FisioterapiaNoticiasPodología
40,173

¿Cómo afectan las dismetrías a nuestro cuerpo?

Es bastante frecuente que, en cierto momento, al mirar a alguien de nuestro entorno, o incluso al mirarnos nosotros mismos al espejo, nos demos cuenta de que tenemos un hombro, una cadera o una rodilla más alta que la otra. Esto se debe a que esa persona presenta una dismetría, pero no hay que alarmarse porque son muchas las causas que pueden provocarlo, y se le pueden poner solución, como explicaremos a continuación.

En primer lugar, tenemos que aclarar qué entendemos por dismetría.

Una dismetría se define como una discrepancia en la longitud de ambos miembros inferiores, una diferencia que se puede medir y cuantificar. Estas diferencias se pueden deber a diversos factores, y es muy importante diferenciar cuándo una dismetría es estructural, y cuando es funcional.

Dismetrías estructurales

Las dismetrías estructurales son aquellas en las que las diferencias de longitud se deben a causas óseas, como acortamientos de fémur o tibia. Esto puede suceder por varias razones:

  • Traumatismos, ya sean grandes fracturas en el recorrido del hueso o lesiones en el cartílago de crecimiento que puedan producir detenciones en el crecimiento óseo.
  • Problemas del feto durante el embarazo (malas posiciones).
  • Tumores, infecciones…

Dismetrías funcionales

Las dismetrías funcionales son aquellas en las que la longitud de las estructuras óseas del miembro inferior es la misma, pero hay otro u otros factores que están provocando esa diferencia de altura. Entre las causas de este tipo de dismetrías encontramos:

  • Problemas de base en la espalda, como una escoliosis o un bloqueo vertebral.
  • Lesiones de base muscular, como contracturas, atrofias o roturas del músculo.
  • Problemas de alineación en los miembros inferiores, como, por ejemplo; un fémur más rotado que otro, una rodilla con mayor angulación, o un pie plano y otro no.

En este caso, si solucionamos estos problemas, la dismetría desaparecerá, ya que las longitudes de los huesos son iguales.

 

dismetrías
dismetrías

¿Cómo se manifiesta una dismetría?

Cuando tenemos una dismetría, el resto de las estructuras del cuerpo va realizando una serie de compensaciones, con el objetivo de minimizar el impacto de la diferencia de longitudes. Aunque en un primer momento estas compensaciones eviten que haya problemas y dolores asociados a la dismetría, cualquier aumento de actividad o cambio de hábitos podría desencadenarlos.

Las principales formas de manifestación de una dismetría son las siguientes:

  • Dolores lumbares.
  • Dolor y/o lesiones en isquiotibiales, generalmente de la pierna larga.
  • Dolores de cadera (trocánter).
  • Molestias en la fascia plantar.
  • Asimetría en la posición de los pies (uno pronado o supinado y el otro neutro).

Diagnóstico de una dismetría.

Las pruebas que se realizan para detectar una dismetría son las siguientes:

  • Alineación de pliegues glúteos y poplíteos.
  • Alineación de las crestas ilíacas.
  • Prueba de la plomada.
  • Test de Allis (veremos diferencias de longitud de fémur y tibia).
  • Radiografía de pelvis y miembro inferior.
  • Telerradiografía.
  • Plataforma de presiones.

Dismetrías en niños

En niños, podemos encontrar dismetrías pequeñas debido al crecimiento. Los centros de osificación y las piernas no crecen simétricamente. En un principio, si esas diferencias son menores de 1 cm, no hay que darles importancia, habrá que controlarlas y ver cómo evolucionan. Si en las evaluaciones sucesivas la diferencia se mantiene habrá que ver si hay una causa que lo provoque.

Tratamiento de una dismetría

Es importante compensar una dismetría ya que, durante la marcha, se va a producir un aumento de las oscilaciones y del balanceo del miembro, debido al aumento de la distancia hasta el suelo, y eso generará un mayor estrés en las estructuras musculares, ligamentosas y óseas de las piernas principalmente, aumentando el riesgo de lesión.

El tratamiento principal será ortopodológico, pero también deberá ir acompañado de fisioterapia, encaminada sobre todo al tratamiento de los dolores asociados y a posibles pautas de corrección posicional.

Si una dismetría es mayor de 2-3 cm, el tratamiento será un alza en la pierna corta.

En cuanto a dismetrías menores de 2 cm, nuestro tratamiento irá encaminado a corregir las desalineaciones (pronación o supinación) que se han producido como compensación en el pie, con unas plantillas a medida. La plantilla deberá incorporar las piezas necesarias para que ambos pies se encuentren en una posición lo más neutra posible, así como una talonera en algunos casos.

Posts relacionados