NoticiasPodología

Sabañones: ¿Qué son y cómo se pueden tratar y prevenir?

Comúnmente conocidos como sabañones, la perniosis o eritemas pernios se caracterizan por lesiones inflamatorias, eritematosas, pruriginosas y acrales provocadas por el frío. ¿Qué quiere decir esto? Pues que los sabañones se manifiestan como placas enrojecidas o violáceas, que generan una inflamación, y pueden provocar dolor y picor, en las zonas más alejadas del cuerpo, o sea manos y pies principalmente.

Los sabañones son causados por el frío o la humedad, suelen ser de carácter leve y raramente generan complicaciones. A pesar de ser leves, los sabañones son lesiones que pueden ser muy incómodas o molestas, sobre todo por la localización, en dedos de manos o pies, ya que al mínimo roce o movimiento nos acordaremos del sabañón.

¿Cuál es el mecanismo de formación de los sabañones?

Lo que pasa es que una exposición prolongada al frío, con el consiguiente paso a un ambiente cálido, provoca una vasoconstricción en los vasos más distales del cuerpo, que son los que menor diámetro tienen. Los vasos que sufren esta vasoconstricción son los de la piel, generándose así en esa zona un proceso inflamatorio, que dará lugar a las lesiones típicas del sabañón.

La mayor complicación que suelen generar los eritemas pernios es la formación de úlceras o lesiones mayores, y normalmente se producen por una continuación prolongada en ese ambiente frío o húmedo, o por manipularnos nosotros mismos, sobre todo rascarnos mucho cuando aparece el picor. Para prevenir esto es muy importante seguir unas pautas básicas que detallaremos más adelante.

¿Quién tiene más riesgo de sufrir sabañones?

Pues estadísticamente, vemos, que los sabañones presentan una incidencia mayor en mujeres, niños, y pacientes geriátricos, aunque no se ha podido encontrar una explicación a esto. Sí se ha podido mostrar que existen una serie de factores de riesgo que predisponen a la aparición de sabañones. Estos son:

  • Como ya hemos comentado anteriormente, ambientes húmedos y fríos. Aquí reciben una mención especial aquellas profesiones en las que esos ambientes son una constante, como trabajos con alimentos en cámaras frigoríficas, agricultores
  • Enfermedades derivadas de la obesidad.
  • Algunas enfermedades autoinmunes (lupus) y procesos tumorales y metastásicos.
  • Consumo de alcohol, tabaco y drogas.
  • Problemas de tipo circulatorio como insuficiencia venosa o síndrome de

¿Cómo se diagnostican los sabañones?

El diagnóstico del eritema pernio es eminentemente clínico, el profesional sanitario, ya sea médico general, dermatólogo o podólogo, valorará el estado de las lesiones y establecerá un diagnóstico diferencial con otro tipo de alteraciones de la piel. Solamente en casos en los

que hay sospecha de otro tipo de alteración o enfermedad de la piel, se procederá a realizar una biopsia de tejido, en la que ya se producirá un diagnóstico cien por cien exacto del sabañón.

¿Cuál es el tratamiento ideal?

El mejor tratamiento para este tipo de lesiones siempre va a ser la prevención, ya que con unas medidas básicas podremos evitar la aparición de estas placas tan incómodas.

  • Si tenemos que permanecer cierto tiempo en ambientes fríos y/o húmedos lo más importante será protegernos bien ante ello, especialmente manos y pies, que son los que más Ropa térmica e impermeable.
  • La humedad potencia la sensación de frío, por lo que es muy importante mantener manos y pies secos. Muy importante en personas que noten que le sudan mucho los pies o las manos ponerle remedio, con algún tratamiento farmacológico, como puede ser un spray antitranspirante de la
  • Evitar mantenernos mucho tiempo parado o sentado, ya que el movimiento promueve el flujo sanguíneo.
  • Evitar el uso de prendas que generen una compresión en pies y manos, porque empeorará la circulación sanguínea.
  • No fumar, beber alcohol, ni consumir otro tipo de
  • Mantener la piel íntegra, mediante una buena hidratación.

Si a pesar de haber llevado a cabo estas medidas preventivas han aparecido los sabañones, lo que debemos hacer es, inicialmente, acudir a un profesional para que nos haga un correcto diagnóstico y nos paute un tratamiento.

En los casos más leves este tratamiento será: mantener las zonas de lesión bien limpias, y aplicar un antiséptico como la povidona yodada (betadine), o una crema especializada.

En casos graves podría ser necesario el uso de tratamientos farmacológicos orales.

Desde Fisiolution, tu clínica de fisioterapia y podología, ponemos a tu disposición a todos nuestros profesionales para solucionar cualquier tipo de consulta que pueda surgir.

Bibliografía

  1. Bielsa Marsol Perniosis. Semin Fund Esp Reumatol 2012;13(2):55-61.
  2. Perniosis y su abordaje desde el punto de vista preventivo en Atención Primaria. Med fam Andal 18, Nº.2, octubre-noviembre-diciembre 2017
Etiquetas: , , , , ,

Posts relacionados

Menú