Ejercicios y estiramientosPilatesVida sana y consejos
441

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es un trastorno reumático doloroso crónico caracterizado por presentar síntomas como el dolor generalizado y difuso a la vez de un umbral bajo del dolor, también se acompaña de síntomas como patrones irregulares del sueño, fatiga crónica, adormecimiento de las extremidades, hormigueos, cefaleas, rigidez y estados depresivos.

Su origen aún es desconocido, no está todavía claro, aunque hay estudios que indican que puede deberse a un trastorno del sistema nervioso u hormonal, así como genético o psicológico.

La fibromialgia afecta a un 2-3% de la población aproximadamente teniendo una frecuencia mayor en mujeres y aumentando con la edad, alcanzando su mayor incidencia en edades entre los 60 y 79 años.

Diagnóstico y tratamiento

Debido a que su origen es desconocido y sus síntomas son muy variados el diagnóstico y el tratamiento son muy complejos.

Al ser una patología idiopática, el tratamiento principalmente consiste en reducir la sintomatología para mejorar la calidad de vida y funcionalidad de los pacientes. Mejorando aspectos como el dolor, el equilibrio emocional, y la capacidad física. Por ello es muy importante el trabajo con un equipo multidisciplinar, formado por fisioterapeutas, médicos y psicólogos.

En cuanto al tratamiento farmacológico son eficaces los relajantes musculares, aunque su valor en dolores miofasciales es limitado, también el uso de antiinflamatorios no esteroideos, corticoides prescritos en periodos cortos de tiempo. Sin embargo, no hay eficacia demostrada usando fármacos como opioides o anticomiciales.

Tratamiento de fisioterapia                   

Desde Fisiolution queremos describir varias técnicas para mejorar los síntomas de esta patología. Según los estudios parece que el ejercicio terapéutico es el que mejores resultados ofrece en fibromialgia, pero también otras técnicas de fisioterapia que dividimos en activas y pasivas:

  • Técnicas activas

Principalmente ejercicio físico, sobre todo aeróbico, aunque en pacientes más jóvenes tiene resultados positivos el ejercicio de fuerza.

El objetivo del ejercicio será disminuir la disfunción muscular y conseguir relajación para aliviar el dolor miotendinoso, ya que durante el ejercicio se liberan sustancias que disminuyen la percepción del dolor. Aquí, la adaptación del cuerpo al entrenamiento mejora la capacidad funcional con la consecuencia de realizar un menos esfuerzo para realizar actividades cotidianas.

Menor fatiga, menor esfuerzo, y también menor sensación de dolor.

Al tener menos dolor mejoran también aspectos como las alteraciones de sueño, estado de ánimo y la función cognitiva.

También efectos sociales al practicar deporte en grupo que influyen en el estado de ánimo. Los beneficios son tales que se ha considerado pensar que este tratamiento es en la actualidad el de mayor efectividad.

Deben ser ejercicios individuales y adaptados a cada paciente adaptándolos al grado de afectación y manifestaciones clínicas. Es importante la implicación del paciente ya que sus beneficios desaparecen con la falta de entrenamiento, y que las sesiones sean de una intensidad ligera o moderada y con una frecuencia de 2 o 3 veces por semana al menos durante los primeros 4 meses.

El tipo de ejercicios que realizaremos serán de bajo impacto articular como bicicleta, remo, pilates, remo…También deberemos hacer ejercicios orientados a mejorar la movilidad, como por ejemplo estiramientos de los principales grupos musculares.

  • Técnicas pasivas

Masoterapia

En los últimos estudios se concluye que el masaje en el tratamiento de la fibromialgia provoca beneficios a corto plazo. El masaje debe ser sin dolor aumentando la intensidad progresivamente y con una frecuencia de 1 o 2 veces por semana.

Electroterapia

Hay evidencia de que tratamientos con estimulación sensorial y calor superficial mejoran de forma temporal y a corto plazo el dolor y la activación de puntos dolorosos.

Técnicas de liberación miofasciales

Tras un estudio de 20 semanas se consideró una buena terapia complementaria para reducir el dolor, la ansiedad, la función física y la calidad de vida. Este tipo de técnicas consisten en una manipulación de la fascia que disminuye la tensión en los tejidos conectivos permitiendo que la musculatura se relaje.

Bibliografía

Ruiz1, V. Nadador2, J. Fernández-Alcantud3, J. Hernández-Salván1, I. Riquelme3, G. Benito Dolor de origen muscular: dolor miofascial y fibromialgia Rev. Soc. Esp. Dolor 1: 36-44; 2007

J. Gámez-Iruelaa y A. Seden ̃o-Vidalb,∗ Efectividad de la fisioterapia en el abordaje de la fibromialgia. Revisión bibliográfica 2013;35(5):224-231

Sanz Velasco, S. Crego Parra, A. Águila Maturana J.C. Miangolarra Page , Ejercicio aeróbico
e hidrocinesiterapia en el síndrome fibromiálgico Unidad de Docencia e Investigación de Fisioterapia y Terapia Ocupacional. Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad Rey Juan Carlos. Alcorcón.

Latorre-Santiago, D. y Torres-Lacomba, M. (2017). Fibromialgia y ejercicio terapéutico. Revisión sistemática cualitativa / Fibromyalgia and Therapeutic Exercise. Qualitative Systematic Review. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte vol. 17 (65) pp. 183-204

 

Etiquetas: dolor, dolor muscular, ejercicio terapéutico, fibromialgia

Posts relacionados