FisioterapiaNoticias
720

10 consejos para la dorsalgia que no conocías

Lo primero que vamos a explicar es lo que es la dorsalgia, este término se utiliza para indicar el dolor en la zona dorsal, que sería entre la zona cervical y la zona lumbar. Como ya hemos visto en otras ocasiones el dolor de espalda es la causa más frecuente de visita en los centros de fisioterapia, aunque en mayor proporción tenemos la zona cervical y la zona lumbar, y en menos proporción la zona dorsal, aunque esto no quiere decir que esta zona no sufra daño, es más te diría que la mayoría de veces que tratamos la zona cervical y lumbar solemos tratar la zona dorsal.

La columna dorsal es la parte de la columna vertebral que más segmentos vertebrales tiene, ya que la zona de la columna cervical posee 7 segmentos vertebrales, la zona dorsal tiene 12 segmentos vertebrales y la zona lumbar tiene 5 segmentos vertebrales, también se podría añadir el sacro que lo forman 5 segmentos vertebrales que en este caso están unidos.

La columna dorsal tiene la peculiaridad de articular con las costillas, sus cuerpos vertebrales se alargan y se ensanchan progresivamente, el foramen vertebral es casi circular y más reducido que en segmentos cervicales o lumbares. Sus apófisis espinosas son largas y están inclinadas en dirección caudal. Otra peculiaridad es que las apófisis transversas están orientadas dorsalmente.

Tipos de dorsalgia

Podemos clasificarlas en dos tipos:

  • Dorsalgia estructural: encontraríamos la zona rígida, esto ocurre cuando hablamos de pacientes mayores y en su mayoría padecen artrosis.
  • Dorsalgia funcional: este puede tener una causa mecánica que sería cuando aparece dolor al movimiento de esa zona, y dorsalgia inflamatoria que sería cuando sin mover la zona tenemos dolor.

Síntomas de la dorsalgia

  • Dolor agudo y punzante en la espalda, ya sea en un lado o ambos lados.
  • Aparición de puntos gatillo.
  • Fatiga al mantener una postura.
  • Dolor entre las escapulas, ya sea durante la actividad o en reposo.
  • Dolor al realizar movimiento en la columna.
  • En casos más graves pueden aparecer dolores al realizar alguna respiración profunda o estornudo.

Causas de la dorsalgia

Como ya hemos hablamos varias veces en dolores de espalda, este tipo de patologías no tienen una sola causa, sino que pueden influir muchos factores, entre ellos tenemos:

  • Estrés: como en cualquier dolor muscular, el estrés puede ser una agravante en nuestro dolor, se ha podido ver en estudios que el estrés y las emociones negativas pueden producir dolor muscular, por este motivo siempre recomendamos a nuestros pacientes que intenten disminuir su estrés y realizar actividades que les relajen y se diviertan.
  • Malas posturas: tener una postura mantenida en el tiempo puede provocar que aparezca dolor, en la actualidad una gran mayoría de personas tienen un trabajo sedentario y tienen una posición mantenida muchas horas al día, ya que contra esto no podemos hacer nada podemos recomendar que intenten levantarse cada hora y media o dos horas, y así procurar no mantener demasiado tiempo la misma posición.
  • Malformaciones de la columna: como en cualquier otra región del cuerpo puede que tengamos alguna malformación congénita o nuestro cuerpo haya sufrido alguna compensación por malos hábitos, en este caso hablaríamos de patologías como escoliosis, hipercifosis dorsal, etc.
  • Hernias discales: aunque en este nivel es más raro que se produzcan también pueden aparecer, hablamos de hernia, pero también podría aparecer protusiones discales.

Tratamientos de la dorsalgia 

Si acudimos al médico con este tipo de patologías, lo primero que hará será mandarnos algún tipo de analgésico o antiinflamatorio para ver si mejora la sintomatología, y en caso de no mejorar nos mandara alguna prueba de imagen para diagnosticar o buscar el origen de nuestra lesión, en la mayoría de los casos si es solo por tensión muscular los fármacos nos aliviaran a corto plazo pero sino solucionamos el problema desde el origen podremos sufrir una recaída, por ello si creemos que nuestro dolor se trata de alguna mala postura o algún mal movimiento podemos acudir a nuestro fisioterapeuta para que realice una anamnesis y pueda encontrar el origen y la solución a nuestro problema, normalmente el tratamiento de fisioterapia suele ser:

  • Diatermia: consiste en una técnica no invasiva que transmite una corriente de alta intensidad a la zona corporal que queremos tratar, provocando un aumento de la temperatura del tejido, ya sea músculo, tendón o ligamento.
  • Electroterapia: como puede ser onda corta o TENS, teniendo como objetivo crear analgesia y mejorar sintomatología, esto obviamente ayuda, pero solo con esto no vamos a solucionar el problema.
  • Cinesiterapia: son técnicas de fisioterapia cuyo principal objetivo es disminuir dolor y ganar rango articular. En primeras fases se puede trabajar pasivamente y acabar realizándolas activo asistido.
  • Masoterapia: utilizar técnicas de masaje sobre esta musculatura puede ayudar a mejorar nuestro dolor, trabajando toda la musculatura paravertebral, glútea, piramidal, zona dorsal baja, etc.
  • Estiramientos: en una fase más aguda un estiramiento suave del músculo guiado por el fisioterapeuta puede conseguir relajar la zona e ir ganando más movilidad, siempre que realizamos un estiramiento nunca debe de aparecer dolor, tenemos que notar la zona que está estirando, pero nunca esa sensación dolorosa.
  • Ejercicios de fortalecimiento: trabajando la fuerza de la musculatura implicado o de la zona afectada, en este caso sería la zona dorsal, vamos a conseguir una mayor fuerza que puede hacer que no tengamos más recaídas sobre esta patología, obviamente estos ejercicios no los realizaremos en una fase aguda, ya que no podremos realizarlos correctamente y además puede provocar más dolor, pero sí podemos empezar a hacerlos en una fase más avanzado donde el dolor está desapareciendo.

10 Consejos para el dolor dorsal

  • 1º CONSEJO y para mi más importante es mantenerse activo, como hemos comentado anteriormente frente al trabajo sedentario no podemos hacer nada, pero si trabajamos 8 o 10 horas al día, aun nos quedan 14 o 16 horas libres de las cuales vamos a dormir 8 horas y aun nos sobrarían 6 o 8 horas, y en este tiempo tenemos que sacar tiempo para cuidarnos la espalda. Es importante no “cuidarse” la espalda solo cuando nos duele o nos empieza a molestar, es mucho mejor prevenir ese dolor sobre todo si lo padecemos de vez en cuando.
  • 2º CONSEJO: es cuidar la higiene postural, desde pequeños nos dan mucha caña con cuidar la postura y si lo aprendemos desde pequeñitos puede que nos ahorre unos cuentos dolores de espalda en el futuro. Aquí no solo hay que tener en cuenta la posición de la espalda mientras estamos sentados trabajando o viendo la tele, sino también en nuestra actividad diaria, como puede ser al coger algo del suelo, al realizar entrenamiento de fuerza o incluso al caminar, esto último parece una tontería, pero si observamos a la gente caminar por la calle nos damos cuenta que muchos de ellos van mirando el suelo o con los hombros hacia delante, en vez de ir rectos y mirando al frente.
  • 3º CONSEJO: es realizar ejercicios de estiramientos, esto podemos cogerlo como rutina y coger unos cuantos ejercicios y realizarlos todos los días antes de ir a trabajar, antes de la ducha, antes de irnos a la cama, o cuando mejor nos venga. Aquí os dejamos un par de rutinas para estirar la espalda en casa.

  • 4º CONSEJO: seria el entrenamiento de fuerza, es importante realizar ejercicios de estiramientos para dar movilidad a esta zona, pero también es importante el ejercicio de fuerza, ya que si nuestros músculos son más fuertes aguantarán mejor la posición y podrán aguantar más tiempo sin dolor. Pero tranquilos no hace falta hacer ejercicios de peso muerto, dominadas, sentadillas pesadas, etc. Simplemente haciendo ejercicios con goma o alguna mancuerna ligera puede ser suficiente para mejorar nuestra fuerza en la espalda.
  • 5º CONSEJO: intentar dormir en buena postura, aunque aquí lanzaríamos la siguiente pregunta, ¿Cuál es la mejor postura para dormir? Por normal general se recomienda dormir de lado, aquí podemos encontrar más controversia si es mejor dormir sobre el lado derecho o el lado izquierdo, pero lo que está claro es que dormir tanto bocabajo como bocarriba puede ser dañino para nuestra espalda, ya que forzaríamos la musculatura y podríamos hacernos daño.
  • 6º CONSEJO: utilizar un buen calzado, este es fundamental tanto en la vida diaria como en la vida deportiva, tenemos que estar cómodos con el calzado que utilizamos, y buscar cual es el más adecuado para nuestro día a día o para nuestra práctica deportiva.
  • 7º CONSEJO: controlar el estrés, muchas veces nos resulta casi imposible controlar esta parte de nuestra vida, y parece normal tener un estrés elevado, cuando hay varios estudios que demuestran que el estrés aumenta el riesgo de padecer dolor de espalda, uno forma de combatir ese estrés puede ser realizar algún tipo de actividad deportiva o alguna actividad que nos guste, sino otra opción seria pedir ayuda a un psicólogo para que nos ayude a identificar de donde proviene ese estrés y nos enseñe a gestionarlo.
  • 8º CONSEJO: evitar el sobrepeso, en estos últimos años se están haciendo más estudios sobre el sobrepeso, y se ha podido comprobar que puede producir dolores musculares, dolores articulares, o incluso acelerar el proceso de artrosis en articulaciones como la rodilla o cadera. Tenemos que evitar las dietas milagro e intentar hacerlo por nuestra cuenta sino tenemos los conocimientos oportunos y para ellos existes los nutricionistas que pueden ayudarnos en este aspecto.
  • 9º CONSEJO: Hacer ejercicios de fuerza para el trapecio medio y trapecio inferior:

Para el trapecio medio: el paciente se coloca bocabajo, con una toalla en la frente para no ahogarse, extiende los brazos en cruz con los pulgares hacia arriba, y sin acercar los hombros a las orejas levantamos los brazos, la idea sería juntar las escápulas, tenemos que tener en cuenta que el ejercicio no tiene que tener un gran movimiento, sino buscamos el control del ejercicio y el trabajo de fuerza. Es preferible que haya poco movimiento, pero bien hecho, que realizar mayor movimiento sin notar la fuerza entre las escapulas.

Para el trapecio inferior: nos colocaríamos en la misma posición, pero en este caso los brazos los llevamos hacia delante con un ángulo aproximado de 45º o como si hiciéramos una V con los brazos, y tenemos que subir los brazos hacia el techo sin acercar los hombros a las orejas y debemos de notar la tensión muscular justo por debajo de los escapulas.

 

  • El décimo consejo: seria realizar ejercicios de la cintura escapular, vamos a explicaros un par de ellos que no pueden faltar en vuestra rutina de entrenamiento.

 

Face pull: en la imagen vamos a ver el ejercicio con una polea, pero también podemos realizarlo con una banda elástica, tenemos que tener la polea o banda elástica un poco más alta de nuestra cabeza, nos alejamos un poco hacia atrás, y cogemos cada extremo con una mano, y desde ahí llevamos la goma o cuerda hacia el lateral de la cara, pensando en juntar bien las escapulas y en evitar que los hombros suban hacia las orejas, toda la tensión debemos de notarla en la zona interescapular.

Remo a una mano: vamos a necesitar un banco, colocamos una rodilla encima del banco y la mano apoyada en el banco debajo del hombro, la espalda tiene que permanecer paralela al suelo, y desde ahí con la mano que tenemos libre cogemos una mancuerna e intentamos llevar la mancuerna a nuestra cadera, de tal manera que la escapula va a moverse hacia la columna y tenemos que evitar que suba el hombro.

Y un último consejo es que, si os duele la espalda, no esperéis a que sea un dolor incapacitante para intentar solucionarlo, sino acudir a una clínica de fisioterapia que puedan aliviar y mejorar vuestro dolor.

Bibliografía

Aguilar, Y. (2022). El cuento efectivo para mejorar la lectoescritura en estudiantes con necesidades educativas especiales, Alto Caballero. Universidad Especializadas de las Américas.

Marty, M. (2021). Dorsalgias. EMC – Aparato Locomotor, 54(2), 1–9.

Ottaviani, S., & Goossens, J. (2021). Dorsalgias. EMC – Tratado Med

Etiquetas: dolor de espalda, dorsalgia

Posts relacionados