FisioterapiaNoticiasOndas de Choque
113,427

Tendinitis del Tensor de la fascia lata ¿Qué es y cómo tratarla?

Hoy hablaremos de la Tendinitis del Tensor de la fascia lata. El tensor fascia lata es un musculo pequeño, fino y muy corto de la cadera. Su origen es precisamente la cadera, más concretamente en la espina iliaca anterosuperior y se inserta en la rodilla, en su cara lateral (tubérculo de gerdy, teniendo así una posición anterolateral. Este musculo es pequeño en cuanto a vientre muscular, pero baja hasta la rodilla en forma de cintilla. Esta cintilla (banda iliotibial) es un tejido fibroso que cubre la cadera. Su función varía dependiendo sobre qué estructura anatómica actúe:

  • Cadera: es flexor, rotador interno y abductor (separador).
  • Pelvis: estabilizador en apoyos monopodales.
  • Rodilla: ayuda a la flexión si ya existe flexión de rodilla y lo mismo con extensión. Además ayuda en la estabilización monopodal.

Este músculo se suele lesionar y generalmente su dolor se manifiesta en la cara lateral de la rodilla. Ya que tracciona de la cintilla y origina dolor en su inserción. Este tipo de lesión se denomina como síndrome de la cintilla iliotibial. También puede generar dolor en su propio origen, la cadera. Esa lesión se caracteriza porque el paciente es capaz de señalar a punto de dedo.

El dolor y lesión del tensor de la fascia lata (TFL) se genera por la fricción entre la cintilla y el cóndilo femoral externo, cuya causa principal es el sobreuso de dicha musculatura. Esta continua fricción genera irritación e inflamación de dicho tejido, provocando dolor punzante, profundo, que disminuye en reposo y que se acentúa al realizar una actividad/deporte como correr o ciclismo.

Por qué se produce la Tendinitis del Tensor de la fascia lata

Este tipo de lesión es de carácter mecánico ya que se produce por un desequilibrio en el control motor durante la marcha principalmente. Este desequilibrio se produce entre el TFL y el glúteo medio provocando un aumento de aducción (aproximación) y rotación interna de la pierna haciendo así que el roce sea mayor y de más intensidad sobre el cóndilo femoral (rodilla). Además este roce se produce especialmente sobre los 30 – 40º de flexión de rodilla.

Tendinitis del Tensor de la fascia lata
Tendinitis del Tensor de la fascia lata

En cuanto a la lesión del TFL en la cadera, suele verse afectada una población muy concreta, los deportistas de élite o personas que se meten mucha carga de trabajo a la hora de hacer diversas actividades. En este caso el mecanismo lesional cambia ya que en este caso se produce por un aumento extensión y aducción de cadera, aunque la principal causa de la lesión es común para los dos tipos de lesión, que es el sobreuso de esa musculatura.

Cuáles son los factores de riesgo de la Tendinitis del Tensor de la fascia lata

  • Obesidad, sobrepeso
  • Mala técnica y preparación para el ejercicio.
  • Pisada alterada, mal uso del calzado
  • Debilidad del glúteo medio, TFL
  • Sobreentrenamiento
  • TFL muy acortado
  • Cóndilo femoral prominente

Cómo abordar la lesión la Tendinitis del Tensor de la fascia lata

En cuanto al tratamiento, empezaremos siempre por abordar el dolor con electroterapia y terapia manual. Emplearemos técnicas de masaje para relajar y reducir el tono de la musculatura glútea, TFL y parte posterior del muslo (isquiotibiales) principalmente, tens (para el dolor), Onda corta o microonda para reducir la inflamación del tendón. También realizaremos técnicas articulares en la región de cadera y rodilla para ayudar a disminuir ese roce y conseguir una mejor biomecánica. Recomendaremos el empleo local de hielo en zona tendinosa entre 5 – 10 minutos y estiramientos suaves para casa, además de realizarse un estudio biomecánico de la pisada.

Después de reducir el dolor y mejorar los tejidos blandos tendremos que realizar ejercicios isométricos y excéntricos de la cadera. Además de trabajar la propiocepción para conseguir que toda la musculatura vuelva a ser funcional (sobre todo el glúteo medio) y trabaje en armonía para conseguir el movimiento normal y adecuado de dicha musculatura. Así conseguiremos un buen patrón de movimiento volviendo así a realizar las actividades que realizamos antes sin dolor, pero todo ello siguiendo una progresión.

En caso de que no haya mejora y siga el dolor debemos recurrir a la punción seca para estimular y relajar la zona si el dolor es más a nivel muscular. Si en a nivel tendinoso o presentamos calcificaciones una buena opción sería recurrir a las ondas de choque.

Por último realizaremos ejercicios de estiramientos de miembro inferior o MMII (VIDEO).

Qué podemos hacer para evitar la Tendinitis del Tensor de la fascia lata

Por último recomendamos:

  • Pérdida de peso, con actividades aeróbicas pero cuidado con salir a correr, existe un mayor riesgo de lesión.
  • Buena dieta e hidratación.
  • Buen calentamiento al empezar cualquier actividad.
  • Tener buen descanso.
  • Realizar estudio de la pisada y el empleo de un buen calzado.

 

Bibliografía

Langella, M. B., & Carballido, C. P. (2013). Entesopatía del tensor de la fascia lata: a propósito de un caso en una tenista profesional. Apunts. Medicina de l’Esport48(178), 77-80.

Pasos Novelo, F. J. (2018). Síndrome de la banda iliotibial. Ortho-tips13(2), 65-72.

Morales, N. M., Hermoza, J. L., & Bravo, A. F. (2019). Hipertrofia unilateral del músculo tensor de la fascia lata, a propósito de un caso. Rehabilitación53(1), 65-67.

Pérez, F. G. (2006). Prometheus. Texto y atlas de anatomía. Anatomía general y aparato locomotor. Tomo I, M. Schüke, E. schulte, U. Schumacher, M. Voll, K. Wesker, Editorial Médica Panamericana SA, Madrid (2005), 539 págs.

 

Etiquetas: cadera, cintilla iliotibial, deporte, estiramientos de miembro inferior, estudio de pisada, ondas de choque, rodilla, Tendinitis del Tensor de la fascia lata, tfl

Posts relacionados