Lesiones miembro inferiorNoticiasSociedades médicasTécnicas especialesVida sana y consejos

Condromalacia rotuliana, causas, síntomas y tratamiento

La condromalacia rotuliana se define como una patología caracterizada por la degeneración de la superficie del cartílago que se encuentra inmediatamente posterior a la rótula. Este tipo de lesión puede ocasionar erosión/desgaste, fisurar o propiciar la pérdida total del propio cartílago. Este deterioro del cartílago se puede producir de diversas maneras:

  • Anatómicas:
    • Como producto del rozamiento del cartílago con el cóndilo femoral.
    • Malformación o crecimiento atípico del cartílago, fémur y/o rótula
    • Debilidad muscular en los músculos extensores de rodilla, cuádriceps.
    • Descompensación del cuádriceps, entre el vasto interno y el externo. Vasto externo con mayor fuerza que el interno.
    • Acortamiento de los isquiotibiales
    • Hiperextensión o valgo de rodillas, incluso tener una rótula más alta que otra.
    • Afectación de los meniscos acompañado de una mala estabilidad
  • Metabólicas
    • Enfermedades degenerativas o reumatologicas
    • Artritis
    • Mala alimentación
  • Externas
    • Sobreuso
    • Inmovilización durante un periodo largo de tiempo
    • Fracturas, luxaciones, traumatismos directos

Factores de riesgo

Dentro de la condromalacia, podemos encontrar varias características que nos pueden hacer sospechar de tener condromalacia o que estamos predispuestos a tenerla. Estas características son:

  • Sobrepeso.
  • Mal uso del calzado, sobre todo el deportivo.
  • Atrofia muscular.
  • Desalineación articular.
  • Tener un miembro más largo que el otro.
  • Traumatismos o lesiones patelares anteriores.
  • Flexión repetida en carga.

Condromalacia rotuliana, síntomas

El paciente experimenta varias sensaciones de dolor en la condromalacia como:

  • Malestar, molestia en la zona posterior de la rótula.
  • Dolor en la rodilla al estar mucho tiempo sentado y en la misma posición.
  • Sensación de inestabilidad y bloqueo de la rodilla.
  • Chasquidos, crepitaciones.
  • Duele y molesta mucho al subir y bajar escaleras.
  • Rigidez en la flexo-extensión, sobre todo después de un tiempo de inactividad/reposo.

Clasificación :

Se puede clasificar en:

  1. Grado 0: normal, no hay alteración.
  2. Grado 1: edema y pequeña alteración del cartílago. 0.5 cm de afectación.
  3. Grado 2: fisura y fragmentación del cartílago. 1.25 cm.
  4. Grado 3: igual que grado 2. Pero con mayor área de afectación del cartílago.
  5. Grado 4: fisura superior a los 2 cm. Erosión grande, puede incluso llegar a desaparecer parte del mismo y que solo haya hueso.

Otra clasificación podría ser la siguiente:

  • Edema y tumefacción (grado 1).
  • Alteración de la superficie, empieza el desgaste, (grado 2).
  • Fisura del cartílago (grado 3).
  • Úlcera (grado 4).
  • Daños en el hueso (grado 5).

Prevalencia

Cabe destacar que la condromalacia es muy frecuente en adolescentes y niños. Además de las personas deportistas y gente sedentaria. En las personas sedentarias se produce porque pasan mucho tiempo sentados. Esto produce que nuestra rodilla esté en un ángulo de 90 grados de flexión es cuando la rótula sufre mayor desgaste. Además es más frecuente en mujeres que en hombres esta patología.

Tratamiento de la Condromalacia rotuliana

Antes de empezar el tratamiento contaremos con pruebas radiológicas como la radiografía o una resonancia. El médico lo más seguro es que nos recete AINES para el dolor e inflamación y seguramente algún comprimido para mejorar ese cartílago.

En cuanto a la fisioterapia, los objetivos para reducir el dolor de la Condromalacia rotuliana serán: Además, de conseguir una buena estabilidad y funcionalidad de la rodilla y conseguir un buen tono y fuerza muscular.

  • Crioterapia (3-4 veces al día) 15 min acompañado de reposo relativo.
  • Reducir actividad deportiva y al comienzo al comienzo de la rehabilitación se recomienda parar.
  • Podemos colocar un vendaje para reducir dolor y presión sobre la zona afectada.
  • Masaje terapéutico en isquios y cuádriceps, para relajar el tejido y favorecer una buena circulación.
  • Estiramientos.
  • Podremos usar punción seca.
  • Epi para recuperar el tejido afectado, sobre todo en grados altos.
  • Ejercicios de propiocepción para mejorar la estabilidad de la rodilla.
  • Tonificación de faja abdominal o core (lumbares y abdominales) evitar dolores lumbares y que no se produzcan desequilibrios musculares en el miembro inferior.
  • Tonificación del tren inferior: Cuádriceps (Vasto interno) e Isquiotibiales. Con ejercicios y nos podemos ayudar de la electroestimulación.
  • Electroterapia como ultrasonido, Tens, onda corta.

Una vez que hayamos mejorado son importantes las actividades al aire libre. Andar, correr, especialmente en superficies blandas. Montar en bicicleta (elevando el sillín para evitar excesiva flexión), golf… Y todas aquellas actividades que no le supongan estrés y presión a la rótula.

El tratamiento también puede ser quirúrgico. Siempre y cuando el tratamiento fisioterápico no reduzca satisfactoriamente la naturaleza del desalineamiento.

El período de recuperación es de 2-6 meses.

Prevención de la Condromalacia rotuliana

  • Evitaremos aquellas actividades que soliciten una actuación intensa de la musculatura implicada. Y en las que hay cambios de dirección y/o frenadas bruscas como por ejemplo: fútbol-sala, baloncesto, esquí, tenis…
  • También, ejercicios de ABD de cadera, flex- ext de rodilla de 0-90 grados contra resistencia; escaleras, estar mucho tiempo sentado con las rodillas flexionadas a 90 grados.
  • Buena alimentación e hidratación para evitar el sobrepeso.
  • Calentar antes de cualquier actividad deportiva.
  • Podemos hacer un vendaje con corrección de la rótula y emplearlo solo durante la práctica deportiva. Vendaje mcconnell.

Bibliografía

López, A. A., Ortega, C., Lorenzo, Y. G., & Baesso, E. (2015). Condromalacia de rótula. Diagnóstico y tratamiento artroscópico. Archivo Médico Camagüey, 6(7).

Ayala, E. (2009). Síndrome rotuliano: revisión. Farmacia profesional, 23(5), 38-41.

Sánchez, K. T. R. (2014). Condromalacia rotuliana. Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica, 71(611), 551-553.

Perrino, P. G. (2012). Fisioterapia en la condropatía rotuliana. REDUCA (Enfermería, Fisioterapia y Podología), 4(1).

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Posts relacionados

Menú