FisioterapiaNoticias
2,657

5 pasos para comenzar a jugar al fútbol

El realizar ejercicio es algo fundamental en la vida de toda persona saludable. Es uno de los pilares, junto con la alimentación equilibrada, la estimulación mental, vida social activa y tener un sueño de calidad.

Por diversos motivos, es necesario la práctica regular de ejercicio. El ejercicio, no solo previene enfermedades cardiovasculares a largo plazo, también tiene efectos positivos a corto plazo. Estos pueden ser el control del estrés, la liberación de endorfinas, el control del dolor o liberarte del agobio del trabajo.

Para comenzar a hacer ejercicio no debemos olvidar escoger el que más nos convenga. El entrenamiento de fuerza trae muchos beneficios a la persona que lo practica, quizás más que el cardiovascular. La fuerza es la base del movimiento. Todos los movimientos necesitan fuerza, ya sea un 10% de tu fuerza para levantarnos de una silla o un 60% para levantar un objeto del suelo.

Pasos para jugar al fútbol

Para empezar a jugar el futbol, es muy importante conocer los posibles efectos adversos que puede tener la realización de ejercicio. También os recomendamos estar en vuestro peso y entrenar con cabeza. Las lesiones, son el principal efecto negativo de jugar al fútbol, ya sea de modo profesional o completamente amateur.

  1. Para empezar, si tienes una cardiopatía o alguna enfermedad que te impida hacer ejercicio, debes acudir a tu médico para hacerte un chequeo. Es él el que te tiene que dar el visto bueno para la realización de ejercicio.
  2. Debemos marcarnos un objetivo que pueda ser medible en cuanto a las adaptaciones necesarias para comenzar a jugar. Para poder obtener un feedback positivo o negativo de los beneficios que tiene el entrenamiento.
  3. Después, teniendo en cuenta el ejercicio que vamos a realizar. Debemos estar convencidos del ejercicio y del modo en el que vamos a practicarlo. Así no abandonarás la actividad, fracasando todo lo que hemos propuesto. Si vamos a jugar una pachanga a la semana o vamos a apuntarnos a un equipo con varios entrenamientos a la semana o pretemporada.
  4. Una vez pasado un chequeo médico, debemos ponernos en manos de un profesional del ejercicio. Este puede ser licenciado en ciencias de la actividad física y del deporte o un fisioterapeuta. Él nos ayudará a comenzar. Nos hará una valoración del estado de forma o una serie de ejercicios preventivos para no sufrir una lesión. Si esto se produce al principio, esto nos llevará al abandono del mismo. En el caso de que el equipo cuente con un preparador físico o un fisioterapeuta ya lo tenemos ahí, si no, debemos buscarlo por nuestra cuenta.
  5. Debemos llevar una rutina de entrenamiento y tener fuerza de voluntad para continuar realizando ejercicio periódico. Se producirán las adaptaciones necesarias para tener un retorno de la motivación que se recibe por la realización de ejercicio. Como pueden ser la mejora del aspecto físico, la pérdida del peso, o que se esté cumpliendo el objetivo que nos hayamos propuesto. En el caso de que el objetivo sea, poder jugar una pachanga a la semana con los amigos, es importante tener unos niveles cardiovasculares y de fuerza.

Claves para hacer deporte

Es importante la motivación personal y encontrar a un profesional, entrenador personal, que nos ayude a encontrar nuestra meta lo antes posible.  Esto evitará abandonos prematuros de la actividad. Es importante recordar, que lo que debemos realizar es un cambio a largo plazo en la forma de vida sedentaria que llevamos. No solo unos meses hasta conseguir la meta que nos habíamos propuesto en un principio. Para mantener la motivación, es importante no fijarnos metas muy a largo plazo. Si no pequeñas metas que se puedan cumplir con facilidad y pasar a la siguiente, sin que caigamos en la desmotivación y el abandono. Las metas, debemos proponerlas en el entrenamiento compensatorio para poder realizar sin riesgos o evitarlos lo máximo posible.

Posts relacionados