Noticias

Tratamiento Pie zambo infantil

El pie zambo de nacimiento es una patología compleja del pie que se caracteriza por la desviación de la pisada en los puntos de apoyo normales. Afecta a uno de cada mil niños recién nacidos.pie zambo

Esta malformación se desarrolla en el segundo trimestre del embarazo y no se corrige de manera espontánea durante el crecimiento. El pie zambo se reconoce porque el pie se encuentra rígido y la posición no varía ante diferentes movilizaciones pasivas. El miembro inferior se encuentra atrofiado con alteración de las articulaciones del pie y con acortamiento de la musculatura.

En Fisiolution, clínica de Fisioterapia Las Tablas, Sanchinarro y Montecarmelo, el área de fisioterapia infantil esta llevada por nuestros fisioterapeutas especializados en el sector.

Actualmente, el método Ponseti es el mejor tratamiento. Consiste en una serie de yesos/escayolas semanales, que se colocan tras la manipulación del pie, pretendiendo corregir las distintas deformidades. Los primeros 3 meses los pacientes deben llevarla 24 horas al día y, posteriormente, durante las horas de sueño (unas 12-16 horas al día)

11 horas hasta completar 4 años de tratamiento. Los objetivos del tratamiento son conseguir un pie funcional y plantígrado, que permita al paciente utilizar zapatos normales así como prevenir la degeneración articular precoz.

Tratamiento para el pie zambo aconsejado 

El tratamiento de fisioterapia en el pie zambo empezaría después del proceso de corrección ortopédico, el pie zambo tiene tendencia a la recidiva. Para evitarlo es conveniente realizar tratamiento de fisioterapia con terapias de movilizaciones, estiramientos, masajes, ultrasonidos y vendaje neuromuscular. Pará que el pie no vuelva a deformarse.

En caso de que vuelva la deformidad, sería necesaria la intervención quirúrgica.

pie zambo

Los bebés con pie zambo, si no tiene ninguna otra deformidad y si es tratado por manos expertas, tendrán unos pies funcionales y de apariencia normal.

Existen otro tipo de deformidades menos frecuentes pero existentes en el recién nacido como pueden ser el pie equino, pie valgo, pie varo, pie cavo o pie plano todos con tratamiento correcto y profesional obtienen un buen resultado.

El tratamiento debe ser:

  • Lo más precoz posible
  • Corregir todos los componentes de la deformidad (equino, cavo, aductor y supinador)
  • ¡Avisar a los padres de que el pie será más pequeño y atrófico!
  • Orden a seguir:
    • Reducción, aducción y cavo.
    • Supinación del retropié.
    • Equipo

Tratamiento ortopédico

Aprovechar la respuesta biológica de los tejidos cartilaginoso y óseo del pie del lactante a los cambios graduales de posición mediante manipulación y cambios programados. Los ligamentos, tendones y cápsulas son alargados por efecto de los estiramientos, y la aplicación de un vendaje tras cada manipulación mantiene la corrección, de modo que, a medida que se repiten periódicamente las manipulaciones y los vendajes, se va consiguiendo la corrección gradual de la deformidad.

pie zambo

Debe iniciarse en la primera o segunda semana de vida, consiste en una serie de manipulaciones seguidas de enyesado desde los dedos de los pies hasta la parte alta del muslo. Cada semana se hará un estiramiento suave y se colocará un yeso nuevo para mantener el grado de corrección obtenido.

Se necesitan generalmente entre 5 y 10 férulas y la última permanecerá puesta durante 3 semanas. Cuando el pie esté en la posición correcta, el niño usará un dispositivo ortopédico especial durante tres meses. Luego pasará a llevarlo durante la noche y las siestas hasta los 3 años.

Tras la manipulación:

  • Vendaje elástico o yesos.
  • Si no cede el equinismo:
  • Corte del tendón de Aquiles.
  • A los 3-6 semanas: órtesis.
  • Vigilancia los 2 años siguientes (raras la recidivas) .

Tratamiento quirúrgico

Hoy en día tanto las malformaciones que no se consiguen corregir mediante el tratamiento conservador como las recidivas producidas tras su tratamiento se corrigen mediante el tratamiento quirúrgico. En cambio, este tipo de tratamiento suele producir complicaciones a corto y a largo plazo.

 

Referencias

  1. Viladot R. Pie equinovaro. En: Núñez-Samper M, Llanos LF, editores. Biomecánica, medicina y cirugía del pie. Barcelo-na: Masson, 1997; p. 160-74.
  2. Beaty J. Anomalías congénitas de las extremidades inferiores y superiores. En: Canale S, Beaty J, editores. Tratado de

Ortopedia pediátrica. Madrid: Diorki, 1992; p. 73-186.

  1. Cummings RJ, Davidson RS, Armstrong PF, Lehman WB. Congenital clubfoot. J Bone Joint Surg Am 2002;84-A:290-308

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Posts relacionados

Menú