Ejercicios y estiramientosLesiones miembro inferiorNoticiasOndas de ChoquePodologíaVida sana y consejos
16,385

Lesiones más frecuentes de tobillo, tratamiento y recomendaciones

Hoy os vamos hablar de las lesiones más frecuentes de tobillo, además de daros una explicación os aconsejaremos un tratamiento optimo, para que conozcáis la recuperación de cada lesión

lesiones más frecuentes de tobillo
lesiones más frecuentes de tobillo

lesiones más frecuentes de tobillo: Esguince de tobillo

El esguince de tobillo es una de las lesiones más frecuentes en fisioterapia con una incidencia de 1 caso cada 10000 habitantes, siendo la causa más frecuente en traumatología. En el deporte representa entre un 15% y un 20% de los traumatismos.

Es una patología subestimada ya que existe un alto grado de auto tratamiento en la población.

Uno de los principales problemas es la cronificación, que ocurre entre un 30%-40% si no es tratada correctamente.

Tipos

Clasificaremos los esguinces según el ligamento o ligamentos afectados y su gravedad.

Según la zona afectada:

– Esguince de ligamento lateral externo (LLE), es el más frecuente con un 85% de los casos. Este se produce con una inversión forzada de tobillo produciendo una flexión y supinación del pie.

– Ligamento peroneoastragalino anterior (PAA).

– En muchos casos se afectan conjuntamente el PAA y el ligamento peroneoastragalino posterior (PAP), a veces va asociado con fractura de maléolo posterior.

-Menos frecuente es el esguince en el ligamento lateral interno un 5%. Se produce con una eversión brusca o una rotación externa forzada.

Según la gravedad:

  • GRADO 1, se produce una distensión, elongación de los ligamentos.
    • Los principales síntomas son un ligero edema, dolor, escasa perdida funcional, dolor a la inversión de pie.
  • GRADO 2, desgarro parcial.
    • Edema mayor que en grado 1, dolor más intenso y más precoz. Dificultad al caminar, posible aparición de hematoma.
  • GRADO 3, desagarro completo o rotura.
    • Importante edema de aparición inmediata, dolor muy intenso, incapacidad para el apoyo, Hematoma. Se produce bostezo articular.

Tratamiento

Debe comenzar lo antes posible en 48 – 72 h. Es muy importante recuperar la anatomía y la funcionalidad para evitar laxitudes ligamentosas y la cronicidad del esguince.

  • Controlar el edema y dolor con AINES y crioterapia.
  • Inmovilización, es importante hacer cierta inmovilización, pero no completa a no ser que sea necesario ya que se puede producir rigidez articular y atrofia muscular que retrasarían la recuperación funcional.

El tratamiento de fisioterapia consistirá en varias fases:

  • Combatir la inflamación, ya sea con electroterapia como ultrasonidos o también con masaje para drenar ese edema.
  • La rigidez articular, especialmente la dorsiflexión en carga.
  • Ejercicios de propiocepción, esta fase debe iniciarse cuando el dolor lo permita, añadiendo dificultad en loe ejercicios según se vaya avanzando en la recuperación. Muy necesaria para proteger las estructuras ligamentosas y para volver a memorizar y automatizar la protección articular activa.
  • Ejercicios terapéuticos, para devolver la musculatura a su estado original
  • También tratar otras posibles complicaciones musculares que se puedan producir como pueden ser contracturas, mediante masaje o electroterapia.

lesiones más frecuentes de tobillo: Fractura tobillo

Las fracturas de tobillo son uno de los traumatismos más frecuentes en urgencias de traumatología. El objetivo principal en el tratamiento es el de restaurar la funcionalidad articular de la extremidad dañada.

Son clasificadas de varias formas, según los maléolos afectados, si son estables o inestables etc. Vamos a distinguirlas según el mecanismo de lesión:

  • Supinación
    • Eversión: en esta variante se suelen romper los ligamentos peroneoastragalino anterior y posterior, se produce una fractura espiroidea distal, y una fractura maleolar medial.
    • Aducción: se produce una fractura transversa del maléolo por debajo del nivel de la articulación y una fractura vertical del maléolo medial.
  • Pronación
    • Eversión: normalmente se produce una fractura del maléolo medial o ligamento deltoideo, rotura del ligamento peroneo tibial anterior y una fractura del peroné.
    • Abducción: fractura transversa del maléolo medial, rotura del ligamento en sindesmosis, fractura transversal del peroné por encima de la articulación y rotura del ligamento tibial posterior.

Tratamiento

El tratamiento puramente conservador es raro y casi inexistente en este tipo de lesiones, debido a la alta inestabilidad articular que origina. Por ello es necesaria la estabilización quirúrgica.

lesiones más frecuentes de tobillo
lesiones más frecuentes de tobillo

Los objetivos del tratamiento principalmente serán: reducción de la inestabilidad, con o sin cirugía según sea preciso, prevención mediante inmovilización de una posible recidiva durante la fase de consolidación, y obtener la misma capacidad funcional que teníamos antes de la lesión mediante fisioterapia.

El tratamiento de fisioterapia comenzará lo antes posible según las indicaciones del médico traumatólogo.

  • Periodo postoperatorio inmediato:
    • Con la férula o yeso comenzaremos con la flexión dorsal supervisada de los dedos. Más adelante a los pocos días con la retirada temporal de la férula haremos una leve flexión de tobillo.
    • Movilización de rodilla y cadera.
    • Contracciones isométricas de cuádriceps
  • Periodo postoperatorio:
    • Tras tres semanas comienza la fisioterapia, puede realizar bipedestación con muletas y sin carga en la zona afectada.
    • Realizamos movilización activo asistida manual en flexión y extensión de tobillo.
    • Movilización del antepié y los dedos.
    • Si la cicatriz esta ya cicatrizada comenzaremos el tratamiento sobre ella.
  • Segunda semana tras inicio de fisioterapia:
    • Baños de contraste para controlar la inflamación
    • Tratamiento en la cicatriz par eliminar las adherencias.
    • Masaje de drenaje linfático si fuera necesario.
    • Comenzamos con la recuperación de movimientos en inversión – eversión de la articulación subastragalina.
    • Seguimos con la recuperación de la amplitud articular en flexo-extensión.
    • Potenciación de la musculatura del tobillo.
  • Siguientes semanas de tratamiento de fisioterapia.
    • Ejercicios en carga.
    • Reeducación de la marcha con la retirada progresiva de las muletas, hasta conseguir apoyo completo.
    • Seguimos con las movilizaciones de tobillo, antepié y dedos.
    • Potenciación muscular con ejercicios resistidos y ejercicios funcionales activos.
    • Continuamos con el tratamiento de la cicatriz.
    • Tratamiento para la inflamación, con electroterapia, baños de contraste, masaje drenante.
    • Ejercicios de propiocepción.
    • Tratamiento postural, para evitar compensaciones y conseguir una deambulación adecuada.

Las principales complicaciones que pueden surgir en la fractura de tobillo son: Rigidez articular, atrofia muscular, una distrofia simpaticorefleja (Sudeck), pseudoartrosis maleolar a largo plazo, dolor e inestabilidad.

lesiones más frecuentes de tobillo: Tendinopatía aquilea

La tendinopatía es una alteración muy frecuente del sistema musculo esquelético.

En fase aguda predomina la inflamación local y la rigidez. Mientras que en casos subagudos y crónicos la inflamación tiene un papel menos importante y lo que se produce es una degeneración del tejido colágeno. Esto es debido a la poca vascularización que tienen los tendones.

Se produce durante la práctica deportiva debido a un reparto desigual de la carga sobre el tendón, los principales síntomas son dolor, inflamación y deterioro funcional.

En el tendón de Aquiles las tendinopatías se pueden clasificar según si aparecen en la zona insercional que se producen en la unión del tendón con el hueso y las no insercionales que se producen al menso a dos centímetros de la zona de inserción.

  • Tendinopatía insercional, es menos frecuente.
  • No insercional, es la más frecuente, se caracteriza por dolor y rigidez afectando a la practica deportiva. Se produce por el uso excesivo, factores genéticos o envejecimiento.

Síntomas y diagnóstico

Los principales síntomas son disminución de la capacidad funcional, dolor en el talón posterior, sensibilidad aumentada y engrosamiento del tendón.

El pronostico suele ser malo por su alta incidencia a la cronificación y recurrencia.

Para el diagnóstico utilizaremos una anamnesis completa, palpación de las estructuras pruebas funcionales y si es posible ecógrafo para confirmar la lesión.

Tratamiento

Principalmente consistirá en ejercicios terapéuticos, combinados con técnicas de electroterapia como US o laser, vendajes y masaje. Fármacos tipo AINES si fuera necesario.

Ejercicios terapéuticos, principalmente ejercicios excéntricos, para el fortalecimiento del tendón, al aumentar la carga se acelera el metabolismo y con ello se acelera la reparación.

Como herramientas de fisioterapia utilizaremos ultrasonido, laser, calor, y crioterapia.

El ultrasonido mejora la síntesis de colágeno, aunque no produzca una reducción significativa de la inflamación.

El láser tiene un efecto similar encontrando hasta un 26% más de concentración de colágeno.

También realizaremos estiramientos, y masaje de la musculatura, así como movilizaciones del pie.

lesiones más frecuentes de tobillo: Rotura tendón de Aquiles

Debido a la generalización de las actividades deportivas de ocio se ha producido en los últimos años un aumento de los traumatismos en el tendón de Aquiles. La zona más habitual de lesión ocurre entre los 3 y los 6 cm de su inserción en el calcáneo. Esta es la zona más susceptible de sufrir roturas. Su indecencia es debido principalmente a la hipovascularización de la inserción, y del envejecimiento es su parte más estrecha.

Aparece también en jóvenes deportistas, principalmente en aquellos deportes que requieren de una impulsión sobre el antepié, como el tenis, baloncesto, salto…

La rotura puede ser total o parcial y los síntomas principales son dolor asociado, un chasquido que se produce al romperse el tendón. A simple vista se aprecia una depresión en la zona del tendón.

Seria recomendable realizar una radiografía para descartar una posible avulsión ósea.

Dependiendo de la rotura precisará de tratamiento quirúrgico tras el cual comenzará el tratamiento de fisioterapia que consistirá principalmente en:

  • La restauración de la longitud del tendón.
  • Rehabilitar la tensión y fuerza del tríceps sural.
  • Recuperar la capacidad funcional.
  • Ejercicios terapéuticos.
  • Ejercicios de propiocepción.
  • Masaje de la musculatura afectada.

lesiones más frecuentes de tobillo: Fascitis plantar

lesiones más frecuentes de tobillo
lesiones más frecuentes de tobillo

La fascitis plantar consiste en la inflamación del tejido en la parte anterior del tubérculo interno del calcáneo.

La fascia plantar es una aponeurosis fibrosa que proporciona un apoyo al arco plantar. Su principal papel es la transmisión de fuerza del tríceps sural hasta los dedos permitiendo un soporte elástico.

La palabra fascitis indica una inflamación en la zona, pero no siempre es así.

Puede producirse por microrroturas debidas a pequeños traumatismos repetidos que producen una degeneración progresiva de la fascia plantar.

Suele ser frecuente en pacientes que practican deporte o actividad física en la que es necesario realizar una fase de apoyo y un impulso del pie. Muy frecuente en corredores.

Los síntomas más frecuentes son la aparición de dolor intenso al caminar, sobre todo a primeras horas de la mañana o después de un periodo de inactividad. Aumenta los síntomas cuando mantenemos una postura de bipedestación durante un tiempo o al cargar peso.

Los factores predisponentes a sufrir esta patología pueden ser causas intrínsecas como pie cavo o plano, pronación excesiva, debilidad muscular o perdida de elasticidad. Y como causas extrínsecas, un calzado inadecuado, sobrecargas posturales y funcionalidad mal ejecutada por terrenos irregulares. También el inicio de actividades deportivas fuertes sin un acondicionamiento progresivo. En menor medida obesidad y edad afectando mas a mayores de 40 años.

Para un correcto diagnóstico utilizaremos una correcta anamnesis, exploración física. Como pruebas complementarias se podría solicitar una radiografía para descartar posible espolón calcáneo o una ecografía y también un estudio biomecánico.

Tratamiento

En ocasiones si no se trata esta patología o se trata inadecuadamente puede convertirse en un problema crónico. El tratamiento consistirá principalmente en:

  • Disminuir el dolor.
  • Estudio de la pisada y plantillas en caso de ser necesario.
  • Ejercicio terapéutico.
  • Estiramientos de gemelos y sóleo.
  • Ondas de choque

Bibliografía

  1. Martín Ferrero MA. Fracturas del tobillo. En: Sánchez Martín MM (coord.). Traumatología y ortopedia. Valladolid: Universidad de Valladolid, Secretariado de Publicaciones e Intercambio Editorial; 2002. p. 1399-1413.
  2. Mansur NSB, Faloppa F, Belloti JC, Ingham SJM, Matsunaga FT, Santos, Paulo Roberto Dias dos, et al. Shock wave therapy associated with eccentric strengthening versus isolated eccentric strengthening for Achilles insertional tendinopathy treatment: a double-blinded randomised clinical trial protocol. BMJ Open 2017 Jan;7(1):e013332
  3. Fernández Jaén, Tomás F.|Baró Pazos, Fernando|Fernández Jiménez, Ascensión|Guillén Vicente, Marta|Guillén García, Pedro. Conceptos actuales de la fisiopatología de las tendinopatías. Ingeniería tisular. Apunts. Medicina de l’Esport 2010;45(168):259-264.
  4. Dakin SG, Newton J, Martinez FO, Hedley R, Gwilym S, Jones N, et al. Chronic inflammation is a feature of Achilles tendinopathy and rupture. British Journal of Sports Medicine 2018 Mar;52(6):359-367
Etiquetas: dolor, dolor muscular, ejercicio terapéutico, esguince., fascitis plantar, PIE, rotura tendón de Aquiles, tendinopatía Aquiles, tobillo

Posts relacionados