FisioterapiaLesiones miembro inferiorNoticiasOndas de Choque
83,004

Tendinitis de la pata de ganso, causa, tratamiento y más

Causas de la tendinitis de la pata de ganso

La tendinitis de la pata de ganso, también conocida como tendinitis anserina, es la inflamación de este grupo de tendones, produciéndose principalmente en corredores de larga distancia por diversos motivos:

  • Traumatismos o golpes sobre la zona de inserción.
  • Mala pisada al correr, generalmente por una pisada en pronación (pies planos).
  • Prominencia en la cara interna de la rodilla que produce rozamiento en los tendones.
  • Desviación en el eje de la rodilla (genu valgo o rodillas en X).
  • Calzado inapropiado o muy desgastado y con escasa amortiguación.
  • Por falta de estiramientos después del entrenamiento o la carrera.

La pata de ganso es una estructura situada en cara interna de la rodilla y se trata de la inserción común de estos tres músculos:

Semitendinoso

Músculo que forma parte de los isquiotibiales, recorre la parte posterior del muslo, y se encarga de la flexión de la rodilla y extensión de la cadera.

Recto interno

Músculo que recorre la parte interna del muslo y que se encarga de realizar rotación interna de rodilla y flexión y aducción de cadera.

Sartorio

Es el músculo más largo del cuerpo. Va desde la cara externa de la cadera a la parte interna de la rodilla. Este músculo se encarga de realizar flexión de rodilla, y flexión, aducción y rotación externa de cadera.

También es una lesión común en personas con sobrepeso debido a que, por lo general, tienen las caderas más anchas y esto aumenta la presión sobre la inserción de la pata de ganso, en personas con artrosis de rodilla y en personas con diabetes.

A parte de estos tres tendones, también tenemos la bursa, que es una bolsa llena de líquido sinovial que actúa como una almohadilla entre el hueso y los tendones que evita el rozamiento durante los movimientos que realizamos con la rodilla. Si esta bursa se inflama, va a producir una bursitis, o una tenobursitis en el caso de presentar inflamación de los tendones y de la bursa.

Síntomas

En fases tempranas de la tendinopatía de la pata de ganso puede producir dolor al iniciar la carrera, desaparece después durante la carrera, y vuelve a aumentar por la noche. Pero por lo general, los síntomas que nos indican la presencia de esta lesión son: tendinitis de la pata de ganso

  • Dolor persistente en la parte anterior e interna de la tibia a nivel de la rodilla.
  • Dolor al presionar sobre la zona de inserción de estos tres músculos.
  • Puede aparecer inflamación sobre la zona dolorosa.
  • Dolor sobretodo por las mañanas al levantarnos.
  • Dolor en situaciones como levantarse de una silla o salir del coche.

¿Cómo puedo saber si es una tendinitis de la pata de ganso lo que tengo?

La lesión pata de ganso nos puede producir unos síntomas que no sepamos distinguir bien en un principio frente a una lesión del ligamento lateral interno o de menisco interno. Para diferenciarlo, lo mejor es a través de una prueba diagnóstica como una resonancia magnética o una ecografía. Pero si no tenemos esa posibilidad, también hay unas maniobras que nos pueden indicar la presencia de la lesión. Si presionamos y “pellizcamos” la musculatura interna de la rodilla y aumenta el dolor que tenemos, nos puede indicar que existe una lesión de esos músculos.

Otra prueba que nos indica que podemos tener una lesión en la pata de ganso es realizar una contracción contra resistencia de los isquiotibiales con ligera rotación externa de cadera, y esto aumentará el dolor también. Pero sin duda la mejor manera de saber de qué tipo de lesión hablamos es, como os hemos comentado antes, una prueba diagnóstica.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento de la tendinitis de la pata de ganso es principalmente reducir la inflamación y el dolor. Y para ello os vamos a explicar varias técnicas  que utilizamos en Fisiolution para el tratamiento de esta lesión:

  • Masoterapia y estiramientos de los músculos de la pata de ganso para reducir la tensión sobre los tendones.
  • Punción seca en el caso de presentar puntos gatillo en alguno de estos tres músculos.
  • Ejercicios excéntricos que nos van a ayudar a la regeneración del tendón en el caso de que se encuentre dañado.
  • Electroterapia con fines analgésicos y antiinflamatorios, como por ejemplo TENS o ultrasonidos.
  • En casos más crónicos de que la tendinopatía no remita, valoraremos el uso de técnicas más avanzadas como las ondas de choque o la EPI.
  • Recomendamos una revisión con el podólogo para hacer un estudio de la pisada para saber si es una mala pisada lo que nos está produciendo la lesión y poder evitar recaídas y ayudar a la recuperación.

Los estiramientos de miembro inferior ayudan a regularizar la lesión, siempre sin dolor:

Prevención

  • Si eres una persona con sobrepeso, primero baja de peso con la alimentación y otros deportes que no supongan impacto para las articulaciones, como puede ser la bici o la natación.
  • Si eres una persona con diabetes, recuerda tener un buen control del nivel de glucosa en sangre.
  • Realiza un buen calentamiento antes de los entrenamientos y las carreras.
  • Realiza estiramientos después de correr de toda la musculatura de la pierna.
  • Acude a un podólogo para realizar un estudio de la pisada lo antes posible para que una mala pisada no sea la razón de futuras lesiones.
  • No trabajes solo la carrera, trabaja también el fortalecimiento y la flexibilidad de la musculatura de la pierna.
  • Una buena hidratación es importante para tener una musculatura saludable.
  • Evita pendientes muy prolongadas durante el entrenamiento.
  • Utiliza un calzado adecuado y con buena amortiguación.

Y recuerda la importancia de una buena recuperación puesto que si no nos recuperamos de una tendinitis de la pata de ganso nos puede ocasionar en un futuro una degeneración del cartílago por el exceso de presión sobre esa parte de la articulación, y esto desencadenar una artrosis de rodilla. Y como toda lesión, cuanto antes se comience la rehabilitación, más fácil y menos costará recuperarse y volver a la actividad física.

Bibliografía

Gutierrez Gómez J, Fernández Fairen M, Sandoval Haro S. Tendinitis y bursitis de la pata de ganso. Ortho-tips. 2014; vol 10 (3)

Kapanji AI. Fisiología articular: Miembro inferior. 6ªed. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2012

 

Etiquetas: bursitis, miembro inferior, pata de ganso, tendinitis

Posts relacionados