Lesiones de espaldaLesiones miembro inferiorLesiones miembro superiorVida sana y consejos

Diferencias entre Hernia Discal y Protusión

En ocasiones, cuando nos duele la espalda pensamos en una posible hernia discal, pero no siempre lo es. Pero también es cierto que, aproximadamente, el 20% de la población española tiene una hernia discal, y convive con ella sin notar ningún síntoma. Es importante conocer las diferencias entre hernia discal y protusión.

¿Cuáles son las diferencias entre hernia discal y protusión?

Como todos sabemos, la columna vertebral está formada por las vértebras y los discos intervertebrales, que se posicionan entre vértebra y vértebra. El disco intervertebral está formado por una parte gelatinosa y un núcleo pulposo, rodeado por una envoltura fibrosa.

Cuando hablamos de protusión nos referimos al abombamiento de la envoltura fibrosa que rodea el disco vertebral. En el caso de una hernia discal, parte del núcleo pulposo sale a través de una fisura, comprimiendo los nervios que rodean el disco, apareciendo dolor, entumecimiento o debilidad.

Diferencias entre hernia discal y protusión
Protusión
Diferencias entre hernia discal y protusión
Hernia Discal

Dependiendo entre qué vértebras esté la hernia o la protusión, afectará a unos nervios o a otros, y el dolor también aparecerá en zonas distintas. Así podemos diferenciar entre discopatías cervicales, dorsales y lumbares. Las más comunes son las hernias lumbares, seguidas de las cervicales. Los discos torácicos rara vez son comprometidos.

Si la protusión o la hernia está en una zona en la que no hay nervios y su volumen es suficientemente pequeño como para no comprimir la raíz nerviosa, la hernia puede no causar dolor ni molestias en ningún momento. Por el contrario, si el “núcleo pulposo” se hernia en un lugar en el que sí hay nervios, desencadenará dolor. Si se comprimen nervios sensitivos, además de dolor irradiado también puede aparecer una alteración o pérdida de sensibilidad en la zona cuya sensibilidad recoge ese nervio. Si se comprime un nervio motor, disminuye la fuerza del grupo muscular inervado por ese nervio.

Hernia lumbar y hernia cervical

  • En el caso de hernia lumbar, podrá aparecer dolor local desencadenado por la rotura de la envuelta fibrosa y por la contractura refleja de la musculatura de ese nivel, y dolor irradiado que se exienderá por el glúteo, muslo y pantorrilla. Es lo que llamamos ciática.

Hernia Lumbar - Fisiolution

 

  • Si la hernia es cervical, habrá dolor al mover el cuello, dolor profundo cerca del omóplato, o dolor, entumecimiento y/o debilidad, que se irradia al brazo, antebrazo y a los dedos de la mano.

Hernia Cervical - Fisiolution

Factores de riesgo

  • Musculatura débil
  • Actividad extenuante
  • Levantar objetos pesados
  • Tener sobrepeso
  • Movimientos de torsión repetitivos de la espalda baja
  • Sentarse o quedarse parado en la misma posición por muchas horas
  • Tener un estilo de vida sedentario

¿Cómo sabemos si tenemos una hernia discal o una protusión?

Hernia discal grave:

  • Dolor ciático importante, remite con el reposo
  • Pérdida de fuerza, reflejos y sensibilidad
  • Afectación de la raíz nerviosa en electromiografía
  • M.N. hernia visible

Protusión:

  • Dolor ciático variable, empeora con el reposo
  • Sin pérdida de fuerza ni reflejos
  • Pérdida de sensibilidad relativa
  • Sin afectación de la raíz nerviosa en electromiografía
  • M.N. presencia de discopatía leve

¿Qué podemos hacer para prevenir las discopatías?

5 ejercicios para la hernia de disco lumbar


Lo más importante es adquirir buenos hábitos de higiene postural y ergonomía, es decir:

  • Levantar objetos flexionando rodillas y acercando la carga al cuerpo antes de levantarla y al trasladarla
  • Sentarse con la espalda bien pegada al final de la silla y al respaldo
  • Usar calzado seguro y con tacón bajo, entre 2.5 y 3 cm de altura
  • Dormir sobre un colchón firme y duro, y mejor boca arriba o de lado
  • Evitar la obesidad
  • Abandonar el sedentarismo. La natación o el Pilates serían dos buenas opciones
  • Pasar muchas horas en la misma posición, sentado o de pie

Esperamos que este artículo haya resuelto algunas de vuestras dudas acerca de estas patologías tan comunes, y las diferencias entre hernia discal y protusión. Pero sobre todo, que sirva para cambiar hábitos de vida nocivos por algunos más saludables.

Sabed que en Fisiolution trabajamos para mejorar vuestra calidad de vida.

Etiquetas: , , ,

Posts relacionados

Menú