Ejercicios y estiramientosLesiones miembro inferiorMasajesNoticiasRehabilitaciónVida sana y consejos
37,985

Dolor de cadera: ¿por qué me duele y qué puedo hacer para evitarlo?

Sobre el dolor de cadera. La cadera es una articulación proximal del miembro inferior, su función es orientar el miembro inferior en todas las direcciones del espacio. En la cadera solo contamos con una articulación, la articulación coxofemoral, cuya forma es enartrosis, caracterizada por su gran movilidad y por su forma esferoide, contando con una parte convexa y otra cóncava.

La articulación coxofemoral

La articulación coxofemoral nos permite el movimiento en los tres planos, y contamos con flexión, extensión, aducción, abducción, rotación interna y rotación externa. Aparte de su morfología, para que sea una articulación tan estable necesita ayuda de estructuras pasivas como son los ligamentos y de estructuras activas como son los músculos y tendones, para poder limitar el movimiento y así garantizar una correcta biomecánica. A nivel muscular podemos diferenciar psoas, iliaco, sartorio, tensor de la fascia lata, pectíneo, aductor mayor, recto interno, aductor menor, aductor largo, piramidal, cuadrado femoral, glúteo mayor, glúteo medio y glúteo menor.

Síntomas del dolor de cadera

  • Dificultad para andar o mantenerse erguido.
  • Dificultad para agacharse
  • Hinchazón en la zona.
  • Dolor en la zona en reposo.
  • Sensación de calor en la zona de la cadera.
  • Dolor referido a otra zona, como puede ser rodilla o lumbar
  • Dolor que empeora después de realizar ejercicio o actividades de la vida cotidiana.
  • Perdida del rango articular.
  • Puede producir cojera.
  • Dolor punzante en los laterales de la cadera.
  • Dolor lumbar, destacar que junto al dolor cervical es la causa más tratada en clínicas de fisioterapia.

 

Tipos de lesiones de cadera

Fractura ósea: es una lesión muy normal cuando la gente llega a cierta edad y se rompe la cadera, lo que realmente no sabemos si se rompe la cadera y se cae, o se cae y al caerse se rompe la cadera, siendo el mayor factor de riesgo la edad.

Osteonecrosis en la cadera: la necrosis se produciría por la falta de sangre en el hueso, produce dolor sordo o punzante en la cadera y se puede propagarse a la ingle.

Artritis: se define como dolor en la articulación, podemos destacar dos tipos artritis reumatoide y osteoartritis. Sus síntomas suelen ser dolor y rigidez de la zona.

Osteoartritis: asociada a la perdida de cartílago, esto puede causar dolor, rigidez y movimiento reducido, también se asocia con dolor en ingle, glúteos y en algunas ocasiones en el interior del muslo.

Artritis reumatoide: aparece cuando el sistema inmunitario de una persona no funciona correctamente, produce dolor, rigidez e hinchazón en la cadera, muslo e ingle, normalmente afecta a las dos caderas.

Tendinopatía: normalmente está asociada a un sobreuso de la musculatura, y suele producir dolor en la zona del tendón, y al realizar una actividad, en reposo no duele.

Artrosis: es una enfermedad degenerativa del cartílago que recubre la unión de pelvis y fémur. Sus síntomas mas significativos son dolor en la zona, rigidez y perdida del rango de movimiento.

Osteoporosis: es una enfermedad que debilita los huesos, siendo la cadera la articulación mas afectada de esta patología. En fases muy avanzadas de esta patología se pueden producir fracturas.

Osteomielitis: es una enfermedad ósea inflamatoria causada normalmente por microorganismos que infectan los huesos y provocan la destrucción progresiva de los huesos.

Desgarro de labrum; esta patología no es tan común, el labrum es un anillo cartilaginosos que ayuda a mantener la cabeza del fémur en la pelvis, las personas que sufren esta patología sentirán dolor y pueden escuchar ruido en la articulación y sensación de bloqueo.

Ciática: dolor causado por el atrapamiento del nervio en su recorrido por la cadera, en este caso habría que realizar una buena anamnesis para conocer si es una verdadera ciática o es producida por el síndrome del piramidal

Pinzamiento femoroacetabular: crecimiento de hueso anormal alrededor de la cadera y es un factor de riesgo de la artrosis, también produce perdida de funcionalidad en el movimiento de rotación y puede causar dolor al realizar ejercicio.

Bursitis: es la inflamación de la bursa de la cadera, la bursa son pequeño sacos de liquido que reducen la fricción de los músculos, puede producir dolor al movimiento, también es muy característico el dolor a la palpación del trocánter, y la imposibilidad de colocarnos en decúbito lateral sobre el lado afectado.

Síndrome del pinzamiento de cadera: esta patología sucede cuando la cabeza del fémur no encaja bien en la cadera, y como consecuencia produce dolor, limitación de movimiento y puede ser un factor de riesgo de padecer artrosis a largo plazo.

Distensiones musculares: siempre puede existir esta patología en cualquier región del cuerpo, y se produce cuando el cuerpo es sometido a un estiramiento repentino, y dependiendo de la fuerza que se produzca ese estiramiento, la lesión será de mayor o de menor gravedad, pudiendo llegar a roturas musculares.

Síndrome de cadera en resorte:  esta patología destaca por un resalte de un tendón que se produce sobre una superficie ósea de la cadera, esta caracterizado por un chasquido cuando se produce ese resalte, normalmente en movimientos de extensión, rotación externa y abducción.

Pubalgia: suelen producirse este tipo de lesión a las personas que practican deporte, ya sean profesionales o amateur, su síntoma principal es dolor inguinal que se agrava en la actividad física, para el diagnóstico será muy importante la historia clínica y que se aumente su dolor al realizar una aducción de cadera.

Como hemos podido comprobar hay muchos tipos de lesiones que se pueden producir en la cadera, y habrá algunas lesiones que no tengamos mas remedio que acabar en quirófano, pero muchas otras si pueden tratarse en fisioterapia, y poder evitar la cirugía, e incluso en algunos caso podremos mejorar los síntomas y recuperar la funcionalidad de nuestra cadera, pero para ello es muy importante conocer que tipo de lesión tengo y como se ha podido producir.

¿Qué debo hacer si tengo dolor de cadera? 

Siempre tenemos que acudir al personal sanitario, para conocer qué tipo de lesión tenemos y saber que podemos y que no podemos hacer. Si la causa de dolor ha sido por un traumatismo, lo más recomendable es acudir a urgencias parar descartar una factura, también tengo que tener en cuenta la estrecha relación que hay entre dolor lumbar y dolor de cadera. Como hemos visto anteriormente la lesión de cadera puede tener distintos orígenes, lesión de cartílago, malformación congénita, lesión muscular, lesión tendinosa, lesión ósea o simplemente la degeneración por la edad. Por ello será importante conocer el origen de lesión y empezar el tratamiento.

Para reducir el dolor y recuperar funcionalidad

En fisioterapia el objetivo será reducir el dolor y recuperar la funcionalidad. Por ello contamos con multitud de técnicas:

  • Diatermia: es una técnica no invasiva que transmite una corriente de alta intensidad a la zona corporal que queramos tratar, provocando un aumento de temperatura del tejido, ya sea musculo, tendón o ligamento.
  • Electroterapia, como puede ser onda corta o TENS, los TENS tienen como objetivo disminuir el dolor.
  • Cinesiterapia: son técnicas de fisioterapia con el objetivo de ganar rango articular y disminuir el dolor.
  • Masoterapia: son técnicas de masaje sobre la musculatura con el objetivo de disminuir el dolor, sobre todo en la musculatura pelvitrocanteria.
  • Ejercicios: el trabajo activo es muy importante en la recuperación de nuestros pacientes ya que con este trabajo podemos ganar fuerza, reducir dolor, y ganar rango articular, no todo el trabajo se tiene que realizar en camilla de forma pasiva, sino que la implicación del paciente es cada vez mas importante en la recuperación de su patología.
  • Estiramientos: haciéndolos de forma pasiva vamos a conseguir relajar la musculatura y aumentar el rango articular.

Como hemos mencionado anteriormente será muy importante el trabajo activo de fortalecimiento y estiramientos:

Ejercicios de fortalecimiento

  • Glúteo mayor: un ejercicio tan simple como tumbarnos bocabajo, y realizar una extensión de cadera focalizando la actividad en el glúteo y no tanto en la zona isquiotibial.
  • Medio: con ayuda de un tera band, lo atamos y hacemos un círculo, nos tumbamos en decúbito lateral, coloco el tera band por encima de las rodillas, las rodillas estarán dobladas, y el cuerpo estará alineado hombro, cadera y tobillos. Y sin despegar los tobillos subiremos la rodilla, y focalizando en la parte lateral de la cadera (glúteo medio), y no tanto en la parte externa del muslo. Aquí en el video os dejamos más ejemplos.

Ejercicios de estiramientos

  • Piramidal: seguramente sea el músculo más conocido de patología de cadera y lumbar, aquí os dejamos un video de varias formas de estirarlo

  • Psoas: nos colocamos con una pierna mas adelantada que la otra, dejando la rodilla de atrás flexionada como si quisiéramos apoyarla en el suelo, pero sin llegar a apoyar, y desde esa posición bajamos nuestro centro de gravedad y aguantamos ahí 30-40 segundos.

También debemos de realizar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento lumbar.

Aunque aquí se ha explicado algunas técnicas que podemos usar en fisioterapia será fundamental valorar la correcta biomecánica para intentar eliminar el problema de raíz.

En un artículo sobre el pinzamiento femoroacetabular se ha demostrado una mejora en el dolor y en la funcionalidad con la combinación de un trabajo de terapia manual y de ejercicio físico durante 6 semanas.

No solo trataremos en fisioterapia para evitar una cirugía, sino que podemos realizar un tratamiento preoperatorio, donde nuestro objetivo será ganar movilidad y fuerza para así poder tener una mejor recuperación (suele utilizarse en muchos caso de rotura de ligamento cruzado anterior), como en postoperatorio, ya que después de la cirugía será muy importante contar con la ayuda de un fisioterapeuta para acelerar lo máximo posible nuestra recuperación.

Prevenciones

  • Evitar el sobrepeso.
  • Realizar entrenamiento de fuerza, siempre sin dolor.
  • Mantenerse activo.
  • Valorar el uso de plantillas según morfología de pie.
  • Evitar deportes de impacto, como por ejemplo correr.
  • Intentar no estar mucho tiempo sentado, sino dar pequeños paseos.
  • No sentarse en sitios muy bajos.
  • Evitar realizar ningún sobreesfuerzo.
  • Se recomienda, además, no automedicarse.
  • Usar crioterapia en caso de tener inflamación.
  • Acudir a un profesional sanitario para que valore y realice un tratamiento adecuado e individualizado para mi patología.

Bibliografía

Kapandji, A.L. (2010) Fisiologia articular. Editorial medica panamericana

Drake R. Wayne A. Mitchell A. (2015) Gray´s anatomia para estudiantes. Elsevier España

Monreal Oyarbide, J. Lacambra Gallego, I. (2017). Eficacia de un plan de intervención fisioterapéutica basado en una combinación de terapia manual y ejercicio físico, en un caso clínico de choque femoroacetabular.

Etiquetas: artrosis, bursitis, dolor de cadera

Posts relacionados