Lesiones miembro inferiorNoticiasNutriciónOndas de ChoquePodología
1,772

Fascitis plantar ¿Qué es? ¿Cómo librarse de ella?

La fascitis plantar es una afección que causa dolor en el talón y en la parte inferior del pie. Se produce cuando el tejido conectivo que sostiene el arco del pie, conocido como fascia plantar, se inflama o se irrita. Esta inflamación puede causar dolor intenso al caminar o estar de pie durante períodos prolongados.

Las personas que padecen esta patología suelen tener dolor agudo al levantarse de la cama por las mañanas o después de hacer ejercicio.

Durante las primeras etapas de la fascitis plantar, la sensación es como de tener un bulto en el talón. Si se deja sin tratar, evoluciona gradualmente a un dolor punzante al caminar —sobre todo por la mañana— y acaba convirtiéndose en un dolor constante.

Algunas de las causas comunes de la fascitis plantar incluyen el uso excesivo del pie, el uso de zapatos inadecuados, el sobrepeso, el pie plano o el arco alto, entre otros. El tratamiento de la fascitis plantar generalmente incluye reposo, fisioterapia, uso de plantillas ortopédicas, estiramientos y ejercicios específicos, así como en casos más graves, puede requerir terapias más avanzadas o incluso cirugía.

Es una lesión muy frecuente tanto en deportistas como en personas sedentarias, debido a que es una lesión de origen multifactorial.

Síntomas de la fascitis plantar 

  • Dolor y rigidez, tanto en la planta del pie como en zonas como el gemelo.
  • Sensación de quemazón e inflamación en la zona plantar.
  • Dolor por la mañana, nada más levantarse, en los primeros pasos del día. De igual manera, dolor al levantarse tras un periodo prolongado sentado.
  • Dolor al practicar deporte o al caminar durante mucho tiempo.

Consejos para la fascitis plantar

  1. Reposo: Evita actividades que empeoren el dolor en el pie y descansa tanto como sea necesario.
  2. Aplicar hielo: Aplica compresas de hielo en la zona afectada durante 15-20 minutos varias veces al día para reducir la inflamación y el dolor.
  3. Estiramiento: Realiza ejercicios de estiramiento específicos para la fascitis plantar, como estirar la pantorrilla y el pie, para mejorar la flexibilidad y reducir la tensión en la fascia plantar.
  4. Masajes: Masajear suavemente la zona afectada puede ayudar a aliviar el dolor y mejorar la circulación sanguínea.
  5. Uso de plantillas ortopédicas: Utilizar plantillas ortopédicas o soportes para el arco del pie para corregir la posición del pie y reducir la presión sobre la fascia plantar.
  6. Calzado adecuado: Utilizar zapatos de soporte con buen amortiguación y suela firme para proporcionar un buen soporte al pie y reducir la presión sobre la fascia plantar. Usar tacones y zapatos de punta estrecha y sin apoyo puede empeorar el problema.
  7. Ejercicio de bajo impacto: Realizar ejercicios de bajo impacto como natación, ciclismo o yoga para mantener la forma física sin agravar la fascitis plantar.
  8. Control de peso: Mantener un peso saludable ayuda a reducir la presión sobre los pies y a aliviar el dolor en la fascia plantar.
  9. Consulta a un especialista: Si el dolor persiste o empeora, consulta a un podólogo u ortopedista para obtener un diagnóstico y un tratamiento adecuado.

Por ejemplo, ahora nuestra nueva técnica en fisioterapia para aliviar esta patología serían las ondas de choque que son un tratamiento efectivo para la fascitis plantar, ya que ayudan a estimular la cicatrización de los tejidos afectados y reducen la inflamación y el dolor. Este tratamiento se administra a través de una máquina que emite ondas de alta energía que se dirigen a la zona afectada.

Las ondas de choque pueden ayudar a mejorar la movilidad y reducir el dolor en la fascitis plantar.

Otro tratamiento sería la bomba diamagnética que tiene como finalidad terminar con estos dolores en la planta del pie, por medio de la bioestimulación.

Fascitis plantar crónica 

La fascitis plantar crónica es una condición prolongada y persistente de la fascitis plantar. Mientras que la fascitis plantar típica puede resolverse con tratamiento conservador en unos pocos meses, la fascitis plantar crónica se caracteriza por un dolor y una inflamación continuos en la fascia plantar que persiste tras el todo el tratamiento llamado conservador que incluye: cambio de zapato, uso de plantillas, tratamiento fisioterápico o rehabilitador infiltraciones etc…

Los motivos que cronifican la fascitis pueden ser:

  • Cambios en el arco plantar(Pies planos, pies cavos, etc).
  • Exceso de tensión en musculatura posterior (gemelos, sóleo).
  • Lesiones previas en el miembro inferior, que pueden haber modificado la pisada.
  • Práctica de deporte en superficies duras.
  • Mala elección de calzado para el día a día.
  • Acortamiento del tendón de Aquiles.

Los tratamientos para la fascitis crónica puedes ser infiltración con ácido hialurónico, ondas de choque, radiofrecuencia y por último la cirugía la cual tiene muy buenos resultados.

Ejercicios para la fascitis plantar

  1. Elevación de talones

Este ejercicio consiste en elevar ambos talones colocando los pies paralelos y con cierta separación, buscando la máxima altura posible.

El objetivo de este ejercicio es mejorar la fuerza de los gemelos y el sóleo.

  1. Elevación de talones con extensión de los dedos

Colocando una toalla enrollada de los dedos de los pies para provocar una elevación de estos, elevar ambos talones, buscando la máxima altura posible.

El objetivo de este ejercicio es aumentar el estímulo de tracción sobre la fascia plantar durante la elevación de los talones mediante la colocación de la toalla.

  1. Fortalecimiento de la musculatura intrínseca del pie

Colocando una toalla bajo el pie, tratar de agarrarla con los dedos y levantarla del suelo.
Este ejercicio tiene como objetivo la mejora de la fuerza de la musculatura de pie, de gran importancia en la propulsión hacia delante y en la estabilidad del pie.

  1. Subida a escalón con agarre de los dedos

Colocando el pie sobre un escalón y con una toalla debajo de la planta del pie, hacer fuerza con los dedos para agarrar la toalla y, al mismo tiempo, subir el escalón elevando la rodilla contraria.

Este ejercicio genera una activación de la musculatura de la planta del pie y de la pierna en un gesto funcional del día a día, ayudando a mejorar la coordinación de las estructuras implicadas en la fascitis.

  1. Movilización de flexión dorsal del tobillo

Colocando el pie a un palmo de la pared, tratar de acercar todo lo posible la rodilla, manteniendo el talón pegado al suelo.

Realizándolo de manera repetida, ayuda a mejorar la flexión dorsal del tobillo, un movimiento que se encuentra limitado en muchos de nuestros pacientes con fascitis plantar.

Realizar 3 series de 15 segundos en cada pie. Puede repetir de 2 a 3 veces al día.

Tratamientos de fisioterapia

En primer lugar, vamos a utilizar la fisioterapia convencional, donde vamos a englobar masoterapia tanto en la fascia plantar como en la musculatura posterior; estiramientos para aliviar la tensión de la zona; ejercicios para fortalecer la musculatura implicada; y medidas antiflamatorias como electroterapia, radiofrecuencia y kinesio.

Si el método conservador no funciona, tenemos otras opciones como pueden ser las ondas de choque o la (EPI).

Tratamientos de podología

Desde la disciplina de podología puede ser interesante realizar un estudio de la pisada y el asesoramiento a la hora de elegir el calzado.

Otros tratamientos 

Para controlar el sobrepeso, que es un factor de riesgo muy importante en esta patología, el asesoramiento por parte de un nutricionista ayudará a resolver el problema.

En resumen, la fascitis plantar es una lesión muy incómoda y molesta, que en ocasiones puede limitar bastante nuestra vida cotidiana, pero con un enfoque mutidisciplinar podemos abordarla y resolverla con garantías.

Bibliografía

Díaz, A. — Guzmán, P. — Gómez, D. Efectividad de las Técnicas de Fisioterapia en la Fascitis Plantar: Anatomía, Anamnesis, Diagnóstico y Pautas de Tratamiento Fisioterápico de la Fascitis Plantar. Díaz López Ana María; Guzmán C Patricia; Gómez López Daniel (Autor)·

Etiquetas: dolor, fascitis plantar, PIE, pisada

Posts relacionados