias.
  • D10-D11 que está asociada a hipermovilidad de L1-L2, lumbalgias y cruralgias (afectación del nervio crural o femoral)

Tipos de dolor

Dependiendo de la sintomatología del dolor podemos clasificarlo según su origen:

  • Dolor ligamentoso: el dolor aparece con la postura prolongada o al final de la amplitud de movimiento, se manifiesta al cambiar de posición, dolor al final del movimiento activo, dolor en el movimiento pasivo y puede aparecer inflamación.
  • Muscular: el dolor se manifiesta con el movimiento, el movimiento doloroso indica el músculo lesionado y presenta cordones mialgicos a la palpación.
  • Nervioso periférico: el dolor es filiforme, el paciente enseña el trayecto del dolor con el dedo y puede ir acompañado de parestesias y hormigueos.

Tratamiento

Para un correcto tratamiento lo primero que tenemos que saber es el origen de la lesión, ya que no se puede tratar igual una rectificación congénita que una rectificación asociada a una mala postura y desequilibrio muscular. Nosotros nos vamos a centrar en el segundo tipo desde un punto de vista fisioterapéutico, nuestro tratamiento ira enfocado a la normalización del tejido muscular e identificar posibles patologías secundarias, como puede ser patología lumbar o cervical.

  • Movilización de la zona dorsal
  • Estiramientos
  • Masoterapia
  • Corrientes TENS (dejando el artículo de las corrientes)
  • Electroterapia de alta frecuencia, como puede ser la onda corta y la microonda
  • Diatermia
  • Ejercicio terapéutico
  • Pilates

Hay que tener en cuenta que la curvatura de la espalda no se va a corregir por realizar este tipo de terapias, lo que sí podemos hacer es mejorar el dolor de la zona y evitar que la curvatura aumente. El dolor si mejora a corto plazo, pero sino seguimos con los ejercicios y estiramientos volverá a aparecer rápidamente, para ello hay que seguir las indicaciones del profesional y tener claro que en dos días no vamos a solucionar un problema que lleva con nosotros años.

Ejercicios

En este vídeo de nuestro compañero Pablo podemos ver algunos ejemplos de ejercicios de movilidad y estiramientos.

Ya que al tener el dorso plano buscaremos más ejercicios que nos lleven a flexión de columna, siendo el primer ejercicio el más interesante, pero con esta rutina vamos a conseguir una mayor movilidad en toda la zona dorsal.

El gato; este ejercicio es muy conocido en el mundo del pilates, ya que suele ser muy usado, tanto por su sencillez como por sus beneficios. Nos colocamos en posición de cuadrupedia, manos debajo de los hombros y rodillas debajo de la cadera, la espalda recta (si tuviéramos un palo debería de tocar sacro, zona dorsal y cabeza), y nos encorvamos todo lo que podamos, y después vamos a la posición contraria.

Movilidad en cuadrupedia: nos quedamos en la misma posición que el gato, colocamos una mano en la cabeza, y rotamos hacia fuera sin que la cadera se mueva y buscando la máxima amplitud de movimiento posible, para así poder centrarnos en la zona dorsal.

Estiramiento de la columna hacia delante: otro ejercicio muy utilizado en pilates cuya finalidad es dar movilidad a la columna, en esta ocasión nos sentamos en el suelo con las piernas un poco abiertas y la espalda recta, y tenemos que echar el cuerpo hacia delante doblando toda la columna, pero haciendo hincapié en la zona dorsal.

Retracción escapular: este ejercicio lo haremos delante del espejo para controlar nuestros hombros, tenemos que juntar las escápulas sin que los hombros se eleven, y para ello tenemos que pensar al juntar la escápulas y bajarlas.

Aquí dejo otro video de nuestro compañero Pablo donde también nos enseña unos ejercicios para aliviar el dolor de la zona dorsal mediante los estiramientos. Cuando realicemos el estiramiento debemos tener en cuenta que no puede aparecer dolor, el movimiento lo iremos haciendo progresivo, sin hacer rebotes, el tiempo del estiramiento lo podemos mantener desde 40 a 60 segundos, realizando el estiramiento una vez al día como mínimo, pero lo recomendable es hacerlo dos veces al día.

Sobre los ejercicio de fuerza

Además de este tipo de ejercicios para mejorar la movilidad y relajar la musculatura, los ejercicios de fuerza son fundamentales no solo a nivel de la rectificación dorsal sino también para mejorar nuestra salud y postura, y así nuestra columna podrá realizar su función sin realizar tanto esfuerzo.

Podemos realizar en el gimnasio cualquier ejercicio para fortalecer la zona de la espalda, siempre manteniendo una correcta postura de la espalda en la realización de los ejercicios, si realizamos este tipo de entrenamiento debemos de tener especial cuidado por la técnica y sobre todo si estamos en una fase aguda consultar con el profesional que ejercicios nos recomienda y cuáles no, ya que un ejercicio mal ejecutado con peso puede ser lesivo, por eso aquí os dejamos tres muy interesantes y sencillos para hacerlos en casa.

Trapecio medio: para este ejercicio necesitamos estar tumbados bocabajo, apoyamos la frente en el suelo, lo ideal seria hacerlo en una esterilla o en el suelo con una toalla, ponemos los brazos en cruz, con los pulgares hacia el techo y separamos los brazos del suelo. Debemos tener cuidado de que los hombros no suban y de no despegar el pecho y la frente del suelo.

Trapecio inferior: para este ejercicio nos colocaremos igual que el anterior, pero las manos las pondremos a unos 45º de la cabeza, y levantamos los brazos hacia el techo, sin levantar la cabeza ni el pecho y sin que los hombros se eleven.

Retracción escapular: el mismo ejercicio de movilidad lo vamos a hacer para fortalecer esa zona, lo único que va a cambiar es que para este ejercicio necesitaremos un theraband, lo enganchamos en una silla, marco de la puerta, en cualquier sitio para que este mas o menos a la altura del pecho, y con los brazos estiramos y sujetando el theraband realizaremos el movimiento de escápulas.

Algunas recomendaciones

  • Evitar mantener posiciones prolongadas durante mucho tiempo.
  • No estar sentado más de una hora sin levantarse.
  • Realizar estiramientos diarios.
  • Ejercicios de movilidad diarios.
  • O de fuerza dos veces por semana como mínimo.

Bibliografía

Kapandji, A.L. (2010) Fisiologia articular. Editorial medica panamericana

Drake R. Wayne A. Mitchell A. (2015) Gray´s anatomia para estudiantes. Elsevier España

Sieghart G. (2012). Sintomatología en rectificación dorsal. http://redi.ufasta.edu.ar:8080/xmlui/bitstream/handle/123456789/198/2012_K_015.pdf?sequence=1

Etiquetas: dorsal, ejercicios para espalda, rectificación dorsal

Posts relacionados