FisiogamerFisioterapiaLesiones de espaldaNoticias
860

Cinco curiosidades que no sabias del nervio ciático

¿Alguna vez has sentido un dolor punzante que recorre tu pierna, limitando tus movimientos y afectando tu calidad de vida? Si es así, es probable que hayas experimentado los síntomas de un problema en el nervio ciático. Este nervio, el más largo y grueso de todo el cuerpo humano, desempeña un papel crucial en nuestra capacidad para caminar, correr y realizar actividades de la vida diarias.

Seguramente alguien de tu entorno más cercano sufre o sufrido alguna vez los síntomas que se asocian con una lesión de este nervio, por eso, aquí os traemos cinco curiosidades para aprender un poquito más sobre él, el Nervio ciático. Si tienes interés en conocer más sobre una de las estructuras más importantes que tenemos en nuestro sistema nervioso, no dudes en quedarte a leer este post.

El nervio más largo del cuerpo

El nervio ciático es el nervio más largo y ancho del cuerpo humano. Está formado por fibras nerviosas que provienen de las últimas raíces nerviosas lumbares y sacras que a su vez se subdividen y se vuelven a unir formando un nervio periférico: El nervio ciático, quedando este compuesto por fibras nerviosas de las raíces L4-L5-S1-S2.

Luego descenderá por la región glútea atravesando el músculo piramidal para dar función motora y sensitiva a la pierna. Ya que este y sus ramificaciones van a inervar piel y musculatura hasta la punta de del pie.

Podemos comparar al nervio ciático con un cable de luz, ya que está formado por una serie de fibras nerviosas (los cables de cobre) recubiertas por un aislante que denominamos vaina de mielina. Estas vainas son estructuras fundamentales, rodean y envuelven los axones, que son las prolongaciones largas y delgadas de las neuronas responsables de transmitir los impulsos nerviosos. Estas capas de mielina forman una especie de “cableado” que ayuda a acelerar la velocidad de transmisión de los impulsos nerviosos, permitiendo una comunicación más rápida y eficiente entre diferentes partes del sistema nervioso. La presencia de las vainas de mielina es crucial para el adecuado funcionamiento del sistema nervioso. La falta o deterioro de la mielina puede tener un impacto significativo en la conducción de los impulsos nerviosos y dar lugar a trastornos neurológicos, como la esclerosis múltiple, donde el sistema inmunológico ataca y daña la mielina en el SNC.

Compuesto por dos nervios principales

El nervio ciático, como hemos comentado antes, va a descender por la región glútea y por la parte posterior del muslo para dividirse en el área del hueco poplíteo en sus dos ramas principales, el nervio ciático poplíteo interno o ciático tibial y el nervio ciático poplíteo externo o peroneo común.

El nervio ciático poplíteo interno o ciático tibial, proporciona ramas motoras a los músculos soleo y gemelos, este va a descender entre la cara anterior del músculo tibial posterior al que también inerva y la cara posterior del soleo y gemelo para acabar dando ramas motoras al músculo flexor largo de los dedos y al músculo flexor del dedo gordo. Además de proporcionar ramas sensitivas que van a inervar la piel de parte de la planta, el lateral y el talón del pie.

El nervio ciático poplíteo externo o peroneo común se dirige hacia la parte externa de la rodilla, siguiendo el tendón del bíceps femoral. Posteriormente rodea el cuello del peroné, penetra en el músculo peroneo largo donde se divide en dos ramas: el nervio peroneo profundo (o tibial anterior) y el nervio peroneo superficial (o musculocutáneo).

El nervio peroneo profundo da ramas motoras para los músculos tibial anterior, extensor largo del dedo gordo, extensor largo de los dedos y extensor corto de los dedos. La rama terminal del peroneo profundo pasa por debajo del tendón del extensor largo del dedo gordo en el dorso del pie e inerva la piel del primer espacio interdigital.

El nervio peroneo superficial inerva los músculos peroneos largo y corto. Este nervio termina en una rama sensitiva que inerva la piel de la región lateral distal de la pierna, el dorso del pie y los dedos del pie (salvo el primer espacio interdigital). En aproximadamente el 20-28% de los individuos, la porción más lateral del músculo extensor corto de los dedos (que se extiende por el cuarto y quinto dedo) es inervada por un nervio accesorio, rama del peroneo superficial.

Por el recorrido que tiene este nervio siempre que haya una fractura de peroné, sobre todo si es proximal, hay que mostrarle especial atención a este nervio ya que como hemos comentado antes rodea el cuello del peroné.

Tiene función motora y sensorial

El nervio ciático es responsable de la inervación motora y sensitiva de gran parte de la pierna y el pie. En términos motores, controla los músculos de la parte posterior del muslo, como el semimembranoso, el semitendinoso y el bíceps femoral, que juntos forman los isquiotibiales. Los glúteos y musculatura intrínseca del pie. Por lo que podemos decir que el nervio ciático y sus ramas son responsables de todos los movimientos de los miembros inferiores del cuerpo. En cuanto a la sensibilidad, proporciona información sensorial en estas mismas áreas, permitiendo la percepción de sensaciones como el tacto, el dolor y la temperatura.

Síndrome del nervio ciático

El síndrome del nervio ciático o como se conoce en la población, ciática, se produce cuando el nervio ciático se irrita o se comprime, generando dolor y otros síntomas. Entre los síntomas típicos, destaca el dolor neuropático, que se caracteriza por un dolor agudo y punzante que puede irradiarse desde la zona lumbar hasta la punta del dedo del píe. Para que se considere una ciática y no una falsa ciática, este síntoma debe ir acompañado de sensación de adormecimiento (perdida de sensibilidad) y una pérdida de fuerza en la musculatura que este inerva.

El síndrome del nervio ciático puede ser causado por hernias discales, estenosis espinal, lesiones, compresión muscular, entre otras condiciones.

Tratamiento y prevención

El principal tratamiento es resolver la causa que está provocando la lesión en el nervio, que en la mayoría de los casos va a ser por un atrapamiento o isquemia sobre el nervio ciático. Por eso una buena valoración será fundamental para determinar la causa y poder decantarnos por el mejor tratamiento para nuestros pacientes, que puede ser la cirugía o un tratamiento basado en la terapia física, que es donde actuamos los fisioterapeutas, además de una buena prevención.

Desde fisiolution abordamos este tipo de patologías con diferentes terapias:

  • Neurodinamia: Es una herramienta más dentro de la terapia manual, que se basa en la capacidad de movilidad del sistema nervioso que nos permite medir la mecanosensibilidad neural del paciente incorporando elementos de tensión neural. Con la que buscamos restaurar la homeostasis (el equilibrio) del sistema nervioso central y sus sistemas asociados.
  • Ejercicio terapéutico: Como los ejercicios que nuestro compañero Víctor nos enseña en el siguiente vídeo.

  • Diatermia: Son ondas electromagnéticas de alta frecuencia que al interaccionar con los tejidos vivos generan calor por conversión. Cuando hablamos de corrientes de alta frecuencia son corrientes que van desde los 0,5 a los 2450 Mhz aproximadamente.
  • Punción seca: Consiste en la inserción de una aguja fina y estéril en los puntos gatillo miofasciales, que son áreas de contracción y tensión excesiva en los músculos. El objetivo principal de la punción seca es aliviar el dolor, mejorar la función muscular y restaurar la movilidad. A diferencia de la acupuntura, la punción seca no utiliza la inserción de agujas en puntos específicos de energía, sino que se centra en la desactivación de los puntos gatillo mediante la estimulación mecánica directa.
  • Neuromodulación.
  • Cinesiterapia.
  • Manipulación vertebral.
  • Masoterapia: Sesiones de masoterapia para tratar la región lumbar y la musculatura afecta pueden ayudar a aliviar los síntomas más agudos, sin embargo, si tenemos una visión a largo plazo, la masoterapia debe ser un complemento y no la parte principal de la rehabilitación.
  • Revisión biomecánica de la marcha en colaboración con nuestro equipo de podólogos.
  • Kinesiotape.
  • Electroterapia: TENSonda cortamicroonda
  • Estiramientos: Como hemos comentado al principio del post, el nervio ciático está relacionado de manera directa con el músculo piramidal, ya que a su paso por la zona lo atraviesa, pasa por delante o por detrás de este dependiendo de las variaciones anatómicas de cada persona. Por eso vigilar esta musculatura y estirarla de vez en cuando nos puede evitar futuras dolencias. Si tenéis dudas o no sabéis como estirarlo aquí os dejamos un vídeo de nuestro canal que seguro que os las resuelve.

No vamos a poder asegurar que haciendo determinados ejercicios no vaya a aparecer ciática o dolor del nervio ciático, pero un estilo de vida activo, una rutina de ejercicio, tanto de fuerza como estiramientos y movilidad, además de una dieta equilibrada va a reducir el riesgo de padecer este tipo de patologías.

Bibliografía

Nordström D, Santavirta S, Seitsalo S, Hukkanen M, Polak JM, Nordsletten L, et al. Symptomatic lumbar spondylolysis: Neuroimmunologic studies. Spine (Phila Pa 1976) . 1994 ;19(24):2752–8.

Koes BW, van Tulder MW, Peul WC. Diagnosis and treatment of sciatica. BMJ . 2007 ;334(7607):1313–7.

Etiquetas: ciática, dolor, dolor muscular, ejercicio, ejercicios, estiramientos, Lesiones de espalda, nervio ciático

Posts relacionados