EmbarazoFisioterapia infantilNoticiasTécnicas especialesVida sana y consejos
11,417

¿Cómo diferenciar el cólico del lactante y el reflujo gastroesofágico?

Los trastornos digestivos del bebé es algo que siempre preocupa a los recientes papás. Según las estadísticas, el 50% de los bebés presentan síntomas de trastorno digestivo durante los primeros meses. Esto es debido a la inmadurez de su sistema digestivo. La maduración de este sistema dura desde la gestación hasta los 5 años de edad aproximadamente. Pero es durante los primeros meses de vida cuando provoca más trastornos, debido a que es cuando empieza a “trabajar” con la ingesta de la leche. Lo normal es que el bebénos comunique este trastorno mediante el llanto, pero existen otros síntomas que nos ayudan a diferenciar el tipo de trastorno que está sufriendo.

Generalmente, cuando nuestro bebé llora desconsoladamente, lo primero en lo que pensamos es que sufre el temido cólico del lactante. Sin embargo, puede que quizás sea otra cosa, como por ejemplo el reflujo gastroesofágico, estreñimiento o diarrea. En este caso nos vamos a centrar en el cólico y el reflujo gastroesofágico, ya que son los trastornos más comunes en los primeros meses, y los que, quizá, sea más complicado poder diferenciar.

El cólico del lactante, el reflujo gastroesofágico y sus síntomas

El cólico del lactante, como ya os contamos anteriormente, es un cuadro de llantos prolongados e inconsolables que aparecen más o menos a los quince días de vida y desaparecen al tercer o cuarto mes. Actualmente lo padecen 1 de cada 4 recién nacidos. Estos llantos aparecen sin ninguna causa aparente. En este caso, lo suele producir la inmadurez de la motilidad intestinal.

A su vez, el reflujo gastroesofágico también produce un llanto inconsolable que suele acompañarse de vómitos (aunque no siempre). Se debe a que la válvula que conecta el esófago y el estómago es débil y aún no funciona correctamente. En este caso, los síntomas suelen desaparecer entre los 6 meses y el año, cuando esa válvula alcanza la fortaleza adecuada para no dejar que el contenido del estómago vuelva a subir hacia la boca.

niño lloro colico

Lo que vamos a intentar en este artículo es ayudaros a distinguir por qué tu bebé está llorando comparando los síntomas de ambos.

Cólico del lactante:

  • Llanto fuerte durante más de tres horas al día, más de tres días a la semana, y generalmente al final de la tarde o principio de la noche.
  • Se encoje doblando las piernas sobre el abdomen.
  • Aprieta lo puños.
  • Abdomen hinchado y duro.
  • Continúa ganando peso.

Reflujo gastroesofágico:

  • Cuando termina de comer, llora arqueando la espalda hacia atrás
  • Vómito frecuente (no siempre)
  • Fabrica mucha saliva para neutralizar el ácido que sube por el esófago.
  • Cuando está durmiendo, se despierta irritado sin causa.
  • Puede llegar a rechazar el alimento.
  • Deja de coger peso o lo va cogiendo muy poco a poco.
  • Mal aliento.
  • Hipo frecuente.
  • Tos persistente.

En ambos casos es recomendable hacer pausas en mitad de la toma para ayudarle a echar los gases, al igual que al final de la toma. En el caso del cólico hará que no se le acumulen los gases en el intestino, y en el caso de reflujo hará que los gases del estómago no empujen el alimento hacia arriba.

Como hemos dicho al principio, ambos son trastornos debidos a la falta de madurez del sistema digestivo por lo que aquí, en Fisiolution, contamos con profesionales que pueden ayudar a vuestro bebé mediante técnicas de masaje y técnicas de osteopatía que ayudan a acelerar dicha maduración. En el caso de que la causa del llanto sea por cólico, los síntomas suelen reducirse notablemente realizando entre 3 y 5 sesiones. En cambio, si el llanto se produce por reflujo, el tratamiento podría alargarse más.

Etiquetas: colico del lactante, reflujo, reflujo gastroesofágic, síntomas cólico del lactante, síntomas reflujo, tratamiento colico, tratamiento reflujo

Posts relacionados