Lesiones miembro superiorNoticias

Epicondilitis, síntomas y tratamiento.

Epicondilitis, también conocida como codo del tenista, es una enfermedad caracterizada por el dolor e inflamación en la cara externa del codo, en la región del epicóndilo. Este tipo de lesiones suelen provocarse por movimientos repetitivos de extensión muñeca y supinación del antebrazo. También por lesión en los tejidos blandos, debido al sufrimiento súbito y excesivo de la inserción muscular.

Aunque es denominada codo de tenista, no se restringe a los jugadores de tenis, cualquier persona que realice trabajos que impliquen movimientos repetidos es susceptible de sufrir esta lesión (Oficinistas, personas que usan fregona, martillo o destornillador, levantar pesas)

La articulación de su codo está formada por tres huesos: el hueso del brazo (húmero) y los dos huesos del antebrazo (radio y cúbito). Existen unas protuberancias óseas en la parte inferior del húmero llamadas epicóndilos. A la protuberancia ósea de la parte exterior (lado lateral) del codo se le llama epicóndilo lateral.

La epicondilitis lateral, o codo de tenista, implica los músculos y los tendones del antebrazo. Los músculos del antebrazo extienden la muñeca y los dedos. Los tendones del antebrazo, a menudo llamados extensores, unen los músculos al hueso. Se unen al epicóndilo lateral. Al tendón usualmente involucrado en el codo de tenista se le llama extensor radial corto del carpo.

Síntomas de la Epicondilitis:

Epicondilitis
Epicondilitis

 

  • Dolor en la parte externa del codo.
  • Dificultad para mover el brazo en extensión de muñeca y supinación del antebrazo.
  • Dolor suele ceder durante la noche y con el reposo (si el dolor es nocturno coincide con una inflamación aguda).
  • A veces puede llegar a cronificarse y convertirse en un proceso crónico que requiere ondas de choque o cirugía.
  • No suele haber clínica neurológica, pero a veces hay un dolor que recorre el brazo o antebrazo, irradiaciones.

Tratamiento

El tratamiento fisioterápico del codo de tenista o epicondilitis, se basa en:

  • Disminución del dolor.
  • Disminución de la inflamación.
  • Mantenimiento de la movilidad.

Usaremos hielo las primeras 48 horas a razón de aplicaciones de 15 min cada 2 horas.

Después de haber controlado el dolor pasaremos a exposiciones del calor entre los 15-20 min.

Electroterapia: Ultrasonidos, Tens, laser y onda corta.

Masoterapia, Cyriax, inducción miofascial, ejercicio personalizado para ganar fuerza (excéntrico).

Si la epicondilitis se cronifica (más de 2 meses) es posible tratarlas con ondas de choque, acupuntura, punción seca.

Pero el mejor tratamiento es la prevención, ya que esta lesión principalmente es causada por un uso excesivo de la musculatura, protegeremos codos y muñecas.

Tratamiento no quirúrgico

Aproximadamente 80% a 95% de los pacientes tienen éxito con un tratamiento no quirúrgico.

-Descanso. El primer paso hacia la recuperación es darle a su brazo el descanso adecuado. Esto significa que tendrá que suspender su participación en deportes o actividades de trabajo pesado durante varias semanas.

-Medicinas antiinflamatorias no esteroideas. Los medicamentos como la aspirina o ibuprofeno reducen el dolor y la inflamación.

Ejercicio de estiramiento de muñeca con el codo extendido.

Revisión del equipo. Si participa en un deporte de raqueta, su fisio puede pedirle revisar su equipo para verificar si es adecuado para usted. Las raquetas más rígidas y con cuerdas más flojas a menudo pueden reducir el esfuerzo en el antebrazo, lo que significa que los músculos del antebrazo no tienen que trabajar tanto. Si usa una raqueta demasiado grande, cambiar a una más pequeña puede ayudar a prevenir que se repitan los síntomas.

Terapia físicaLos ejercicios específicos son útiles para fortalecer los músculos del antebrazo. Su fisio también puede utilizar ultrasonido, dar masajes con hielo o usar técnicas que estimulan los músculos para mejorar la cicatrización del músculo.

-Brazalete de contrafuerza. Usar un brazalete centrado sobre la parte posterior del antebrazo también puede ayudar a aliviar los síntomas del codo de tenista. Esto puede reducir los síntomas al descansar los músculos y los tendones.

-Inyecciones de esteroides. Los esteroides, como la cortisona, son medicinas antiinflamatorias muy efectivas. Su médico puede decidir inyectar un esteroide en el músculo dañado para aliviar los síntomas.

-Terapia extracorpórea por ondas de choque. La terapia de ondas de choque envía ondas de sonido al codo. Estas ondas de sonido crean un “pequeño trauma” que promueve los procesos de cicatrización naturales del cuerpo.

Os dejamos unos estiramos de miembro supero , brazo y hombro:

Causas

  • Uso excesivo

Estudios recientes demuestran que el codo de tenista a menudo se debe al daño en un músculo específico del antebrazo, el músculo extensor radial corto del carpo, ayuda a estabilizar la muñeca cuando el codo está recto. Esto ocurre, por ejemplo, durante un golpe de fondo de campo en tenis. Cuando este musculo se debilita debido al uso excesivo, se forman desgarros microscópicos en el tendón donde se une al epicóndilo lateral. Esto produce inflamación y dolor.

El extensor radial corto del carpo también puede tener un mayor riesgo de dañarse debido a su posición. A medida que el codo se flexiona y extiende, el músculo se roza contra las protuberancias óseas. Esto puede provocar desgaste gradual y desgarro del músculo con el transcurso del tiempo.

  • Actividades

Los atletas no son las únicas personas que pueden padecer codo de tenista. Muchas personas con codo de tenista participan en actividades laborales o recreativas que requieren el uso repetitivo y vigoroso del músculo del antebrazo.

Los pintores, plomeros y carpinteros son especialmente propensos a desarrollar codo de tenista. Los estudios han demostrado que los trabajadores automotrices, cocineros e incluso carniceros padecen codo de tenista con mayor frecuencia que el resto de la población. Se cree que la repetición y levantamiento de peso necesarios en estas ocupaciones conlleva a las lesiones.

  • Edad

La mayoría de las personas que padecen codo de tenista tienen entre 30 y 50 años, aunque cualquier persona puede padecer codo de tenista si tiene los factores de riesgo. En los deportes de raqueta como el tenis, una técnica de golpe y el equipo inadecuados pueden ser factores de riesgo.

  • Desconocida

La epicondilitis lateral puede ocurrir sin ninguna lesión repetitiva reconocida. A este caso se le llama “insidioso” o de una causa desconocida.

¿Cómo y qué podemos hacer?

  • Debemos reducir las actividades que causen el dolor.
  • Evite la sobrecarga de peso (bolsas cargadas de compra, maletas de viaje, maletines de trabajo, etc)
  • Es importante disminuir el tiempo e intensidad de la actividad que provoque dolor.
  • Evitar aquellos movimientos que requieran trabajar con la palma de la mano hacia abajo.
  • Utilizar coderas para epicondilitis, que ayudan a evitar la tensión sobre la inserción de los músculos epicondíleos. Sólo se deben utilizar cuando se esté realizando el esfuerzo.
  • Tomar medicación si el médico lo ha recetado y realizar sesiones de fisioterapia.
  • La aplicación de hielo en la zona puede reducir la inflamación. Para ello, poner el hielo en una bolsa de plástico, envolverlo en un paño y colocarlo contra la zona inflamada. El periodo máximo de aplicación es de 8 a 10 minutos, pudiendo repetirse cada 2-3 horas.

Os dejamos unos estiramos de miembro supero , brazo y hombro:

Nuevos avances

Actualmente se está investigando la efectividad que tiene el plasma rico en plaquetas (PRP) para acelerar la recuperación de una variedad de lesiones de tendones. El PRP es una preparación desarrollada a partir de la propia sangre del paciente. Contiene una alta concentración de proteínas llamadas factores de crecimiento que son muy importantes en la recuperación de lesiones.

La investigación actual sobre el PRP y la epicondilitis lateral es muy prometedora. Algunos centros de tratamiento en todo el país están incorporando las inyecciones de PRP en el régimen de tratamiento no quirúrgico para la epicondilitis lateral.

En Fisiolution, clínica de fisioterapia y podología, trabajamos con este tipo de lesiones muy habitualmente, ya que es una de las lesiones más frecuentes de consulta por patología del codo. Afecta al 1-3% de la población, sin predominar ninguno de los sexos. te animamos a que confíes en nosotras y termines de una vez por todas con tu «codo de tenista».

 

Referencias

  1. Nirsche H. Soft-tissue injuries about the elbow. Clin Sports Med.1986;5:637.
  2. Levin D, Nazarian LN, Miller TT, O’Kane PL, Feld RI, Parker L, et al. Lateral epicondylitis of the elbow: US findings. Radiology. 2005;237:230—4.
  3. Rineer CA. Ruch DS. Elbow tendinopathy and tendon ruptures: epicondylitis, biceps and triceps ruptures. J Hand Surg Am. 2009;34:566—76
  4. Zimmermann MV. Estudio descriptivo de enfermedades profesionales. Estudio descriptivo. Madrid: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), Investigación e información; 2014. Report No.: EEPP.
  5. Shiri R , Viikari-Juntura E , Varonen H , Hliovaara M. Prevalence and determinants of lateral and medial epicondylitis: a population study. Am J Epidemiol. 2006 december; 164(11): 43-57.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Posts relacionados

Menú