FisioterapiaLesiones miembro superiorNoticias

Capsulitis adhesiva o retráctil: El temido hombro congelado

¿Qué es un hombro congelado?

El hombro congelado o la capsulitis, se produce por la creación de adherencias o tejido fibrótico en la cápsula articular del hombro.

Esta cápsula, es un tejido blando y flexible que rodea el complejo articular del hombro, por lo que al fibrosarse produce una importante reducción de movilidad, acompañado de dolor.

La población más propensa a sufrirlo es la comprendida entre los 45 y los 60 años de edad, siendo más frecuente en mujeres que en hombres.

¿Qué ocasiona la capsulitis adhesiva?

Encontramos dos tipos de capsulitis u hombro congelado si las clasificamos en función a su origen:

  • Primaria: No hay ninguna relación o causa directa que justifique la aparición del dolor ni la rigidez.
  • Secundaria: Aparece como consecuencia de otra patología, como un traumatismo, tendinitis, una cirugía o una enfermedad.

Además, se han descrito unos factores de riesgo que predisponen a la aparición de esta patología:

  • Diabetes
  • Hipertiroidismo
  • Colesterol alto
  • Cirugías de hombro y/o del corazón
  • Golpes directamente en el hombro

Síntomas de la capsulitis adhesiva

Para hablar de la sintomatología del hombro congelado, tenemos que describir las fases de la patología, ya que los síntomas van a variar de forma sustancial según nos encontremos en una fase o en otra.

  1. Primera etapa. Etapa de congelación o etapa dolorosa: La característica más reseñable de esta fase es el dolor intenso y la disminución de forma gradual de la movilidad el hombro. El dolor se encuentra presente tanto en reposo como en movimiento, incluso de carácter nocturno. Este dolor también llega a dificultar la realización de algunas actividades de la vida diaria. La duración de esta fase suele oscilar entre los 3 y los 9 meses.
  2. Segunda etapa. Etapa de congelado, de rigidez o adhesiva: Lo más llamativo de esta fase es la rigidez. No hay diferencia entre el rango de movimiento activo (movimiento realizado por el paciente) y el movimiento pasivo (movimiento realizado por el fisioterapeuta. Debido a la rigidez, la pérdida de movilidad es muy importante, dificultando muchas de las actividades cotidianas del paciente. El dolor suele disminuir considerablemente durante esta fase, sin dolor apenas en reposo y apareciendo solo al mover el hombro por encima de la restricción. Esta fase suele durar entre 3 y 12 meses.
  3. Tercera etapa. Etapa de descongelación o de recuperación: Durante esta etapa se empieza a recuperar la movilidad, disminuyendo el dolor y volviendo a la normalidad previa a la patología, aunque la recuperación no siempre es completa y en ocasiones aparecen secuelas.

El proceso total desde la primera fase hasta la última suele oscilar entre 10 y 24 meses para la resolución.

Tratamiento fisioterapia hombro congelado

El tratamiento va a depender de la fase en la que nos encontremos, ya que los objetivos van a ser diferentes.

  1. Primera etapa: Nuestro objetivo en esta fase será la disminución del dolor. Si hay prescripción médica, el uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINES) pueden ser aliados. En el campo de la fisioterapia, trabajaremos con:
  • Crioterapia
  • TENS
  • Microonda
  • Onda Corta
  • Masoterapia: Con el objetivo de relajar la musculatura hipertónica.
  • Punción seca: Para solucionar la aparición de puntos gatillo miofasciales.
  • Movilizaciones: Aunque en este caso, el dolor va a ser un gran limitante.
  1. Segunda etapa y tercera etapa: El objetivo será el restablecimiento de la movilidad, por lo que el tratamiento consistirá fundamentalmente en movilizaciones, estiramientos y ejercicios de fortalecimiento, pudiendo en algunos casos llegar a ser bastante molesto.

Además, seguiremos utilizando algunas de las medidas antiinflamatorias de la primera etapa.

Posts relacionados

Menú