FisioterapiaVida sana y consejos
4,277

Caminar por la arena, ¿es recomendable?

¿Caminar por la arena es bueno o malo?, ¿Es recomendable para todas las personas?, ¿En qué caso es mejor evitarlo?, ¿En qué situaciones me aporta beneficios?

Estas son algunas de las preguntas que os planteamos desde Fisiolution. A continuación, os aportamos datos que pueden influir en la decisión de caminar sobre superficies con estas características o caminar por la arena.

Caminar por la arena

La arena blanda corresponde a un terreno inestable, irregular y con una alta capacidad de absorción. Estas características presentan ciertos beneficios para el individuo, pero también tienen sus inconvenientes.

VENTAJAS

El hecho de que exista una inestabilidad e irregularidad constante en cada paso, hace que nuestro propio sistema músculo-esquelético tienda a adaptarse, haciendo uso de un mayor número de músculos y articulaciones que de manera habitual. Esto presenta un beneficio notable, puesto que al trabajar más no sólo fortalecemos nuestros músculos, sino que también, realizamos un ejercicio de equilibrio y propiocepción indispensable para la estabilidad corporal, sobretodo en caso del tobillo.

Este ejercicio podría funcionar como terapia de rehabilitación o fortalecimiento en pacientes con inestabilidad de tobillo o esguinces.

Por otro lado, su alta capacidad de absorción hace que este medio actué como amortiguador haciendo que nuestras articulaciones estén más protegidas al evitar impactos constantes.

Además el hecho de hacer ejercicio, como es caminar, favorece nuestro sistema cardiovascular, activando el flujo sanguíneo y la circulación linfática.

El contacto con la arena proporciona relajación por lo que influye en la disminución de estrés positivamente.

INCONVENIENTES

Caminar sobre un terreno blando o caminar por la arena, puede generarnos una mayor tensión tanto en la planta del pie como en la musculatura posterior de la pierna, puesto que en el momento de apoyo de talón, este se hunde haciendo que en nuestra manera de caminar aumente esa flexión dorsal de tobillo, obligándonos a caminar completamente planos. Esto puede provocar fascitis plantar, sobrecargas en gemelos, problemas en el tendón de Aquiles, puntos gatillo, etc…

El hecho de que sea un terreno tan irregular puede poner en compromiso a nuestras articulaciones, puesto que puede que trabajemos en rangos de movimiento poco habituales y podemos provocar asimetrías entre ambas extremidades o aparición de molestias en un lado sólo. Por ejemplo, imagínate que estamos caminando por la arena en una zona inclinada, el pie que apoye más arriba estará haciendo uso excesivo de los pronadores (apoyará más la zona interna del pie) mientras que el pie contrario hará uso de los supinadores (apoyará más la parte externa del pie).

Si empleamos esta técnica como rehabilitación es importante que nuestro terapeuta nos indique cuál es el mejor momento, puesto que si iniciamos el ejercicio en un momento no idóneo en una lesión aguda podemos producir una lesión de nuevo, o incluso, empeorar la situación.

CONCLUSIÓN DE CAMINAR POR LA ARENA

Caminar sobre arena blanda para algunas personas con ciertas lesiones o problemas sí puede ser beneficiosa esta práctica, mientras que, para otras puede resultar muy perjudicial. Tendríamos que estudiar las características o historial de lesiones previo para saber si es una buena idea, aunque si que podríamos plantear un ejercicio progresivo, de menor a mayor complejidad jugando con la superficie que la playa nos aporta. Por ejemplo, si nos acercamos a la orilla, la arena en esta zona es más compacta lo que proporciona una mayor estabilidad, menor tensión muscular y menor riesgo de lesión, aceptando este medio como una posible primera etapa de rehabilitación, y adecuando el nivel según la persona.

Si por desgracia ya te empieza a dolor la planta del pie, talón o gemelo… te dejo unas interesantes noticias de ayuda:

OTROS CONSEJOS:

Es importante que evitemos las horas de mayor exposición solar, así como hacer uso de crema protectora e hidrataros abundantemente.

Ojo con las actividades físicas alas que no estamos acostumbrados, son la madre de las lesiones

Etiquetas: ejercicio, fisioterapia, rehabilitacion, salud

Posts relacionados