Lesiones de espaldaLesiones miembro inferiorLesiones miembro superiorNoticiasOndas de ChoqueSociedades médicasTécnicas especialesVida sana y consejos

Rotura muscular ¿Qué es y cómo se diagnostica correctamente?

La rotura muscular es como su nombre indica una rotura del tejido muscular. En esta lesión se produce una pérdida de continuidad en el musculo aunque en este caso no afecta completamente al vientre muscular sino a una parte del mismo. Esta lesión se presenta de forma por un traumatismo que puede ser directo o indirecto que conlleva la presencia de un dolor violento que no cede con el reposo.

Tipos de rotura muscular

Dependiendo del tipo de rotura muscular, podemos diferenciarlos en diferentes tipos dependiendo de la gravedad de la lesión:

  • Distensión muscular, se ha producido una elongación muscular pero sin signos de rotura.
  • Grado I: Solo unas pocas fibras se han desgarrado. Producido por una tensión leve
  • Grado II: Se ha producido una tensión moderada del musculo, produciendo una mayor afectación de fibras lesionadas, el dolor muscular es más intenso y sensible.
  • Grado III: Se presenta una rotura total del musculo, el musculo está roto por completo. Causan perdida completa de la función muscular. Se localiza un espacio prominente en las fibras y el sangrado o hematoma es considerable.

Causas de la rotura muscular

Dentro de las causas diferenciaremos dos formas:

  • Intrínsecas
    • Movimientos bruscos que llevan a contracciones violentas, y en las que el músculo no está preparado para esa contracción.
    • Músculo se ha sido sometido a una carga excesiva cuando está fatigado o no se ha calentado lo necesario.
  • Causas extrínsecas:
    • Contusiones o golpes con un oponente u objeto, caídas, etc.
    • Lesiones producidas en ese musculo y no se han curado bien en un pasado.

¿Cuáles son sus síntomas?

  • Dolor a la palpación
  • Limitación de movimiento a la contracción o al estiramiento
  • Hematoma, dependiendo del tipo de rotura que se haya producido.
  • Edema

Cómo diagnosticar correctamente una rotura muscular:

Lo primero que tenemos que realizar es una buena anamnesis. Realizamos unas preguntas al paciente para saber el lugar y el mecanismo de producción de la lesión.

Además, se realiza una primera exploración física con la que se puede hacer una primera orientación diagnostica. Si la lesión no es una rotura importante el diagnostico precoz no es fácil.

Para valorar el tipo de rotura, lo ideal será realizar una ecografía de la rotura o posible rotura.

Ecografía muscular: Esta técnica es imprescindible, en Fisiolution clínica especializada en ecografías  musculoesqueléticas, llevamos años haciendo  fisioterapia ecoguiada con la cual  podemos hacer diagnóstico precoz  y posterior seguimiento de la lesión, dándonos la ventaja de controlar en todo momento la evolución de la rotura muscular. Pudiendo así dar el alta en el momento apropiado,  de hecho  no todos cicatrizamos de la misma manera la vuelta al deporte es peligrosa si no se hace un buen tratamiento con fisioterapéutico con fisioterapia, Electrólisis u ondas de choque… además de su control ecográfico. Además  es la técnica de diagnóstico que más se elige  en la mayoría de los casos ya que permite detectar roturas de desde 1-2 mm de longitud.

Resonancia magnética: como norma general, reservada para grupos musculares más profundos por presentar una mejor definición de la estructura anatómica.

Vídeo de una sesión de Fisioterapia Ecoguiada y Elastografía:

¿Cómo se trata una rotura muscular?

El principio básico que se sigue consiste en movilizar la zona lo antes posible, guardando siempre un tiempo prudencial, porque de esa manera conseguiremos:

  • Aumentar más rápidamente la vascularización del tejido muscular comprometido
  • Aumentar la regeneración de las fibras musculares
  • Evitaremos cicatrices fibrosas
  • Recuperar la funcionalidad del musculo más rápido.

8 técnicas básicas para empezar a tratar una rotura muscular:

  1. En los primeros días método RICE: reposo, hielo, compresión y elevación. Continuaremos con movilizaciones: terapia por medio del movimiento o del ejercicio físico. Pautaremos unos ejercicios terapéuticos como los ejercicios isométricos.
  2. Técnicas como la Diatermia (capacitiva y resistiva) o la Indiba pueden ayudarnos a la regeneración del tejido ayudando a la mejoría de la cicatrización, aumentando el oxigeno y aumentando la circulación.
  3. En una fase posterior comenzaremos con los ejercicios excéntricos estiramientos, estiramientos musculotendinosos, consiste en la utilización de maniobras adecuadas con el fin de elongar el musculo. Se aplica una vez terminada la fase inflamatoria y no puede haber dolor. Su función será la de reorganización de fibras musculares, evitando así una mala cicatrización o mala organización de fibras en un futuro, lo que esto conllevará será a dolor constante y limitación. Por lo que el punto 3 será fundamental para una recuperación óptima
  4. Electroestimulación neuromuscular: contracciones musculares con objeto de combatir los efectos de la inmovilización, incrementar la potencia y la resistencia muscular y modificar su composición fibrilar.
  5. Ultrasonido: Tratamiento médico mediante vibraciones mecánicas en un medio elástico.
  6. Crioterapia y termoterapia, en los inicios se aplicara hielo  y mas adelante contrastes de frío y calor
  7. EPI: electrolisis percutánea intratisular, es una técnica invasiva que con ayuda del ecógrafo consiste en la aplicación de una corriente galvánica a través de una aguja de acupuntura. Ayuda a la reparación del tejido muscular. Es una técnica invasiva que acelera el proceso de recuperación, utilizada en fisioterapia deportiva para reducir tiempos y volver cuanto antes al ámbito deportivo.
  8. Ondas de choque técnica ideal para eliminar adherencias y flexibilizar el tejido, incluso en estadios muy precoces de la rotura muscular, aunque más utilizada una vez se hayan producido adherencias.

¿Qué recomendaciones para evitar roturas?

  • Un buen calentamiento es fundamental
  • Una dieta equilibrada
  • Hidratación antes, durante y después del partido.
  • Tener una preparación para cada deporte que practiques, no me vale volver a jugar después de mucho tiempo e intentar hacerlo como lo hacías antes.

Estas recomendaciones pueden hacer que evitemos una rotura, evidentemente si es una rotura por un impacto poco podremos hacer, pero si podemos hacer en caso de roturas por factores intrínsecos.

Si has sufrido de una rotura muscular en las últimas semanas, o llevas arrastrando una desde hace bastantes meses ven a visitarnos a Fisiolution. Pondremos de todos nuestros conocimientos y habilidades para ayudarte desde el primer momento de tu recuperación.

Bibliografía:

  • Alonso, D. Ó. G. (2013). Protocolo de recuperación y reentrenamiento de un jugador de fútbol profesional con una rotura muscular del sóleo. (Doctoral dissertation, Universidad Politécnica de Madrid).

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Posts relacionados

Menú