FisiogamerFisioterapiaNoticiasVida sana y consejos
48

Sobre la prótesis de cadera: necesitas saber esto

Las prótesis de cadera han revolucionado la calidad de vida de millones de personas en todo el mundo, ofreciendo una solución efectiva para restaurar la movilidad y aliviar el dolor en aquellos que sufren de enfermedades degenerativas de la articulación de la cadera o lesiones traumáticas severas. Desde su introducción inicial en la década de 1960, los avances en los materiales, técnicas quirúrgicas y diseño de prótesis han mejorado significativamente los resultados clínicos y la durabilidad de estos dispositivos.

El proceso de rehabilitación después de una cirugía de reemplazo de cadera es fundamental para maximizar los resultados funcionales y minimizar las posibles complicaciones posteriores. La fisioterapia juega un papel crucial en este proceso, proporcionando intervenciones personalizadas que abordan tanto la recuperación física como psicológica del paciente. Desde la fase preoperatoria hasta la reintegración completa a las actividades de la vida diaria (AVD), el fisioterapeuta desempeña un papel integral en el cuidado multidisciplinario del paciente con prótesis de cadera.

Anatomía de la cadera

La articulación de la cadera es una de las articulaciones más grandes y más importantes del cuerpo humano. Está diseñada para proporcionar estabilidad y soportar el peso del cuerpo mientras permite una amplia gama de movimientos. Para comprender mejor su estructura y función, es crucial examinar los componentes anatómicos clave, que incluyen huesos, musculatura y otras estructuras relevantes.

  1. Huesos:
  • Pelvis: La articulación de la cadera se forma por la unión de la cabeza del fémur con el acetábulo de la pelvis. La pelvis está compuesta por tres huesos: el ilion, el isquion y el pubis.
  • Fémur: Es el hueso más largo y voluminoso del cuerpo. La cabeza del fémur se articula con el acetábulo de la pelvis, formando la articulación de la cadera.
  1. Músculos:
  1. Músculos flexores de la cadera:
    • Iliopsoas: Este músculo es un importante flexor de la cadera que se origina en la columna lumbar y la pelvis y se inserta en el fémur.
    • Recto femoral: Otro músculo importante que se extiende desde la pelvis hasta la parte frontal del fémur y actúa como flexor de la cadera.
  1. Músculos extensores de la cadera:
    • Glúteo mayor: Es el músculo más grande de los glúteos y es un poderoso extensor de la cadera.
    • Bíceps femoral: Parte del grupo de los isquiotibiales, este músculo, en su porción proximal, extiende la cadera y, en su porción distal, flexiona la rodilla.
  1. Músculos aductores de la cadera:
    • Aductor mayor, aductor largo, aductor corto, grácil: Estos músculos se encuentran en la parte interna del muslo y se encargan de la aducción de la cadera.
  1. Músculos abductores de la cadera:
    • Glúteo medio y glúteo menor: Se encuentran en la región lateral de la cadera y son los principales músculos abductores. Además de jugar un papel crucial en la estabilización de la articulación.
    • Tensor de la fascia lata: Contribuye también a la abducción de la cadera.
  1. Rotadores de la cadera:
    • Piramidal: Este músculo ayudan en la rotación externa de la cadera.
    • Glúteo mayor y menor: Además de su función principal como extensores y abductores, estos músculos también participan en la rotación de la cadera.

Ligamentos y otras estructuras:

  1. Ligamento redondo: Este ligamento conecta la cabeza del fémur con el acetábulo, contribuyendo a la estabilidad de la articulación.
  2. Cápsula articular: Una estructura fibrosa que rodea la articulación de la cadera, proporcionando estabilidad y contención de la sinovia.
  3. Cartílago articular: El revestimiento de cartílago en la cabeza del fémur y el acetábulo que permite un movimiento suave y sin fricción dentro de la articulación.
  4. Bursas: Bolsas llenas de líquido sinovial que ayudan a reducir la fricción entre las estructuras musculares y óseas durante el movimiento.

Causas que pueden derivar en una prótesis

El reemplazo de cadera es una intervención quirúrgica comúnmente realizada para tratar una variedad de afecciones que afectan la articulación de la cadera. Estas condiciones pueden provocar dolor crónico, limitación en la movilidad y deterioro de la calidad de vida. A continuación, se presentan algunas de las causas, procesos y patologías que pueden requerir una operación de prótesis de cadera:

  1. Artrosis de cadera:

La artrosis, también conocida como osteoartritis, es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que resulta en la pérdida del cartílago articular y la inflamación de los tejidos circundantes. En la cadera, la artrosis puede causar dolor intenso, rigidez y dificultad para caminar, lo que puede requerir un reemplazo total o parcial de la articulación.

  1. Artritis reumatoide:

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que afecta las articulaciones, causando inflamación, dolor y daño articular progresivo. Cuando esta ataca a la cadera, puede provocar deformidades articulares, deterioro del cartílago y limitación funcional, lo que puede justificar la realización de una cirugía de reemplazo de cadera.

  1. Necrosis avascular de la cabeza del fémur:

La necrosis avascular es una condición en la que se produce la muerte del tejido óseo debido a la falta de suministro sanguíneo. Cuando aparece en la cabeza del fémur, puede conducir a colapsos estructurales y deterioro de la articulación de la cadera, lo que a menudo requiere la colocación de una prótesis para restaurar la función articular.

  1. Fracturas de cadera:

Las fracturas de cadera son lesiones comunes, especialmente en adultos mayores, y pueden ocurrir tras una caída, traumatismos o debilitamiento óseo debido a condiciones como la osteoporosis. En algunos casos graves de fracturas de cadera, especialmente cuando involucran la cabeza del fémur, puede ser necesario un reemplazo de cadera para restaurar la integridad estructural y funcional de la articulación.

  1. Tumores óseos:

Los tumores óseos malignos o benignos que afectan la articulación de la cadera pueden requerir la extirpación quirúrgica del tejido dañado y la colocación de una prótesis para restaurar la función y la estabilidad articular.

  1. Lesiones traumáticas graves:

Traumatismos severos, como accidentes automovilísticos o caídas desde gran altura, pueden causar daños irreparables en la articulación de la cadera que requieren la colocación de una prótesis para restaurar la función y la estabilidad.

  1. Otras condiciones:
  • Otras afecciones menos comunes, como displasia de cadera congénita, necrosis ósea secundaria a tratamientos con esteroides, infecciones articulares graves y algunas lesiones traumáticas complejas, también pueden ser indicaciones para un reemplazo de cadera.

Tipos de prótesis de cadera

En el siguiente apartado, vamos a hablar sobre las diferentes opciones que existen en una intervención quirúrgica para restaurar la funcionalidad de la articulación de la cadera.

  1. Prótesis Total de Cadera (PTC): Esta es la forma más común de prótesis de cadera y consiste en reemplazar tanto la cabeza femoral como el acetábulo con componentes artificiales. La PTC puede ser cementada, donde los componentes se fijan al hueso con cemento óseo, o no cementada, donde los componentes tienen una superficie especial para fomentar el crecimiento del hueso naturalmente.
  2. Prótesis Parcial de Cadera: También conocida como hemiartroplastia, esta prótesis reemplaza solo la cabeza femoral, conservando el acetábulo natural. Se utiliza a menudo en casos de fracturas de cadera en pacientes mayores, donde el acetábulo está relativamente sano.
  3. Prótesis de Cadera Resurfacing: Esta técnica conservadora reemplaza solo la superficie de la cabeza femoral con una cúpula metálica, preservando la mayoría del hueso natural. Se utiliza principalmente en pacientes más jóvenes y activos, ya que puede facilitar una mayor gama de movimiento y actividad.
  4. Prótesis de Cadera Modular: Este tipo de prótesis utiliza componentes intercambiables que permiten al cirujano adaptar la prótesis a las necesidades específicas del paciente, incluyendo diferentes tamaños de cabezas femorales y copas acetabulares.
  5. Prótesis de Cadera Reversible: Estas prótesis ofrecen la capacidad de invertir la orientación de la cabeza femoral dentro de la copa acetabular, lo que puede ser beneficioso en casos de inestabilidad de la prótesis o discrepancia en la longitud de las piernas.
  6. Prótesis de Cadera Personalizada o 3D-Impresa: Con los avances en tecnología de imagenología y fabricación, se están desarrollando prótesis de cadera personalizadas para adaptarse a la anatomía única de cada paciente. Estas prótesis pueden ofrecer una mejor ajuste y resultados a largo plazo.

Proceso post operatorio y recuperación de la movilidad, funcionalidad y fuerza:

Tras someterse a una cirugía de reemplazo de cadera, los pacientes inician un proceso crucial de recuperación que no solo busca la cicatrización de la herida quirúrgica, sino también la restauración de la movilidad, fuerza y funcionalidad de la articulación de la cadera. La fisioterapia desempeña un papel esencial en este proceso, ofreciendo intervenciones personalizadas que abordan las necesidades específicas de cada paciente y promoviendo una recuperación exitosa a largo plazo.

El proceso postoperatorio comienza inmediatamente después de la cirugía, con el paciente siendo guiado por un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud, que incluye fisioterapeutas, enfermeras y médicos. Durante los primeros días, el enfoque principal suele ser el control del dolor, la prevención de complicaciones como la trombosis venosa profunda y la promoción de la movilidad temprana.

A medida que el paciente avanza en su recuperación, la fisioterapia cobra un papel central. Los objetivos de la fisioterapia postoperatoria incluyen:

1. Restaurar la Movilidad: A través de ejercicios de rango de movimiento pasivo y activo, el fisioterapeuta trabaja para restaurar la movilidad de la articulación de la cadera, promoviendo la flexión, extensión, abducción, aducción y rotación. A continuación, os mostramos un ejemplo de ejercicios que podríamos hacer de forma autónoma en casa durante una primera fase, siempre y cuando nos hayan dado el OK para empezar con ellos.

2. Recuperar la Fuerza Muscular: La cirugía y el período de inmovilización pueden provocar una pérdida de fuerza en los músculos que rodean la cadera. Mediante ejercicios de fortalecimiento progresivos y específicos, como los que nos va a enseñar nuestro compañero Nacho, se busca recuperar la fuerza muscular y la estabilidad de la articulación

 

Esta propuesta nos serviría para unas fases iniciales. En medida que avancemos en la rehabilitación, los ejercicios irán variando en intensidad y complejidad y siempre pautados por un profesional formado para ello, el FISIOTERAPEUTA.

  1. Mejorar la Estabilidad y el Equilibrio: Se incorporan ejercicios de equilibrio y control motor para mejorar la estabilidad de la cadera y reducir el riesgo de caídas, lo que es especialmente importante para los pacientes mayores.
  2. Promover la Independencia Funcional: La fisioterapia se centra en entrenar al paciente en actividades de la vida diaria, como caminar, subir escaleras, sentarse y levantarse de una silla, con el objetivo de promover la independencia funcional y la reintegración en el hogar y su entorno social.
  3. Educación del Paciente: Se proporciona educación sobre precauciones postoperatorias, técnicas de movilización seguras, manejo del dolor y ejercicios de autocuidado para empoderar al paciente en su proceso de recuperación.

El proceso de rehabilitación después de una cirugía de reemplazo de cadera es gradual y requiere paciencia y compromiso por parte del paciente. Con la orientación experta de un fisioterapeuta y el apoyo continuo del equipo médico, los pacientes pueden lograr una recuperación completa y mejorar su calidad de vida, recuperando la movilidad y la funcionalidad perdidas debido a la enfermedad o lesión de la cadera. La fisioterapia, como parte integral de la atención postoperatoria, juega un papel fundamental en este viaje hacia la recuperación y el bienestar.

Bibliografía

  1. Pagès E, Iborra J, Cuxart A. Artroplastia de cadera. Rehabil. (2007;41(6):280–9.
  2. Gilbert JL, Buckley CA, Jacobs JJ. In vivocorrosion of modular hip prosthesis components in mixed and similar metal combinations. The effect of crevice, stress, motion, and alloy coupling. J Biomed Mater Res. 1993 ;27(12):1533–44.
  3. Parker MJ, Gurusamy KS, Azegami S. Arthroplasties (with and without bone cement) for proximal femoral fractures in adults. Cochrane Libr. 2010.
Etiquetas: cadera, dolor, dolor muscular, ejercicio, prótesis de cadera

Posts relacionados